Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Cambios de conducta después de una lesión cerebral

Mujer y hombre sentados a la mesa, jugando a las damas. Hombre con casco, otro hombre y un proveedor de atención médica miran.

Después de una lesión cerebral, una persona puede experimentar un cambio de conducta o comportarse sin moderación. Algunos pueden agitarse o volverse agresivos, o soltar palabrotas, reírse o llorar sin motivo aparente; otros pueden mostrar mayor o menor interés sexual. Estos cambios de conducta pueden deberse a la lesión en el cerebro o que la persona se está empezando a dar cuenta de lo que le ha pasado; pueden ser una manifestación de la frustración, rabia o pena que la persona siente.

Control de las emociones

Muchos pacientes experimentan cambios drásticos de humor; otros no manifiestan ningún cambio en sus emociones. A medida que se va dando cuenta de lo ocurrido, el paciente podría comenzar a deprimirse. Los miembros del equipo tratan las emociones y el comportamiento del paciente según corresponda. Por ejemplo, si un paciente está enojado, un miembro del equipo puede pedirle que se calme; si el paciente lo hace, se le elogia por su autocontrol. Luego puede preguntársele cómo logró controlar sus emociones; si el paciente lo sabe, puede volver a usarse esta técnica.

Control de la agitación

Es posible que el paciente pase por una etapa de comportamiento agitado o agresivo. Si está en peligro la seguridad del paciente, pueden usarse ataduras; o bien, los miembros del equipo pueden turnarse para acompañar al paciente. A medida que el paciente se calma, el equipo puede hacer lo siguiente:

  • Señalar cualquier conducta impropia y explicar al paciente cómo debe comportarse.

  • Encauzar acciones agitadas, como caminar de un lado a otro.

  • Distraer al paciente de las tareas que lo agitan.

Recuperación de las habilidades sociales

Después de una lesión cerebral, algunos pacientes sólo logran comprender lo que les afecta a ellos; tal vez no estén conscientes del efecto que sus acciones y palabras tienen sobre otras personas. La rehabilitación en grupo les ayuda a relacionarse con otras personas y a mejorar el habla. Los juegos de mesa les ayudan a vincular ideas y aumentar la coordinación entre las manos y la vista.

Usted puede ayudar

Trate de dar el ejemplo de buena conducta. Además, comunique a la persona que usted la sigue necesitando y queriendo. Pruebe las siguientes sugerencias.

  • Mantenga la calma.

  • No guarde rencor.

  • No ceda siempre a las exigencias.

  • Trate a la depresión como una etapa de la recuperación.

  • No preste atención a los accesos de rabia; ofrezca a la persona una tarea que pueda realizar.

  • Evite fruncir el ceño, expresar vergüenza o impaciencia, negar con la cabeza o carraspear.

  • Haga contacto físico, abrazando a la persona, agarrándole la mano o tocándola cariñosamente.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.