Cáncer de vejiga: Terapia intraves - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Tratamiento del cáncer de vejiga: Terapia intravesical

Ciertos tipos de cáncer de vejiga son difíciles de extirpar completamente mediante procedimientos quirúrgicos tales como la resección transuretral. Entre ellos están los tumores de grado alto, los que pueden ocurrir en más de una región de la vejiga, los que están aplastados contra la pared de la vejiga y los que vuelven a desarrollarse después de haber sido tratados. En estos casos, es posible colocar dentro de la vejiga medicamentos especiales que destruyen las células cancerosas. Este tratamiento se denomina terapia intravesical y es posible que se utilice en su caso si tiene un tumor difícil de extirpar; también se puede utilizar después de llevar a cabo una resección transuretral para evitar que el cáncer se desarrolle de nuevo.

Riesgos y posibles complicaciones

  • Infección en la vejiga

  • Irritación de la vejiga (ardor, necesidad de orinar con frecuencia, dolor al orinar)

  • Cambios en el conteo sanguíneo (con ciertos medicamentos de quimioterapia)

  • Cicatrices en la vejiga (en raras ocasiones)

  • Infección general (con BCG) (en muy raras ocasiones)

El catéter está liberando medicamento en la vejiga.

Medicamentos dentro de la vejiga

La terapia intravesical se lleva a cabo por lo general en el consultorio de su médico. Se utiliza un catéter (un tubo flexible) que pasa a través de la uretra y en la vejiga para llenar la vejiga con un medicamento líquido, que puede ser de quimioterapia, para matar las células cancerosas, o BCG (un tipo de bacteria), para reforzar el sistema inmunológico.

Durante el tratamiento

Se le pedirá que retenga el medicamento en la vejiga por un período de hasta 2 horas antes de orinar. Si se utiliza BCG, es posible que su doctor le aconseje echar un chorro de lejía en el inodoro después de orinar, para eliminar los restos de bacterias. La terapia intravesical se administra por lo general una vez por semana, durante 6–8 semanas. Según el medicamento que se use, es posible que se le receten antibióticos para evitar una infección.

Después del tratamiento

Después de los tratamientos semanales, es posible que se le administren tratamientos consecutivos periódicos hasta por un año, para evitar que el cáncer vuelva a desarrollarse. Una vez terminados los tratamientos, es posible que se haga una cistoscopia y una citología de orina cada varios meses aproximadamente, para buscar células cancerosas.

Llame a su médico de inmediato si desarrolla una fiebre de 100.4°F o más.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.