Print

Doctors and providers who treat this condition

  

La enfermedad renal ósea

El calcio y el fósforo son minerales presentes en muchos alimentos y son importantes para el cuerpo, que funciona de forma óptima cuando estos minerales están en equilibrio. El exceso de fósforo suele ser eliminado por los riñones, pero si tiene una enfermedad renal, el fósforo puede acumularse en su sangre. El fósforo que sobra en el cuerpo tiende a unirse al calcio y se deposita en los vasos sanguíneos y otros órganos. Dado que la mayor parte del calcio se encuentra en los huesos, este constante “robo” de calcio por parte del fósforo hace que su sangre tenga menores niveles de calcio. La enfermedad renal también hace que el cuerpo tenga menores niveles de vitamina D. Todos estos cambios en los niveles químicos ocasionan un problema de salud llamado “enfermedad renal ósea”.

Mujer que camina con muletas al aire libre.

Cómo afecta al cuerpo la enfermedad renal ósea

Si este desequilibrio no se controla, con el tiempo los huesos pueden debilitarse; lo que puede aumentar su riesgo de fracturas. La columna vertebral, las costillas y los huesos de las manos y de los pies suelen correr el mayor riesgo. Si sus huesos se debilitan demasiado, un acto tan simple como caminar o toser puede bastar para causarle una fractura. La mejor manera de protegerse los huesos es controlar el nivel de fósforo en la sangre.

Si avanza la enfermedad renal ósea

Si la enfermedad empeora, pueden surgir los siguientes problemas:

  • Picazón en la piel

  • Dolor en los huesos y las articulaciones

  • Huesos quebradizos

  • Fracturas

  • Debilidad muscular

  • Aparición de depósitos de fosfato de calcio en órganos como el corazón, los pulmones, los ojos, la piel y las encías

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.