Cuidado de los niños con problemas de oído - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Cuidado de los niños con problemas de oído

Los dolores de oído son frecuentes en los niños. Cuando el problema es un “oído de nadador” o a la acumulación de cera, algunas veces puede resolverse en casa. Una infección del oído medio requiere el cuidado de un proveedor de atención médica.

Niña a la que se le da un medicamento en una cuchara; se ve una mano de adulto sobre su frente.

Evaluación del problema

Los problemas de los oídos se deben o bien a una infección del oído medio, a una infección del canal externo (oído de nadador) o a la acumulación de cera. Muévale con cuidado la oreja. Si el dolor aumenta con este movimiento su niño podría tener una infección externa. Si no puede oir bien, use una linterna de estilógrafo para mirar el interior del oído. Revise si hay acumulación de cera. Si el niño tiene fiebre o dolor fuerte, esto puede ser señal de un problema de oído serio. Llame a su proveedor de atención médica.

Cómo aliviar los síntomas

Usted puede ayudar a aliviar la incomodidad hasta que el problema se solucione o hasta que pueda ver al médico. En algunos casos se puede necesitar el uso de antibióticos. Usted puede comenzar a tratar el dolor con un analgésico que no contenga aspirina, como el acetaminofén o ibuprofeno.

Para prevenir problemas futuros

Hay cosas que usted puede hacer para evitar que se presenten más problemas del oído en el futuro. Usted puede:

  • Hacer que su niño esté menos expuesto al humo de cigarrillo.

  • Darle el biberón sentado y no acostado.

  • A no ser que su niño tenga tubos puestos o un agujero en el tímpano, mantener el canal del oído seco después de nadar colocando unas pocas gotas de alcohol en el oído.

  • Evitar introducir en el oído objetos rígidos (como hisopos de algodón), aunque sea para limpiarlo.

Cuándo llamar al médico

Las infecciones del oído medio y todas las lesiones del oído requieren atención médica. Llame al médico si observa cualquiera de estas señales en su niño sano:

  • En un bebé menor de 3 meses, una temperatura rectal de 100.4 ° ​​F (38,0 º C) o más

  • En niños de 3-36 meses, una temperatura rectal de 102 ° F (39,0 º C) o más

  • En un niño de cualquier edad que tiene una temperatura de 103 ° F (39,4 º C) o más

  • Una fiebre que dura más de 24 horas en un niño menor a 2 años de edad o durante 3 días en un niño mayor a 2 años.

  • Su hijo ha tenido una convulsión causada por la fiebre

  • Síntomas de resfriado como nariz que le gotea y mocos verdes

  • Dolor de oídos intenso u oreja caliente al tacto

  • Cualquier tipo de supuración del oído

  • Dolor o silbidos en el oído, mareo o náuseas después de lesionarse la cabeza

  • Posibilidad de que haya entrado un objeto

  • Comezón constante en el oído

  • Dolor de oído que empeora o no se va al cabo de unos días

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.