Tratamiento de las lesiones del ligamento cruzado anterior - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Tratamiento de las lesiones del ligamento cruzado anterior

El ligamento cruzado anterior (abreviado ACL por sus iniciales en inglés) es una banda de tejido resistente y fibroso que estabiliza la rodilla. Las lesiones al ACL son muy comunes, especialmente entre los atletas. El tratamiento de su lesión, que puede ser quirúrgico o no quirúrgico, dependerá de la gravedad de la lesión y del grado de actividades que usted espere realizar en el futuro. Su proveedor de atención médica le explicará sus opciones de tratamiento.

Vista frontal de articulación de la rodilla que muestra músculos, huesos y ligamentos con un desgarro parcial del ligamento cruzado anterior.

Disminuya el dolor y la hinchazón

Sea que le hagan una operación o no, usted puede ayudar a disminuir el dolor y la hinchazón descansando, aplicándose hielo y elevando la pierna. Descanse con la rodilla elevada por encima del nivel del corazón. Aplíquese hielo en la rodilla de 3 a 5 veces al día, durante 15 a 20 minutos cada vez. (Ponga un paño delgado entre el hielo y la piel.) Tome todos los medicamentos que le receten y siga cualquier otra instrucción que le den.

Use muletas

Las muletas pueden ayudarlo a movilizarse durante su recuperación, reduciendo la sobrecarga en la rodilla y ayudándola a curarse. Siga los consejos de su proveedor de atención médica respecto a la cantidad de peso que debe poner sobre su pierna lesionada. Use las muletas por el tiempo indicado.

Si necesita tratamiento quirúrgico

Ciertas lesiones graves del ACL se tratan con una cirugía denominada “reconstrucción del ligamento cruzado anterior”. En esta operación, el ligamento desgarrado se sustituye por un injerto (nuevo tejido). Si usted necesita operarse, su proveedor de atención médica le dará más detalles sobre la intervención.

Rehabilitación

Independientemente de que usted se opere o no, es importante que haga ejercicios de rehabilitación. El ejercicio es necesario para fortalecer los músculos que sostienen la rodilla, así como para recobrar la flexibilidad, disminuir el dolor e impedir que aparezcan otros problemas de la rodilla en el futuro. Su proveedor de atención médica le indicará los mejores ejercicios para su rodilla, y le dirá además por cuánto tiempo tiene que hacerlos y con qué frecuencia.

Llame a su médico si tiene alguno de los siguientes:

  • Dolor fuerte o cada vez peor en la rodilla o la pierna

  • Hinchazón de toda la pierna

  • Calor o sensibilidad al tacto en la pantorrilla

  • Fiebre por más de 24  horas

 

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.