Print

Doctors and providers who treat this condition

  

¿Qué es un ataque cerebral isquémico?

El cerebro necesita un aporte constante de sangre para funcionar correctamente. Durante un ataque cerebral la sangre deja de llegar a una parte del cerebro, con lo que el área afectada resulta dañada y la función cerebral se ve afectada, o incluso se pierde. La mayoría de los ataques cerebrales se producen a consecuencia de una obstrucción en un vaso sanguíneo que suministra sangre al cerebro. También pueden producirse a consecuencia de la ruptura de un vaso sanguíneo en el cerebro.

Del corazón al cerebro

El corazón es un músculo que bombea sangre. Su función es enviar sangre oxigenada a través de las arterias. Si se produce un bloqueo en una arteria entre el corazón y el cerebro, éste no obtiene suficiente oxígeno. Algunas obstrucciones de las arterias se producen a consecuencia de la acumulación de placa (depósitos de grasa). En otros casos, la causa de la obstrucción pueden ser los coágulos sanguíneos. Algunos coágulos se forman en la placa, mientras que otros pueden formarse en el corazón, especialmente en personas con fibrilación auricular (ritmo cardíaco irregular). Si un trozo de placa o coágulo se despega de la arteria y se desplaza con el flujo sanguíneo, puede llegar al cerebro y provocar un ataque cerebral.

Cómo se produce un accidente cerebrovascular

El ataque cerebral isquémico  se produce cuando una arteria que suministra sangre al cerebro se estrecha demasiado o se bloquea. La causa de la obstrucción puede ser la acumulación de placa. Esto puede ocurrir cuando pequeños trozos de placa o coágulos (llamados émbolos) se despegan de la arteria y se desplazan por el flujo sanguíneo. Los émbolos se desplazan por el flujo sanguíneo hasta que quedan atascados en un vaso pequeño en el cerebro.

Arterias sanas

 

Arterias lesionadas

Arterias sanas: En una arteria sana, el revestimiento interno es liso, con lo que la sangre puede fluir libremente desde el corazón al resto del cuerpo y el cerebro obtiene toda la sangre que necesita para funcionar bien.

Arterias lesionadas: La alta presión arterial y otros problemas pueden dañar las paredes de las arterias, lo cual facilita la acumulación de placa en las mismas. También pueden formarse coágulos en la placa, con lo que la arteria puede estrecharse y reducir el flujo sanguíneo.

 

 

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.