Print

Doctors and providers who treat this condition

  

La nutrición después de la operación

Nota especial: siga todas las instrucciones específicas para después de la operación que le haya dado su cirujano, enfermera o dietista.

Algunas personas sienten un poco de náuseas después de la operación, lo que con frecuencia se debe a los medicamentos, la deshidratación o simplemente al estrés de la operación. No se fuerce a comer. Preste atención a su cuerpo y sabrá qué y cuándo comer. Si estaba siguiendo una dieta especial (como por ejemplo, una dieta baja en sal) antes de la operación, pregúntele a su médico si debe seguirla durante la recuperación.

Comience poco a pocoDos vasos de agua.

  • Comience con líquidos transparentes y sopa, ya que son más fáciles de digerir.

  • Pase luego a alimentos semisólidos (puré de papas, puré de manzana y gelatina), cuando se sienta que ya puede hacerlo y los tolere.

  • Lentamente pase a alimentos sólidos. Al principio no coma alimentos grasosos, pesados ni condimentados.

  • Coma cantidades pequeñas, pero con mayor frecuencia.

Tome líquidos

  • Es normal perder líquidos durante la operación. Rehidratar su sistema es importante ya que ayudará a que se sienta mejor y a equilibrar los químicos de su cuerpo que se llaman electrolitos.

  • A menos que le digan lo contrario, tome por lo menos 6 vasos de líquidos claros al día (como por ejemplo agua, jugo de manzana o ginger ale).

Buena nutrición

  • Una buena nutrición le ayuda al cuerpo a desarrollar y reparar los tejidos, y a cicatrizar las heridas.

  • Coma una dieta con poca grasa y rica en proteínas, o según le indique su proveedor de atención médica.

  • Los cereales integrales con alto contenido de proteína, el pescado y el pollo pueden ayudar a reparar el tejido afectado por la operación.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.