Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Haga ejercicio para controlar el nivel de azúcar en la sangre

La actividad física diaria puede ayudarle a controlar el nivel de azúcar en la sangre, ya que un estilo de vida activo mejora la capacidad del organismo para utilizar la insulina. La actividad física diaria también puede ayudar a retrasar o prevenir las complicaciones de la diabetes y es una manera excelente de aliviar el estrés. Si normalmente no hace mucha actividad física, es importante que consulte con su proveedor de atención médica antes de empezar.

¿Cuánta actividad necesita?

Si la actividad física diaria es algo nuevo para usted, empiece lentamente. Comience con 10 minutos de actividad cada día y vaya aumentando gradualmente hasta un mínimo de 30 minutos diarios. Haga esto aumentando algunos minutos cada semana. No es necesario que haga toda la actividad de una vez. Cada período de actividad durante el día suma para el total.

¡Muévase!

No necesita inscribirse en un gimnasio ni comprar equipos caros. Basta con que salga a caminar. Caminar es un ejercicio aeróbico que obliga al corazón y a los pulmones a trabajar más fuerte y mejora su salud cardiovascular. Caminar sólo requiere un par de tenis y sus dos pies. Mientras más camine, más fácil le resultará hacerlo.

  • Reserve tiempo todos los días para mover sus pies. 

  • Convierta esta actividad en parte de su rutina diaria. 

  • Camine con un amigo o en un grupo para que le resulte interesante y divertido. 

  • Intente hacer varias caminatas cortas durante el día hasta completar su objetivo diario. 

 

Un podómetro lleva cuenta de cada pasoHombre acostado en una mesa de operaciones. Proveedor de atención médica inyectando medicamento en la línea intravenosa del hombre.

El podómetro es un pequeño dispositivo para contar los pasos. Puede engancharlo al cinturón (o atarlo a un brazo o a una pierna) y continuar con su rutina diaria. Al final del día el podómetro le muestra el número total de pasos que usted dio. Utilice un podómetro para establecer sus objetivos diarios. Por ejemplo, si camina 4,000 pasos diarios, intente añadir 200 pasos más cada día. Trate de alcanzar el objetivo de 7,500 pasos. Cada paso que dé es un paso más para ayudar a su cuerpo a usar la insulina.

Añada ejercicios de resistencia

Los ejercicios de resistencia (también llamados de fortalecimiento), hacen que los músculos sean mucho más fuertes. También ayudan a que los músculos utilicen mejor la insulina. Pregúntele a su proveedor de atención médica si este tipo de ejercicios es adecuado para usted. Si lo es, su proveedor de atención médica puede ayudarle a incluirlo en su plan de actividad.

No olvide la seguridad

La actividad física puede hacer que el nivel de azúcar baje más rápidamente que de costumbre, sobre todo si está tomando medicamentos para controlar el nivel de azúcar. Pero usted puede hacer ciertas cosas para reducir el riesgo de bajadas accidentales del nivel de azúcar. Recuerde estos consejos:

  • Lleve siempre identificación con usted cuando haga ejercicio fuera de su casa. Lleve un teléfono móvil para usarlo en caso de emergencia.

  • Si puede, incluya a amigos y familiares en sus actividades. 

  • Póngase una pulsera o collar con un aviso que indique que usted tiene diabetes.

  • Utilice el equipo de seguridad adecuado para la actividad que haga (por ejemplo un casco si monta en bicicleta en exteriores) y use zapatos cerrados por delante y a su medida. 

  • Beba abundante agua antes y durante su actividad. 

  • Mantenga a mano un azúcar de acción rápida (como tabletas de glucosa) en caso de que tenga un bajón en su nivel de azúcar sanguíneo.

  • Vístase de forma adecuada al tiempo que haga. Use un sombrero si hace sol o espere hasta el fin de la tarde si hace demasiado calor.

  • Evite el exceso de actividad durante largos períodos cuando hace mucho calor o mucho frío.

  • No haga ejercicio si está enfermo.

 

Note cómo la actividad afecta el nivel de azúcar sanguíneo

El ejercicio físico es importante cuando tiene diabetes. Pero es importante que vigile su nivel de azúcar sanguíneo. Revise a menudo si ha hecho actividad física durante un período más largo que de costumbre o si la actividad no fue planificada. Acostúmbrese a revisar el nivel de azúcar antes de hacer ejercicio físico y vuelva a revisarlo de nuevo algunas horas más tarde. Utilice su cuaderno de registro para anotar de qué manera la actividad afecta su nivel de glucosa. Si está administrándose insulina, tal vez pueda modificar la dosis antes de empezar una actividad física. Esto le ayudará a prevenir los bajones en el nivel de glucosa. Consulte a su proveedor de atención médica para más información.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.