Acetohexamide - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Tabletas de acetohexamida

¿Qué son las tabletas de acetohexamida?

La ACETOHEXAMIDA ayuda a tratar la diabetes mellitus tipo 2. El tratamiento se combina con una dieta adecuada y ejercicios equilibrados. La acetohexamida aumenta la cantidad de insulina liberada por el páncreas y ayuda a su cuerpo a usarla de manera más eficiente. Hay tabletas genéricas de acetohexamida disponibles.

ATENCIÓN: Se ha suspendido la venta de este medicamento en los EE.UU.

¿Qué le debo informar a mi profesional de la salud antes de tomar este medicamento?

Necesita saber si usted presenta alguno de los siguientes problemas o situaciones:

  • enfermedad renal

  • enfermedad hepática

  • cirugía mayor

  • porfiria

  • infección o lesión severa

  • enfermedad tiroidea

  • reacción alérgica o inusual a la acetohexamida, las sulfonamidas, otros medicamentos, alimentos, colorantes o conservadores

  • si está embarazada o buscando quedar embarazada

  • si está amamantando a un bebé

¿Cómo debo tomar este medicamento?

Tome las tabletas de acetohexamida por vía oral. Siga las instrucciones de la etiqueta del medicamento. Ingiera las tabletas con un vaso de agua. Si toma acetohexamida una vez al día, tómela 30 minutos antes del desayuno. Si la toma dos veces al día, es mejor que la tome antes del desayuno y la cena. Si la acetohexamida le produce malestar estomacal, tómela con alimentos o con leche. Tome sus dosis a la misma hora todos los días. No las tome con una frecuencia mayor a la indicada.

Comuníquese con su pediatra o con su profesional de la salud para informarse acerca del uso de este medicamento en niños. Tal vez se necesite atención especial.

Los pacientes de más de 65 años de edad pueden tener reacciones más fuertes y necesitar una dosis menor.

¿Qué sucede si me olvido de una dosis?

Si olvida una dosis, tómela lo antes posible. Si es casi la hora de su dosis siguiente, tome sólo esa dosis. No tome dosis adicionales o dobles.

¿Qué sustancias pueden interactuar con la acetohexamida?

  • alcohol

  • betabloqueadores, (usados para la presión sanguínea alta o problemas cardiacos)

  • cisapride

  • clofibrato

  • diazóxido

  • medicamentos para las infecciones micóticas (por ejemplo: itraconazol, ketonazol, voriconazol)

  • metoclopramida

  • rifampicina

  • warfarina (diluyente sanguíneo)

Muchos medicamentos pueden alterar (aumentar o reducir) el nivel de azúcar en la sangre, tales como:

  • bebidas alcohólicas

  • aspirina y medicamentos tipo aspirina

  • betabloqueadores, a menudo usados para la alta presión sanguínea o para problemas cardiacos (como, por ejemplo, atenolol, metoprolol, propranolol)

  • cromo

  • hormonas femeninas, como estrógenos, progestinas o píldoras anticonceptivas

  • isoniazida

  • hormonas masculinas o esteroides anabólicos

  • medicamentos para bajar de peso

  • medicamentos para alergias, asma, resfríos o tos

  • niacina

  • pentamidina

  • fenitoína

  • antibióticos quinolónicos (por ejemplo: ciprofloxacina, levofloxacino, ofloxacino)

  • algunos suplementos dietéticos a base de hierbas

  • medicamentos esteroideos, como la prednisona o la cortisona

  • hormonas tiroideas

  • diuréticos

Informe al profesional que extiende sus recetas o a su profesional de la salud todos los otros medicamentos que esté tomando, incluyendo los medicamentos de venta libre, suplementos nutritivos o productos a base de hierbas. Si usted consume bebidas con cafeína o alcohol de manera frecuente, si fuma o si utiliza drogas ilegales, indíqueselo también a quien extiende sus recetas o a su profesional de la salud. Estas sustancias pueden afectar el modo en que actúan sus medicamentos. Antes de comenzar a tomar cualquiera de sus medicamentos o de dejar de hacerlo, consulte a su profesional de la salud.

¿A qué debo estar atento al tomar acetohexamida?

Visite al profesional que extiende sus recetas o a su profesional de la salud para chequear su evolución periódicamente. Aprenda a controlar periódicamente el nivel de azúcar en la sangre y la orina y el de cetonas en la orina. Consulte a quien extiende sus recetas o a su profesional de la salud si su nivel de azúcar en la sangre es alto; tal vez sea necesario modificar la dosis de acetohexamida. No se salte comidas. Si está haciendo mucho más ejercicio que el habitual, puede necesitar refrigerios adicionales para evitar los efectos secundarios provocados por un nivel bajo de azúcar en la sangre. El alcohol puede aumentar los posibles efectos secundarios de la acetohexamida. Consulte a quien extiende sus recetas o a su profesional de la salud si debe evitar el consumo de alcohol. Si tiene síntomas leves de bajo nivel de azúcar en la sangre, coma o beba algo que contenga azúcar inmediatamente y comuníquese con quien extiende sus recetas o con su profesional de la salud. Es recomendable controlar el nivel de azúcar en la sangre para confirmar que es bajo. Es importante que reconozca sus propios síntomas de bajo nivel de azúcar en la sangre para que pueda tratarlos rápidamente. Asegúrese de que los miembros de su familia sepan que se puede ahogar si come o bebe mientras tiene síntomas graves de bajo nivel de azúcar en la sangre, tales como convulsiones o pérdida del conocimiento. Deben obtener ayuda médica inmediatamente.

La acetohexamida puede aumentar la sensibilidad de la piel al sol. Manténgase fuera de la luz solar o, al encontrarse al aire libre, utilice ropa protectora y crema de protección solar. No utilice lámparas solares, camas solares ni cabinas solares.

Si va a someterse a una operación, informe a quien extiende sus recetas o a su profesional de la salud que está tomando acetohexamida.

Use una pulsera o cadena de identificación médica que indique que tiene diabetes y lleve una tarjeta que indique todos sus medicamentos.

¿Qué efectos secundarios puedo tener al tomar acetohexamida?

Efectos secundarios que debe informar a quien extiende sus recetas o a su profesional de la salud tan pronto como sea posible:

  • hipoglucemia (bajo nivel de glucosa en la sangre) que puede causar síntomas tales como ansiedad o nerviosismo, confusión, dificultad para concentrarse, hambre, palidez, náuseas, fatiga, transpiración, dolor de cabeza, palpitaciones, entumecimiento de la boca, hormigueo en los dedos, temblores, debilidad muscular, visión borrosa, sensación de frío, bostezos incontrolables, irritabilidad, pulso cardiaco rápido, respiración superficial y pérdida del conocimiento

  • dificultades para respirar, reacciones severas de la piel o flema excesiva, que pueden indicar que está experimentando una reacción alérgica al medicamento

  • orina de color amarillo oscuro o marrón, ojos o piel amarillentos, que indican que el medicamento está afectándole el hígado

  • fiebre, escalofríos, dolor de garganta, que significan que el medicamento puede estar afectando su sistema inmunológico

  • sangrado o magulladuras inusuales, que se presentan cuando el medicamento afecta su sistema de coagulación

    Efectos secundarios que, por lo general, no requieren atención médica (debe informarlos a quien extiende sus recetas o a su profesional de la salud si persisten o si son molestos):

  • diarrea

  • dolor de cabeza

  • acidez estomacal

  • aumento de la sensibilidad al sol

  • náuseas, vómito

  • molestias estomacales

  • •erupción cutánea, enrojecimiento, hinchazón o picazón

¿Dónde puedo guardar mi medicina?

Manténgala fuera del alcance de los niños, en un recipiente que los niños pequeños no puedan abrir.

Guárdela a temperatura ambiente, entre 15 y 30 grados C (59 y 86 grados F). Mantenga el envase bien cerrado. Deseche todo el medicamento que no haya utilizado, después de la fecha de vencimiento.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.