Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Dificultad Respiratoria (Niños) [Respiratory Distress, Child]

Los trastornos relacionados con la incapacidad de obtener suficiente oxígeno se conocen como dificultad respiratoria. Ciertos factores que afectan la capacidad de respirar normalmente pueden producir dificultad respiratoria en los niños. Entre las causas posibles se encuentran el catarro o la gripe, el asma, las alergias, la tos y la neumonía. Cualquier cosa susceptible de bloquear las vías respiratorias, como el exceso de mucosidad o el agrandamiento de las amígdalas, puede causar este problema. Asimismo, una lesión que produce dolor al respirar (como una costilla lesionada o rota) también puede causar dificultad respiratoria en los niños.

Un niño con dificultad respiratoria respira más rápidamente de lo normal, y podría emitir gruñidos o silbidos al respirar. Es posible que mueva las aletas de la nariz y el pecho al respirar. Los labios y la piel alrededor de la boca pueden verse azulados, y el niño puede sudar o babear.

En la sala de emergencias se toman medidas para calmar al niño y ayudarle a obtener el oxígeno que necesita. Una vez hecho esto, se determina el problema subyacente y se le da tratamiento. Puede ser muy inquietante ver a un niño haciendo esfuerzos por respirar, pero es importante tratar de calmarlo. La respiración se normalizará cuando se haya solucionado el problema que la dificulta.

Cuidados En La Casa:

  1. El médico podría recetarle medicamentos. Siga las instrucciones del médico al darle estos medicamentos a su hijo. Si le recetan antibióticos, asegúrese de darle toda la cantidad recetada hasta que se terminen, aunque el niño ya se sienta mejor.

  2. Si el niño tiene menos de 6 años, NO le dé medicamentos de venta sin receta contra la tos o contra el catarro, a menos que el médico le haya indicado que lo haga. No se ha demostrado que los medicamentos sin receta para la tos y el catarro sean más eficaces que un placebo (jarabe azucarado sin ningún medicamento). Pero estos medicamentos pueden causar efectos secundarios graves en los niños pequeños.

Cuidados Generales:

  1. Siga todas las instrucciones que le hayan dado para tratar el problema del niño. Esto le ayudará a evitar que el problema afecte su respiración.

  2. El niño deberá guardar mucho reposo y dormir tanto como necesite. Ayude al niño a encontrar posturas cómodas que le faciliten la respiración.

  3. Dele mucho líquido al niño y pregúntele qué comidas y bebidas prefiere.

  4. Dígale al niño que se suene la nariz antes de comer. Esto puede ayudarle a respirar mejor.

Haga una VISITA DE CONTROL según le indique el médico o el personal del centro.

Obtenga Atención Médica Inmediata

en cualquiera de los siguientes casos:

  • Fiebre superior a 100.4°F (38°C)

  • Persistencia o aumento de la dificultad para respirar, la tos o los silbidos al respirar

  • Confusión o cansancio extremos

 

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.