Cuidado Del Yeso (Bebés/Niños Pequeños) - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Cuidado Del Yeso (Bebés/Niños Pequeños) [Cast Care, Plaster, Infant/Toddler]

Los yesos se usan para estabilizar los huesos fracturados y facilitar su curación. Los yesos tradicionales (de estuco o escayola) son más pesados que los moldes de fibra de vidrio, pero proporcionan un mejor soporte para ciertas fracturas, como por ejemplo los huesos rotos de la mano.

Los yesos se hacen a la medida para las necesidades individuales de cada caso. Se coloca un revestimiento interno de algodón o de tejido sintético alrededor de la fractura para proteger la piel y luego se aplican varias capas de cinta de yeso humedecida por encima de este revestimiento. Los bordes ásperos del yeso se cubren con el revestimiento o con una gasa de algodón. Los yesos tradicionales pueden tardar varios días en secar, según cuál sea su tamaño. Es importante tener cuidado de secar bien el yeso para prevenir que haya zonas hundidas o deformadas. Los niños pueden reanudar sus actividades normales una vez que se seque el yeso.

Cuidados En La Casa:

Medicamentos : El médico podría recetar medicamentos para aliviar el dolor y la comezón. Siga las instrucciones del médico al usar estos medicamentos.

Atención General:

  1. Asegúrese de que el yeso se seque bien manteniéndolo descubierto durante varios días. En los casos de yesos grandes, es posible que sea necesario girarlos cada pocas horas. En los días húmedos puede usarse un secador de pelo (sin calentar el aire) para ayudar a secar el yeso. Limite las actividades de su hijo hasta que se seque el yeso.

  2. Manipule el yeso con cuidado si está mojado. Para evitar que se deforme, sostenga el yeso con las palmas de las manos, no con los dedos.

  3. Siente o acueste al niño con la zona lesionada elevada por encima del nivel del corazón tan a menudo como le sea posible durante los primeros días. Esto ayudará a reducir la hinchazón. Apoye la extremidad del niño sobre almohadas. Si el yeso todavía está húmedo, puede colocar una capa de plástico para proteger las almohadas.

  4. Aplique bolsas de hielo o compresas frías alrededor del yeso según le indiquen para reducir la hinchazón y la comezón.

  5. Inspeccione el yeso todos los días para ver si tiene algún tipo de daños, como zonas blandas o aplanadas, desintegración o grietas.

  6. Revise la piel alrededor del yeso varias veces al día. La piel debe verse sana y sin hinchazón. El niño debe ser capaz de mover todos los dedos de las manos y de los pies.

  7. Mueva los dedos del niño en la zona afectada, o tense y relaje los músculos varias veces al día para promover la circulación sanguínea en esa zona.

  8. No permita que el niño ponga objetos dentro del yeso o que introduzca instrumentos para rascarse la comezón.

  9. Para aliviar la comezón, trate de distraer al niño. Puede ser útil rascar la extremidad opuesta, o la piel fuera del yeso.

  10. Mantenga seco el yeso; envuélvalo en bolsas de plástico cuando esté cerca del agua.

  11. Si necesita limpiar el yeso, hágalo con una toallita húmeda y pasta de dientes o un limpiador suave. Aplique una toalla seca a la zona mojada y luego séquela aplicando suavemente aire con un secador de pelo (sin calentar el aire).

  12. No desprenda ni rompa ningún borde del yeso. Solamente el médico debe ajustar o quitar el yeso.

  13. Inspeccione la piel debajo del yeso para ver si hay señales de infección (lea la información que se presenta más abajo). Utilice una linterna para ver mejor.

  14. Si su hijo tiene un yeso en la cadera o un yeso de tamaño grande en una pierna, pídale al médico que le aconseje la mejor manera para el niño de hacer sus necesidades y cómo prevenir la irritación de la piel.

Haga una VISITA DE CONTROL según le indique el médico o el personal del centro.

Obtenga Atención Médica Inmediata

en cualquiera de los siguientes casos:

  • Fiebre superior a 100.4°F (38°C)

  • El yeso está demasiado apretado o demasiado flojo

  • El yeso se moja o se pone muy blando

  • Empeoramiento del dolor, o dolor que no se alivia con los medicamentos recetados

  • Piel pálida o descolorida alrededor del yeso; insensibilidad u hormigueo cerca o debajo del yeso

  • Señales de infección, como un aumento del enrojecimiento, de la hinchazón o del calor, un empeoramiento del dolor, o supuración maloliente

  • La superficie del yeso está caliente

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.