Fractura De Apófisis Espinosa Vertebral - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Fractura De Apófisis Espinosa Vertebral

Usted ha tenido una fractura de apófisis espinosa vertebral. Hay dos apófisis que se proyectan hacia afuera desde cada vértebra, una en cada lado. Este es el lugar donde los músculos y ligamentos de la espalda se unen con la columna. Uno de estos músculos es el psoas, que controla el movimiento de la parte superior del cuerpo y de los muslos al doblarse hacia adelante.

Durante una caída, un accidente de automóvil u otra lesión brusca, el psoas puede contraerse de forma muy fuerte cuando el cuerpo trata de protegerse. La contracción puede ser lo suficientemente fuerte como para desprender un pequeño fragmento de hueso de la apófisis espinosa en el lugar donde se conecta al psoas.

Esta es una fractura estable que no causa lesiones a la médula espinal ni a los nervios. De todas formas, las fuerzas que causan esta fractura también pueden causar sangrado interno y otras lesiones que pueden pasar desapercibidas durante su primer examen. Por lo tanto, es importante que preste atención a las señales descritas a continuación.

La lesión tardará 4-6 semanas en sanar y puede tratarse en casa con reposo y medicamentos contra el dolor. Pueden usarse medicamentos contra el dolor y antiinflamatorios (como ibuprofeno) a corto plazo. Es posible que le receten un corsé ortopédico para la espalda (llamado TSLO) o un vendaje abdominal a fin de limitar el movimiento en el lugar de la fractura y así reducir el dolor.

Cuidados En La Casa:

  1. Es posible que deba permanecer en la cama los primeros días. Pero tan pronto pueda debe empezar a sentarse o caminar para evitar los problemas asociados con el descanso prolongado en la cama (debilidad muscular, empeoramiento de la rigidez y el dolor en la espalda, y coágulos de sangre en las piernas).

  2. Cuando esté en la cama, trate de encontrar una posición cómoda. Es aconsejable que use un colchón firme. Intente acostarse boca arriba con almohadas debajo de las rodillas. También puede intentar acostarse de lado con las rodillas dobladas hacia el pecho y una almohada entre las rodillas.

  3. Evite permanecer sentado durante períodos largos, ya que esto implica más esfuerzo en la parte inferior de la espalda que cuando está de pie o caminando.

  4. Durante los primeros dos días después de la lesión, aplique una BOLSA DE HIELO sobre la zona adolorida durante 20 minutos cada 2-4 horas. Esto reducirá la hinchazón y el dolor. El CALOR (duchas o baños en agua caliente o una almohadilla calefactora) ayudan a reducir los espasmos musculares. Puede comenzar aplicando hielo y luego aplicar calor al cabo de dos días. Algunos pacientes se sienten mejor alternando los tratamientos con hielo y con calor. Utilice el método que le dé mejor resultado.

  5. Puede usar antiinflamatorios como ibuprofeno (Motrin o Advil) junto con medicamentos contra el dolor, a menos que le den otras instrucciones. [NOTA: Si tiene una enfermedad renal crónica, o ha tenido alguna vez una úlcera estomacal o sangrado gastrointestinal, consulte con su médico antes de tomar estos medicamentos.

  6. Si le recetaron narcóticos contra el dolor, tómelos siguiendo exactamente las instrucciones que le hayan dado. No maneje automóviles ni maquinaria mientras esté tomando este tipo de medicamentos. Llame al médico si no logra controlar bien el dolor. Es posible que necesite cambiar la dosis o usar un medicamento más fuerte.

  7. Aprenda las técnicas adecuadas para levantar objetos y no levante nada que pese más de 15 libras hasta que el dolor haya desaparecido por completo. Utilice una ortesis de espalda (corsé ortopédico) si se lo han indicado.

Programe una VISITA DE CONTROL con su médico una semana más tarde, o según le indique el personal médico, para asegurarse de que el hueso esté sanando de forma adecuada.

[NOTA: Un radiólogo examinará las radiografías que le hayan hecho y le informaremos de los nuevos hallazgos que puedan afectar la atención médica que necesita.]

Obtenga Atención Médica Inmediata

en cualquiera de los siguientes casos:

-- Dolor que va en aumento en la espalda o en el abdomen

-- Debilidad, mareo o desmayos

-- Sangre en la orina (de color café, rojo o rosado)

-- Debilidad o adormecimiento en una o ambas piernas

-- Pérdida de control de los intestinos o la vejiga, o adormecimiento en las ingles (la zona genital)

-- Dolor en el pecho o falta de aire (dificultad para respirar)

-- Dolor de espalda que se extiende a una o ambas piernas

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.