Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Sangrado nasal (bebé/niño pequeño)

La nariz tiene muchos vasos sanguíneos diminutos que pueden sangrar cuando la nariz se irrita por haberla restregado, por meterse los dedos en la nariz o por soplarse la nariz. El término médico que se usa para referirse al sangrado de la nariz es “epistaxis”.

Este tipo de sangrado es muy común en los niños pequeños. El sangrado suele producirse en solo uno de los orificios nasales. Si el sangrado se produce en la parte delantera de la nariz, es fácil detenerlo. Si se produce más profundamente en la nariz, suele salir por ambos orificios nasales. Entonces, es más difícil detenerlo.

El sangrado nasal en los niños pequeños suele deberse a que se meten los dedos en la nariz. También puede ocurrir porque se hayan introducido un objeto en la nariz. O por el aire seco o una infección respiratoria superior. En ocasiones, a los bebés puede sangrarles la nariz mientras duermen.

Un sangrado nasal puede ser molesto, pero rara vez es grave. La mayoría de los sangrados nasales se detienen por sí solos.

Cuidados en la casa

Siga estos consejos para controlar un sangrado nasal:

  • Calme a su hijo de manera tranquila y asegúrese de que esté respirando normalmente.

  • Sostenga a su bebé contra su pecho, con su cabecita inclinada hacia adelante. Los niños pueden sentarse recto e inclinar la cabeza hacia adelante para evitar que la sangre se acumule en la garganta. Coloque una toalla debajo de la nariz para absorber la sangre.

  • Presione de manera suave y continua la parte blanda de la nariz con sus dedos pulgar e índice. Continúe poniendo presión durante cinco a diez minutos, o hasta que el sangrado se detenga. Su hijo podrá respirar por la boca.

  • Si el sangrado no se detiene, siga presionando la nariz y lleve a su bebé al departamento de emergencias.

  • Una vez que se haya detenido el sangrado y se haya formado un coágulo, preste atención a que su hijo no se restriegue ni se sople la nariz por varios días para que los vasos sanguíneos puedan cicatrizar.

  • Lávese bien las manos con agua tibia y jabón antes y después de ocuparse del sangrado nasal de su hijo.

Prevención

  • Puede que su médico le recete un espray con solución salina o una pomada, que puede ser vaselina, para que use, especialmente, en los meses de invierno. Siga las instrucciones del médico para usar estos productos en su recién nacido.

  • Puede que el médico le sugiera usar un vaporizador para agregar humedad al aire.

Visita de control

Programe una visita de control con el proveedor de atención médica de su hijo o según se le haya indicado.

Nota especial para los padres

Si los sangrados nasales de su hijo son graves o si suceden una y otra vez, puede que lo remitan a un médico especializado en oído, nariz y garganta (“otorrinolaringólogo” o “ENT”, por sus siglas en inglés).

¿Cuándo debe buscar atención médica?

Llame a su proveedor de atención médica de inmediato si:

  • Su hijo tiene tres meses de edad o menos y tiene una temperatura de 100.4ºF (38ºC) o más. Es posible que a su hijo deba verlo un proveedor de atención médica.

  • Su hijo, de cualquier edad, tiene temperaturas superiores a 104ºF (40ºC) una y otra vez.

También llame inmediatamente al proveedor de atención médica de su hijo si se presenta cualquiera de las siguientes situaciones:

  • Sangrado que dura más de 10 minutos.

  • El sangrado nasal aparece una y otra vez.

  • Sangrado de ambos orificios de la nariz.

  • El bebé tiene problema para respirar o llora de manera distinta a lo normal. 

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.