Infección Por Hongos En La Piel [Bebés] - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Infección Por Hongos En La Piel [Bebés] (Fungal Skin Infection, Infant/Toddler)

Los hongos son un tipo de organismo que vive en la piel. Suelen ser inofensivos, pero algunas veces pueden causar una infección en la superficie de la piel. Las infecciones por hongos en la piel son bastante comunes, pero no suelen ser serias en los niños. Sin embargo, se consideran graves en bebés de alto riesgo, especialmente aquellos que tienen un sistema inmunológico debilitado. En estos bebés, la infección puede extenderse por todo el cuerpo y puede ser necesario hospitalizarlos si muestran señales de infección por hongos.

Una infección por hongos en la piel suele empezar por un área pequeña de color rojo, del tamaño de una arveja (chícharo). Algunas veces esta zona está escamosa. A medida que crece, la infección por hongos se extiende en forma de anillo o círculo rojo. Esta zona puede producir picazón. Este tipo de infección por hongos se llama tiña (su nombre en inglés, “ringworm”, no quiere decir que esté causada por un gusano o lombriz). Las infecciones por hongos suelen ocurrir en la cabeza, el pecho, los brazos o las piernas. Algunas veces pueden ocurrir en las nalgas. El pie de atleta es otro tipo de infección por hongos. No es frecuente en los niños. Los síntomas consisten en comezón y lesiones, a veces dolorosas, entre los dedos de los pies y en la planta o los lados de los pies.

En los niños pequeños, las infecciones por hongos en la piel pueden ocurrir a causa del contacto con un animal o persona que tenga una infección por hongos. Los niños que tienen un sistema inmunológico debilitado o que han recibido terapia de antibióticos tienen infecciones por hongos más fácilmente. Algunas veces se toma una muestra por raspadura para identificar el tipo de hongo en el laboratorio.

Cuidados En La Casa:

Medicamentos: Debido a que las infecciones por hongos se mantienen en la capa externa de la piel, son fáciles de tratar con cremas o pomadas antimicóticas (contra los hongos). Las infecciones por hongos en el cuero cabelludo suelen requerir tratamiento con medicamentos antimicóticos orales. Siga las instrucciones del médico al usar estos medicamentos. En las zonas afectadas por el pañal, es posible que el médico sugiera también el uso de fécula de maíz para mantener la piel seca o vaselina para proporcionar una barrera. Evite el uso de polvos de talco ya que pueden dañar los pulmones.

Atención General:

  • Exponga al aire la piel ligeramente irritada para que se seque completamente. No use un secador de pelo, ya que el calor podría quemar la piel. Seque cuidadosamente los pies y el espacio entre los dedos de los pies después de bañarse.

  • Vista al niño con ropa de algodón que le quede holgada.

  • Intente impedir que el niño se rasque la zona afectada,ya que esto retardará la curación y podría propagar la infección. Además, puede causar una infección bacteriana secundaria (lea los síntomas más abajo). El uso de mitones que cubran la mano del bebé puede ayudar.

  • Para las infecciones por hongos en el área del pañal, mantenga seca la piel del niño cambiando frecuentemente los pañales mojados o sucios.

  • Use crema fría en un algodón para limpiar la orina de la piel. Utilice agua caliente y un jabón suave para lavar la piel manchada de heces.

  • Evite irritar la piel lavándola demasiado. Utilice un algodón impregnado en aceite mineral para quitar suavemente la crema manchada. Mantenga la crema limpia sobre la piel y aplíquela de nuevo después de cada cambio de pañal.

  • Use pañales desechables superabsorbentes para reducir la humedad de la piel. Si usa pañales de tela, utilice cubrepañales respirables (no de goma).

Haga una VISITA DE CONTROL según le indique el médico o el personal del centro.

Nota Especial Para Los Padres:

Lávese bien las manos con agua caliente y jabón antes y después de atender al niño para evitar propagar la infección.

Obtenga Atención Médica Inmediata

en cualquiera de los siguientes casos:

  • Fiebre superior a 100.4°F [38°C]

  • Señales de infección secundaria, como un aumento del enrojecimiento o de la hinchazón, aumento del dolor o supuración maloliente de la zona afectada.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.