Balanopostitis [Neonatos] - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Balanopostitis (Neonatos) [Balanoposthitis, Neonate]

La cabeza del pene, llamada glande, es muy sensible. En los bebés varones no circuncidados, el glande está recubierto y protegido por la piel del prepucio. Algunas veces, tanto el glande como el prepucio pueden infectarse e inflamarse. Esta afección se llama balanopostitis.

Entre los síntomas de la balanopostitis se encuentran el dolor, enrojecimiento, hinchazón, supuración y mal olor. Algunas veces el niño tiene comezón en la zona, y en los casos más fuertes le puede resultar difícil orinar. La balanopostitis puede producirse por exposición a bacterias, hongos o levaduras. Las infecciones por bacterias producen una superficie de un color rojo intenso y una supuración brillante. Las infecciones por levaduras producen manchas blancas y supuración. El problema también puede producirse a consecuencia de medicamentos, trauma o falta de higiene. Los bebés varones pueden desarrollar balanopostitis cuando tienen dermatitis del pañal.

El diagnóstico se efectúa analizando muestras de la supuración. Es posible que le hagan también análisis de sangre. El tratamiento consiste en limpiar la zona y sumergirla en agua tibia para reducir los síntomas. Se usan antibióticos y terapia antimicótica (contra los hongos) para tratar la infección. La hidrocortisona puede usarse a veces para reducir la inflamación. Los bebés que no son capaces de orinar pueden requerir un catéter urinario. En los niños, los síntomas suelen desaparecer a los 3-5 días de tratamiento. Si el problema sigue ocurriendo, puede ser necesaria la circuncisión.

Cuidados En La Casa:

Medicamentos: El médico podría recetar medicamentos para tratar la infección y la hinchazón. Siga las instrucciones del médico al darle estos medicamentos a su hijo.

Atención General:

  1. Ponga al niño en un recipiente con agua limpia y tibia, con una leve solución de sal. El agua debe ser lo suficientemente profunda para cubrir los genitales. Esto ayudará a reducir la inflamación. Repita esta operación 2 a 3 veces al día o según le recomiende el médico.

  2. Limpie la zona diariamente o según lo necesite. Primero retraiga suavemente el prepucio para tener acceso al glande. En los recién nacidos, la piel sólo puede retraerse un poco; no la fuerce. A continuación, enjuague la zona con agua limpia. Si hay supuración, utilice un palillo de algodón para limpiarla. No use jabón, aceites para espumas de baño o talco, ya que pueden producir irritación.

  3. Retraiga periódicamente el prepucio aun después de que la infección haya pasado. El prepucio podrá retraerse completamente una vez que el niño alcance la edad de 10 años. Si el prepucio se queda atrapado en la posición retraída, lleve de inmediato al bebé a la sala de emergencias.

  4. Lávese cuidadosamente las manos con agua caliente y jabón antes y después de tocar los genitales del bebé para evitar la propagación de infecciones.

  5. Vigile la zona afectada para ver si muestra señales de infección (lea la información que se presenta más abajo).

Haga una VISITA DE CONTROL según le indique el médico o el personal del centro.

Nota Especial Para Los Padres:

Si tiene alguna duda o inquietud acerca de cómo debe atender a su recién nacido, consulte con su médico.

Obtenga Atención Médica Inmediata

en cualquiera de los siguientes casos:

  • El prepucio se queda atrapado en posición retraída

  • Fiebre superior a 100.4°F (38°C) (temperatura rectal)

  • Dificultad para orinar

  • Señales de infección, como calor en la zona afectada, enrojecimiento, hinchazón o supuración maloliente

 

 

 

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.