Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Artroscopia de rodilla para una rotura de ligamento

Los ligamentos son unas bandas fuertes de tejido que ayudan a dar soporte a la rodilla. Una rotura de ligamento puede causar dolor o hinchazón, así como inestabilidad en la rodilla. La artroscopia de rodilla es un procedimiento que permite diagnosticar y tratar una rotura de ligamento. Para este procedimiento se usa un artroscopio (tubo delgado e iluminado provisto de una cámara), que permite al médico observar y operar el interior de la articulación de la rodilla. Esta hoja contiene más información sobre el procedimiento y lo que se puede esperar.

Vista de tres cuartas partes en la que se ilustran los huesos, ligamentos y tendones.

Preparativos para la operación

Prepárese siguiendo las instrucciones que le hayan dado. Informe a su médico de todos los medicamentos que usted toma, incluyendo también los que se adquieren sin receta, los remedios de hierbas y otros suplementos. Quizás tenga que dejar de tomar algunos o todos estos medicamentos antes de la operación. Además, siga las indicaciones que le den para dejar de comer o beber antes de la operación.

El día de la operación

La operación dura cerca de 1-2 horas y es probable que usted regrese a casa el mismo día.

Antes de que empiece la operación:  

  • Le pondrán una sonda intravenosa en una vena del brazo o en una mano para administrarle líquidos y medicamentos.

  • Le administrarán un medicamento llamado anestesia para que usted no sienta ningún dolor durante la operación. Según cuál sea el tipo de anestesia que le pongan, usted podrá estar despierto, adormecido o completamente dormido durante la operación. También le pondrán un medicamento en la zona de la pierna que se va a operar.

  • Le marcarán la rodilla que va a ser operada.

Durante la operación:  

  • Se hacen dos o tres pequeñas incisiones (portales) en la rodilla. En algunos casos, podría ser necesario practicar una incisión ligeramente más grande.

  • Por uno de estos portales se introduce el artroscopio, el cual envía imágenes del interior de la rodilla a una pantalla de video. A través del artroscopio se introduce un líquido estéril en la articulación de la rodilla para ensancharla y ver su interior más claramente. El médico examina la rotura detenidamente y determina el mejor modo de repararla.

  • En los otros portales se introducen instrumentos quirúrgicos.

  • El ligamento roto se reconstruye mediante el artroscopio y los instrumentos. El tejido dañado es reemplazado por un segmento de tejido sano (injerto) que puede provenir de su propio cuerpo o de un donante de tejido.

  • Una vez concluido el procedimiento, se drena el líquido estéril de la rodilla y se saca el artroscopio y los instrumentos.

  • Las incisiones se cierran con puntos (suturas) y la rodilla se cubre con un apósito.

Después de la operación

Lo trasladarán a una sala de recuperación donde le darán medicamentos y compresas frías para controlar el dolor y la hinchazón. Su pierna se mantendrá elevada para reducir la hinchazón. Podrían darle una rodillera especial (inmovilizador) para que se la ponga a fin de dar soporte a la rodilla mientras sana. Cuando se disponga a regresar a su casa, pida a un amigo o familiar adulto que lo lleve.

La recuperación en el hogar

Una vez que esté en casa, cumpla todas las instrucciones que le den. Por ejemplo:

  • Tome sus calmantes del dolor y demás medicamentos según las indicaciones.

  • Cuídese las incisiones según las instrucciones; entre otras cosas, manténgalas secas cuando se bañe o duche.

  • Eleve la pierna para reducir el dolor y la hinchazón. Esto significa que debe mantener la rodilla elevada por encima del nivel del corazón.

  • Aplique a la rodilla una compresa de hielo envuelta en una toalla delgada durante 20 minutos varias veces al día. Como alternativa puede usar un sistema de aplicación continua de hielo que le recomiende su médico, para ayudar a reducir la hinchazón.

  • Es normal que tenga cierta insensibilidad en la pierna durante 24-28 horas después de la operación.

  • Haga ciertos ejercicios para facilitar la recuperación, según las indicaciones. Tal vez le digan que camine varias veces al día.

  • Utilice los instrumentos de ayuda (tales como un inmovilizador de rodilla, una férula o muletas) siguiendo las instrucciones que le hayan dado.

  • Limite los deportes o las actividades que le indiquen.

  • No maneje un automóvil hasta que el médico le diga que puede hacerlo.

  • Haga fisioterapia para la rodilla según las indicaciones. La fisioterapia es un programa de ejercicios que puede ayudarle a recuperar la movilidad y la fuerza en la rodilla.

Llame al médico si tiene cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Dolor de pecho o dificultades para respirar

  • Fiebre de 100.4°F (38°C) o más alta, o según le indique su proveedor de atención médica

  • Dolor que no se alivia con los medicamentos ni con el descanso

  • Aumento de la hinchazón que no se alivia al mantener la rodilla elevada ni al aplicar compresas frías

  • Señales de infección en cualquiera de los sitios de las incisiones, como mayor enrojecimiento o hinchazón, sensación de calor, empeoramiento del dolor o secreción maloliente

  • Sangrado a través de los vendajes

  • Empeoramiento de la insensibilidad en la pierna operada

  • Sensación de náusea muy fuerte

  • Cualquier otra señal o síntoma que le indique su médico

Seguimiento

Asista a todas las citas de control programadas con su médico. Probablemente le quitarán las suturas entre 7-10 días después de la operación. Si le indican fisioterapia, vaya a todas las citas con su fisioterapeuta para que le ayude a establecer los objetivos necesarios para su recuperación y elaborar un plan para cumplirlos. Tenga paciencia con sus progresos. La rodilla tarda aproximadamente 6 meses en sanar completamente.

Algunos de los riesgos y posibles complicaciones son:

  • Infección

  • Sangrado

  • Formación de coágulos de sangre

  • Rigidez o continuación del dolor en la rodilla

  • Daño a los vasos sanguíneos, los nervios o la piel en la zona de la rodilla

  • Daño al cartílago, el menisco o los ligamentos de la rodilla

  • Mayor presión en la pierna a causa de hinchazón

  • Necesidad de otra operación

  • Riesgos relacionados con la anestesia (que el anestesiólogo le explicará)

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.