Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Tratamiento de ablación por radiofrecuencia (ARF) para las várices

Las várices (o venas varicosas) son venas hinchadas y dilatadas que aparecen principalmente en las piernas. Las várices pueden formarse si las válvulas de las venas se dañan y causan problemas con el flujo sanguíneo. Con el tiempo, en las venas se acumula demasiada sangre. Estas venas pueden tener un aspecto abultado y tortuoso y sobresalir visiblemente por debajo de la piel, así como provocar síntomas como dolor, calambres o hinchazón de las piernas. Hay un tratamiento que puede resultar útil, llamado ablación por radiofrecuencia (ARF). Durante el tratamiento, a través de un catéter (tubo delgado y flexible) se envía calor creado por radiofrecuencia (RF) para obstruir el flujo sanguíneo en la principal vena causante de problemas. En esta hoja se explica cómo se realiza este tratamiento.

Vena con el catéter en su interior durante el tratamiento de la várice.

Preparativos para el tratamiento 

Prepárese siguiendo las instrucciones que le hayan dado. Informe a su médico de todos los medicamentos que usted toma, incluyendo también los que se adquieren sin receta, los remedios de hierbas y otros suplementos. Quizás tenga que dejar de tomar algunos o todos estos medicamentos antes del tratamiento. Además, siga las indicaciones que le den para dejar de comer o beber antes del tratamiento.

El día del tratamiento

El tratamiento en sí tarda unos 45-60 minutos; si se incluye el tiempo de preparación y recuperación, el tratamiento lleva unas 1-3 horas en total. Le darán de alta el mismo día. Para el tratamiento:

  • Usted se acostará en una cama del hospital.

  • Para guiar el procedimiento se emplea un método de imágenes, como la ecografía.

  • Se inyecta en la pierna que se va a tratar un medicamento que duerme la zona.

  • Una vez que la pierna está dormida, se punciona la vena que se va a tratar con una pequeña aguja.

  • El catéter que contiene la fuente de energía de RF se inserta en la vena.

  • Es posible que se inyecte más medicamento insensibilizador alrededor de la vena.

  • Una vez que está en la posición correcta, el catéter se hace retroceder lentamente. A medida que el catéter emite calor, la vena se va cerrando.

  • En algunos casos podrían practicarse varias incisiones pequeñas para extirpar (sacar) o ligar otras várices en las ramas laterales.

  • Una vez finalizado el tratamiento, se retira el catéter. Se aplica presión en el lugar de inserción para detener el sangrado. Por último podría colocarse un vendaje o media de compresión elástica en la pierna.

La recuperación en el hogar 

Una vez en casa, siga todas las instrucciones que le hayan dado. Asegúrese de hacer lo siguiente:

  • Tome todos sus medicamentos de la forma indicada.

  • Cuídese el sitio de inserción del catéter según las indicaciones.

  • Revise el sitio de inserción del catéter para ver si tiene señales de infección (lea más adelante).

  • Póngase medias o vendas elásticas según las indicaciones.

  • Mantenga las piernas elevadas según las indicaciones.

  • Camine unas cuantas veces al día.

  • Evite hacer ejercicios enérgicos, levantar cargas o pasar demasiado tiempo de pie según las indicaciones.

  • Evite los viajes en avión, los baños calientes, las saunas y las tinas de hidromasaje (jacuzzis) según las indicaciones.

Llame al médico si tiene cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Fiebre de 100.4°F (38°C) o más alta, o según le indique su proveedor de atención médica

  • Dolor de pecho o dificultades para respirar

  • Señales de infección en el sitio de inserción del catéter, como mayor enrojecimiento o hinchazón, sensación de calor, empeoramiento del dolor, sangrado o secreción maloliente

  • Insensibilidad u hormigueo grave en la pierna tratada

  • Dolor o hinchazón grave en la pierna tratada

Seguimiento

Tendrá una cita de control con el médico en cuestión de una semana. En ese momento le harán una ecografía para ver si hay problemas, como coágulos de sangre. Su médico le explicará los demás tratamientos, si es necesario.

Algunos de los riesgos y posibles complicaciones son:

  • Sangrado

  • Infección

  • Formación de coágulos de sangre

  • Daño a los nervios de la zona tratada

  • Irritación o ardor de la piel que cubre la vena tratada

  • Ineficacia del tratamiento para mejorar el aspecto o los síntomas de las venas causantes de problemas

  • Riesgos asociados a cualquier medicamento usado durante el tratamiento

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.