Cirugía hipofisaria - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Cirugía hipofisaria

La hipófisis o glándula pituitaria se encuentra en la base del cerebro, detrás de la nariz y de los senos paranasales. Esta glándula regula el crecimiento, la función sexual, la homeostasis o equilibrio de los líquidos en el organismo y el funcionamiento de otras glándulas como la tiroides. La formación de una masa (tumor) en la hipófisis puede causar problemas. Los tumores de la hipófisis suelen ser benignos (no cancerosos) pero pueden afectar el funcionamiento de la glándula de forma que ésta produzca una cantidad excesiva o insuficiente de ciertas hormonas, lo cual puede causar trastornos de salud. Además, el tumor puede hacer presión sobre los nervios que van a los ojos (nervios ópticos) y causar dolores de cabeza y pérdida de visión. La cirugía de extirpación del tumor puede aliviar estos problemas. En la mayoría de los casos, la cirugía se realiza a través de los conductos nasales y no deja cicatrices ni suturas visibles.

Vista lateral de una cabeza de mujer en la que se muestra el cerebro, la hipófisis, el seno esfenoidal y el conducto nasal.

Preparativos para la operación

Haga los preparativos para la operación tal como le hayan indicado. Asegúrese de informar a su médico de todos los medicamentos que esté tomando, incluyendo los medicamentos sin receta, las hierbas medicinales y otros suplementos. Quizá tenga que dejar de tomar algunos o todos estos medicamentos antes de la operación. Asimismo, siga las instrucciones que le hayan dado sobre el tiempo que debe estar sin comer ni beber antes de la cirugía.

El día de la operación

Esta operación dura unas 3 horas. Antes de que empiece la operación:

  • Le pondrán una sonda intravenosa en un brazo o en una mano para administrarle líquidos y medicamentos.

  • Para que no sienta ningún dolor durante la operación, le pondrán anestesia general. Este medicamento le inducirá un estado parecido al del sueño profundo a lo largo de la operación.

  • Justo antes de la cirugía se coloca en la garganta un tubo endotraqueal (tubo respiratorio) a través de la boca. Este tubo suele quitarse al terminar la operación o poco después.

Durante la operación

En la mayoría de los casos, la operación se hace a través del seno esfenoidal, una de las cavidades que se encuentran detrás de la nariz. Durante la operación:

  • El médico podría utilizar un microscopio quirúrgico para ver la glándula en detalle. En este caso se hace una pequeña incisión en la nariz o en el labio para obtener acceso al tumor a través del seno esfenoidal. Un procedimiento alternativo consiste en el uso de un endoscopio (un tubo delgado con una luz y una cámara en su extremo) que se introduce por la nariz y a través del seno esfenoidal hasta el tumor.

  • Una vez que obtiene acceso al tumor, el médico lo extirpa. Si no es posible extirpar todo el tumor, podría ser necesaria otra operación más adelante para extirpar la parte restante, o bien aplicarle radioterapia. Si se extirpa un tumor muy grande, la zona puede llenarse injertando grasa que se toma del abdomen.

  • Una vez terminada la cirugía, las incisiones se cierran con suturas que se disolverán por sí solas a las pocas semanas. Podrían colocarle un empaque de material esponjoso y férulas en la nariz.

La recuperación en el hospital

Lo trasladarán a una sala de recuperación hasta que se despierte de la anestesia. Inmediatamente después de la cirugía le pondrán un apósito sobre la nariz para absorber las secreciones. Le darán medicamentos contra el dolor. Avise a su proveedor de atención médica si su dolor no está controlado. A continuación lo trasladarán a una habitación del hospital, donde permanecerá durante 1-2 noches. Durante su estadía en el hospital:

  • Durante los primeros días tendrá congestión y dolor de cabeza.

  • Es posible que le den medicamentos esteroides (distintos de los esteroides anabólicos que toman algunos deportistas). Este medicamento ayuda a regular los niveles de hormonas que pueden cambiar mientras el cuerpo se adapta al efecto de la cirugía hipofisaria. La dosis de este esteroide se reducirá gradualmente y dejará de tomarlo al cabo de una semana.

  • Durante los primeros días después de la cirugía, se medirá cuidadosamente la cantidad de orina que usted produce para detectar la posible presencia de un trastorno llamado diabetes insípida, que ocurre a menudo después de la cirugía hipofisaria. Este trastorno produce deseo de beber y orinar más de lo normal, y suele desaparecer por sí solo al cabo de una semana aproximadamente.

La recuperación en el hogar

Cuando esté listo para regresar a casa, un familiar o amigo adulto deberá hacerse cargo de usted. Pida a alguien que se quede en casa con usted durante un par de días para ayudarle a cuidarse mientras empieza el proceso de curación. Asegúrese de seguir todas las instrucciones del médico. Durante su recuperación:

  • Tome todos los analgésicos, esteroides, hormonas y demás medicamentos recetados siguiendo las indicaciones que hayan dado. No deje de tomar los esteroides sin consultar de antemano con su médico. Los esteroides no pueden dejar de tomarse de repente.

  • Utilice un espray nasal de solución salina para mantener humedecidas las mucosas nasales y facilitar la cicatrización.

  • Evite estornudar, toser y sonarse la nariz durante al menos 2 semanas después de la cirugía. Si no puede evitar estornudar, mantenga la boca abierta al hacerlo.

  • Evite doblarse, levantar peso o esforzarse durante las primeras 4 semanas después de la cirugía.

  • Reanude sus actividades normales según le indiquen. Procure aumentar la actividad un poco cada día.

Cuándo debe llamar al médico

Asegúrese de tener el número de teléfono de su médico. Después de regresar a su casa, llame a ese número si tiene cualquiera de estos síntomas:

  • Dolor en el pecho o dificultades para respirar (llame al 911 o a otro servicio de emergencia)

  • Fiebre de 100.4°F (38°C) o superior, o según le indique su proveedor de atención médica

  • Síntomas de infección en la zona de la incisión, como un aumento del enrojecimiento o de la hinchazón, calor, empeoramiento del dolor o supuración maloliente

  • Goteo de líquido claro por la nariz o por la garganta

  • Dolores de cabeza o de otro tipo que no se alivian con los medicamentos

  • Mareo, rigidez en el cuello o sensibilidad a la luz

  • Pérdida de visión o visión doble

  • Sed constante que no se alivia al beber

  • Necesidad de orinar con mayor frecuencia que antes de la cirugía

  • Aturdimiento o desmayo

  • Dolor o hinchazón en las piernas

Seguimiento

Durante sus visitas de control, el médico revisará si las zonas afectadas están sanando bien.

  • Si tiene un empaque o férulas que deben quitarse, esto se hará unos 7 días después de la cirugía.

  • Si una parte del tumor quedó sin extirpar, podría necesitar cirugía o tratamiento adicionales. Su médico le dará más detalles sobre esto.

  • Aproximadamente 3 meses después de la cirugía podrían hacerle un examen de la vista y una resonancia magnética. Le harán otras pruebas con imágenes más adelante, así como análisis de sangre para revisar su nivel de hormonas. El objetivo de estas pruebas es asegurarse de que el tumor no haya reaparecido.

  • Es posible que los niveles de ciertas hormonas no recuperen la normalidad después de la cirugía. En ese caso, pueden darse medicamentos para controlar o suplementar esas hormonas. Después de la cirugía suele ser necesario revisar periódicamente los niveles de hormonas. Programe exámenes médicos periódicos según le indiquen.

Riesgos y posibles complicaciones

Algunos de los riesgos de la cirugía hipofisaria son:

  • Pérdida del líquido que rodea el cerebro y la médula espinal (líquido cefalorraquídeo)

  • Daño a la hipófisis o glándula pituitaria

  • Diabetes insípida

  • Infección

  • Sangrado o coágulo sanguíneo en el cerebro

  • Cicatrices en el interior de la nariz

  • Pérdida de visión

  • Pérdida del sentido del olfato o del gusto

  • Daños a los vasos sanguíneos

  • Riesgos de la anestesia (su anestesiólogo hablará con usted sobre esto)

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.