Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Mastoidectomía y meatoplastia

La mastoidectomía y la meatoplastia son dos tipos de cirugía de oído. En la mastoidectomía se elimina una parte de la región mastoidea del hueso temporal, llamada apófisis mastoides y ubicada detrás del lóbulo de la oreja. La mastoidectomía puede hacerse cuando las celdas mastoideas se infectan o se dañan, ya que este problema puede aumentar el riesgo de infección de oídos y la pérdida de audición. En la meatoplastia se agranda la abertura (meato) del conducto auditivo. La meatoplastia puede hacerse después de una mastoidectomía para facilitar el examen y la limpieza del oído.

Vista lateral de la cabeza mostrando la apófisis mastoides, la oreja y las estructuras del oído interno.

Preparativos para la operación

Haga los preparativos para la operación tal como le hayan indicado. Asegúrese de informar a su médico de todos los medicamentos que esté tomando, incluyendo los medicamentos sin receta, las hierbas medicinales y otros suplementos. Quizá tenga que dejar de tomar algunos o todos estos medicamentos antes de la operación. Asimismo, siga las instrucciones que le hayan dado sobre el tiempo que debe estar sin comer ni beber antes de la cirugía.

El día de la operación

La operación dura aproximadamente 1-3 horas, y es probable que usted regrese a casa el mismo día. Antes de que empiece la operación:

  • Le pondrán una sonda intravenosa en el brazo o en la mano para administrarle líquidos y medicamentos.

  • Para evitar que sienta dolor, le administrarán anestesia general, con lo cual usted estará profundamente dormido durante el procedimiento.

Durante la mastoidectomía:

  • Le harán una incisión detrás del oído o en el conducto auditivo.

  • Se descubre el hueso de la apófisis mastoides y se abre con un taladro especial, teniendo mucho cuidado de no dañar el nervio facial que pasa a través de dicho hueso desde el cerebro y controla los movimientos de la cara. Se puede usar un dispositivo especial para determinar la ubicación exacta de este nervio y reducir la probabilidad de dañarlo.

  • Se puede emplear succión, agua o una solución salina para quitar el polvo óseo y enfriar los tejidos adyacentes.

  • Se eliminan las celdas mastoideas infectadas o dañadas.

  • También puede eliminarse la pared ósea entre el conducto auditivo y la apófisis mastoides.

  • Pueden eliminarse asimismo algunos de los huesos del oído medio que ayudan a oír. Para mantener o restaurar la audición, estos huesos se reemplazan, bien sea con hueso de un donante, con hueso artificial o con una prótesis. Esto puede hacerse durante la cirugía, o podría ser necesaria una segunda operación más adelante para llevar a cabo esta reparación.

  • En caso necesario se repara el tímpano. Esto suele hacerse con tejido tomado de la incisión hecha detrás de la oreja.

Durante la meatoplastia: Se hacen incisiones en el conducto auditivo y alrededor del mismo. A continuación se elimina o se reordena el tejido para agrandar la abertura del conducto auditivo.

Una vez terminados ambos procedimientos: El conducto auditivo se llena con un líquido o pomada antibiótica para ayudar a prevenir las infecciones. También puede colocarse un empaque (un tipo especial de apósito) en el conducto auditivo. Las incisiones se cierran con suturas y podrían colocarle un vendaje esterilizado sobre el oído.

Después de la cirugía

Lo trasladarán a una habitación hasta que se despierte de la anestesia. Le darán medicamentos para controlar el dolor y prevenir las infecciones. Si le colocan un empaque en el interior del conducto auditivo, es posible que tenga dificultad para oír por ese oído. Esto es normal, y no es señal de que exista un problema. Tenga en cuenta que podría sentirse un poco mareado durante algunos días después de la cirugía. Cuando llegue el momento de dejar el hospital, pida a un familiar o amigo adulto que lo lleve a casa.

La recuperación en el hogar

Una vez que esté en su casa, siga todas las instrucciones especiales que le hayan dado. Asegúrese de hacer lo siguiente:

  • Tome todos sus medicamentos de la forma indicada. Estos medicamentos pueden incluir gotas y pomada para el oído.

  • Cuídese la incisión y el empaque según le hayan indicado.

  • Coloque un algodón untado con un poco de vaselina en la parte externa del oído antes de bañarse o ducharse para evitar que se moje. Quítese el algodón cuando haya terminado de bañarse o ducharse.

  • Evite manejar automóviles, subir escaleras o usar escaleras de mano hasta que le haya pasado la sensación de mareo.

  • No levante objetos pesados ni haga actividades de mucho esfuerzo durante al menos 2 semanas.

  • Evite la natación, los viajes en avión o a lugares de montaña o con altitud elevada hasta que el médico le diga que puede hacerlo.

Cuándo debe llamar al médico

Asegúrese de tener el número de teléfono de su médico. Una vez que haya regresado a casa, llame a ese número si tiene:

  • Dolor en el pecho o dificultades para respirar (llame al 911 o a otro servicio de emergencia)

  • Fiebre de 100.4°F (38°C) o superior, o según le indique su proveedor de atención médica

  • Sangrado de color rojo intenso o supuración maloliente del oído (es normal que haya un poco de supuración rosada)

  • Aumento del enrojecimiento o de la hinchazón alrededor del oído

  • Dolor de cabeza intenso y rigidez en el cuello

  • Debilidad en la cara

  • Mareo, náuseas o vómito que empeoran

  • Dolor que no puede controlarse con los medicamentos

Seguimiento

Durante sus visitas de control, el médico revisará si las zonas afectadas están sanando bien. Si es necesario que le quiten las suturas o el empaque, esto suele hacerse al cabo de 7-10 días. Usted y su médico también podrán hablar de los tratamientos adicionales que pudiera necesitar. Más adelante, deberá hacer visitas periódicas al médico para que le revise y le limpie el oído. Si la pared ósea entre el conducto auditivo y la apófisis mastoides no se eliminó, usted tendrá una cavidad permanente en la región mastoidea que debe ser limpiada por un médico. Además, deberá tener cuidado especial para evitar que le entre agua en el oído, ya que esto aumenta el riesgo de infecciones.

Riesgos y posibles complicaciones

Entre los riesgos de estos procedimientos se encuentran los siguientes:

  • Cambios en la forma de la oreja

  • Sangrado

  • Zumbido en el oído

  • Pérdida del sentido del gusto en un lado de la lengua a consecuencia de daños a los nervios

  • Infección

  • Mareo muy fuerte (vértigo)

  • Fuga de líquido cefalorraquídeo

  • Pérdida de audición, que puede ser permanente

  • Debilidad facial o parálisis facial

  • Necesidad de otra operación

  • Riesgos de la anestesia (su anestesiólogo hablará con usted sobre esto)

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.