Biopsia escisional de un ganglio linfático del cuello - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Biopsia escisional de un ganglio linfático del cuello

Los ganglios linfáticos son parte del sistema inmunitario. Estos pequeños órganos se encuentran por todo el cuerpo, y son muy numerosos en el cuello. Los ganglios linfáticos del cuello pueden agrandarse, generalmente a consecuencia de una infección, pero el agrandamiento también puede ser debido a un cáncer. La biopsia escisional ayuda a encontrar la causa del agrandamiento de un ganglio linfático. Es posible que le hayan hecho otras pruebas, como una biopsia con aguja, pero el médico necesita más información para diagnosticar el problema. Durante una biopsia escisional se extirpa una parte o la totalidad de un ganglio linfático agrandado. El tejido extirpado se envía a un laboratorio para analizarlo. En esta hoja se explica el procedimiento de biopsia y lo que puede esperar de él.

Vista lateral del cuello y de la cabeza mostrando los ganglios linfáticos.

Preparativos para el procedimiento

Prepárese para la operación tal como se lo hayan indicado. Asegúrese de informar a su médico de todos los medicamentos que esté tomando, incluyendo los medicamentos sin receta, las hierbas medicinales y otros suplementos. Quizá tenga que dejar de tomar algunos o todos estos medicamentos antes de la operación. Asimismo, siga las instrucciones que le hayan dado sobre el tiempo que debe estar sin comer ni beber antes de la cirugía.

El día del procedimiento

Este procedimiento lleva unos 60 minutos y la mayoría de los pacientes regresan a casa el mismo día.

Antes de empezar el procedimiento:

Le pondrán una sonda intravenosa en un brazo o en una mano para administrarle líquidos y medicamentos.

  • Le administrarán anestesia para que no sienta dolor durante la cirugía. Es posible que reciba sedación para que esté relajado y un poco somnoliento, y una inyección de anestesia local cerca del ganglio linfático para insensibilizar la zona. O bien podrían administrarle anestesia general, en cuyo caso estará profundamente dormido.

Durante el procedimiento:

  • Se marca y se limpia la piel sobre el ganglio linfático.

  • Se hace una incisión en la piel, de ser posible a lo largo de una arruga del cuello para que la cicatriz resulte menos visible.

  • Se extirpa una parte o la totalidad del ganglio linfático y se envía a un laboratorio para analizarlo.

  • La incisión se cierra con suturas, grapas, adhesivo quirúrgico o cinta quirúrgica, y luego se cubre con una venda.

  • Podrían colocarle un tubo de drenaje cerca de la incisión para eliminar el líquido acumulado después del procedimiento.

Después del procedimiento

Lo trasladarán a una habitación hasta que se despierte de la anestesia. Es posible que se sienta somnoliento y con náuseas al principio. Le darán medicamentos para aliviarle el dolor. Si le colocaron un tubo de drenaje, le explicarán cómo debe cuidarlo. Pídale a un familiar o a un amigo adulto que lo conduzca a su casa cuando esté listo para regresar. Siga las instrucciones del médico para recuperarse:

  • Tome los medicamentos recetados siguiendo exactamente las indicaciones.

  • Cuídese la incisión tal como le hayan indicado.

  • Evite las actividades enérgicas hasta que el médico le dé permiso para hacerlas.

Cuándo debe llamar al médico 

Asegúrese de tener el número de teléfono de su médico. Después de regresar a su casa, llame a ese número si tiene cualquiera de estos síntomas:

  • Dolor en el pecho o dificultades para respirar (llame al 911)

  • Fiebre de 100.4°F (38°C) o superior, o según le indique su proveedor de atención médica

  • Dolor en el sitio de la biopsia

  • Dificultad para girar la cabeza

  • Síntomas de infección en la zona de una incisión, como un aumento del enrojecimiento o de la hinchazón, calor, empeoramiento del dolor o supuración maloliente

  • Sangrado o amoratamiento en el sitio de la incisión

  • Falta de sensibilidad u hormigueo en la boca, la mandíbula, el cuello, el brazo o el hombro

  • Problemas para hablar o para tragar

  • Voz cada vez más ronca

Seguimiento

Durante sus visitas de control, el médico revisará si las zonas afectadas están sanando bien. Si tiene un tubo de drenaje, se lo quitarán 1-2 días después del procedimiento. Las suturas o grapas quirúrgicas se quitan 7-10 días después del procedimiento. Su médico le explicará los resultados de la biopsia. Si se encontró cáncer, podrían ser necesarios tratamientos adicionales.

Riesgos y posibles complicaciones

Entre los riesgos de este procedimiento se encuentran los siguientes:

  • Sangrado

  • Infección

  • Lesión al nervio accesorio espinal que afecta al movimiento del hombro (puede ser temporal o permanente)

  • Lesión a los nervios sensoriales, que afectan a la sensación en el lóbulo de la oreja, el cuello o la piel del cuello (puede ser temporal o permanente)

  • Absceso en el cuello

  • Formación de cicatrices

  • Reabertura de la incisión

  • Reaparición del agrandamiento del ganglio linfático

  • Riesgos de la anestesia (su anestesiólogo hablará con usted sobre esto)

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.