Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Abdominoplastia con liposucción

Pueden ocurrir cambios en el aspecto de la piel y los músculos de la barriga (abdomen) a causa del envejecimiento, el embarazo o la pérdida de una gran cantidad de peso. La cirugía plástica (o estética) puede ayudar a restablecer la forma y la posición naturales de la piel y los músculos abdominales. La abdominoplastia (llamada también dermolipectomía abdominal o tummy tuck) y la liposucción son dos cirugías plásticas que suelen realizarse al mismo tiempo, con el fin de mejorar la apariencia de la cintura y el abdomen. Durante la abdominoplastia se extirpa (saca) el exceso de grasa y piel del abdomen; también pueden cambiarse de posición ciertos músculos para mejorar la debilidad abdominal. En la liposucción se elimina el exceso de grasa que está debajo de la piel. Este procedimiento permite una mayor eliminación de grasa y remodelación (modificación de la forma) que lo que se puede lograr con la abdominoplastia sola.

Tenga presente que, para que le duren los resultados, usted tendrá que controlarse el peso. Además, para ciertas partes del cuerpo no es posible combinar estos procedimientos. Hable con su médico sobre sus objetivos estéticos y las opciones de que dispone.

Dos imágenes: A la izquierda se muestran las capas de piel con la cánula extirpando grasa durante la liposucción; a la derecha se muestra un abdomen femenino con incisiones para abdominoplastia.

Preparativos para la operación

Prepárese para la operación tal como se lo hayan indicado. Además:

  • Informe a su médico de todos los medicamentos que toma, incluyendo los remedios a base de hierbas, suplementos y cualquier anticoagulante como Coumadin, Plavix o aspirina diaria. Quizás tenga que dejar de tomar algunos o todos estos medicamentos antes de la operación.

  • No coma ni beba nada, ni siquiera café, agua, chicle o mentas, durante las 8 horas anteriores a la operación o según le indique su cirujano. (Si le han indicado que tome medicamentos, trágueselos con un pequeño sorbo de agua.)

El día de la operación

La operación dura cerca de 2-4 horas. Quizás pueda regresar a casa el mismo día, o tal vez deba pasar la noche en el hospital.

Antes de que empiece la operación:

  • Le pondrán una sonda intravenosa en una vena del brazo o la mano para administrarle líquidos y medicamentos.

  • Le pondrán un medicamento para que usted no sienta ningún dolor durante la operación. Una de las posibilidades es que le administren anestesia general, que le inducirá un estado parecido al del sueño profundo. (Podrían insertarle un tubo en la garganta para ayudarlo a respirar.) Otra posibilidad es que le administren sedación, que lo relajará y le dará sueño. Si le ponen sedación, le inyectarán anestesia local para dormirle las zonas que se van a operar. El anestesiólogo le explicará sus opciones.

Durante la liposucción:

  • Se inyecta líquido en la barriga para que esté firme e hinchada; esto facilita la eliminación de la grasa. El líquido contiene también medicamentos que adormecen la barriga y reducen el dolor y el sangrado causados por la operación. 

  • Se practica una o varias incisiones diminutas en la parte inferior del abdomen o cerca del ombligo. Antes de la operación, el médico le explicará qué incisiones le hará.

  • A través de las incisiones se inserta un delgado tubo metálico llamado cánula, que llega hasta la capa de grasa que está debajo de la piel. La cánula está conectada a un ligero vacío o una pequeña jeringa. A medida que la cánula se mueve en distintos sentidos, se va aspirando el exceso de grasa de la barriga y la cintura. También podrían usarse otros instrumentos, que recurren a las ondas ultrasónicas, la luz láser o la energía mecánica para aflojar o eliminar la grasa.

  • Se cierran las incisiones con suturas (puntos), adhesivo quirúrgico o ambos.

Durante la abdominoplastia:

  • Se practica una incisión en el abdomen, desde una cadera a la otra; la incisión suele hacerse en la parte inferior de la barriga, justo encima de la línea de nacimiento del vello púbico. Usted y su médico seleccionarán el sitio exacto de la incisión antes de la operación. También se hace una incisión alrededor del ombligo.

  • A continuación se levanta la piel y la grasa que está debajo para exponer la pared abdominal, que comprende fascia (tejido fibroso) y músculos.

  • Si es necesario, los músculos del abdomen se aproximan entre sí para tensar la pared abdominal. Se aplican puntos (suturas) verticalmente por el centro del abdomen, para sujetar los músculos en su nueva posición.

  • Una vez tensada la pared abdominal, la piel y la grasa se estiran hacia abajo. A continuación se extirpa el exceso de grasa y piel.

  • Es posible que el ombligo quede cubierto una vez que se tira de la piel y la grasa hacia abajo. En esos casos, se practica una incisión para que pueda verse el ombligo. Por último la piel se cose en su sitio alrededor del ombligo.

  • Cerca de las incisiones podrían colocarse unos pequeños tubos (drenajes) para dar salida al exceso de líquido que puede acumularse a medida que se cicatriza la herida.

  • Las incisiones que se hayan hecho durante la operación se cierran con suturas, adhesivo quirúrgico o ambos. Si le ponen suturas, quizás se le disuelvan por su cuenta o el médico tenga que quitárselas más adelante.

Después de la operación

Lo trasladarán a una sala de recuperación donde se despertará de la anestesia. Quizás sienta sueño o náuseas. Si le pusieron un tubo respiratorio, es posible que tenga dolor de garganta al principio. Le darán medicamentos para prevenir infecciones y controlar el dolor (analgésicos). Además, probablemente tendrá que ponerse unas prendas de compresión que reducen la hinchazón y ayudan a formar un contorno suave. Si necesita pasar la noche en el hospital, lo trasladarán a otra habitación. Cuando esté listo para irse, lo darán de alta bajo la tutela de un familiar o amigo adulto que lo llevará a casa. Pídale a alguien que se quede con usted durante los próximos días para ayudarlo a cuidarse a medida que empieza a recuperarse.

La recuperación en el hogar

Una vez que esté en casa, cumpla todas las instrucciones que le den. Su médico le dirá cuándo puede reanudar sus actividades normales. Durante su recuperación:

  • Tome todos los medicamentos que le hayan recetado exactamente según las indicaciones.

  • Si se lo recomienda el médico, camine doblando ligeramente la cintura para ayudar a proteger la pared abdominal a medida que se cicatriza.

  • Cuídese las incisiones y el apósito (vendaje) que las cubre tal como se lo haya indicado su médico.

  • No se duche durante 72 horas después de la operación, o según le indique el médico. Evite nadar, bañarse en tina, sumergirse en una jacuzzi (tina de hidromasaje) y hacer cualquier otra actividad que cubra sus incisiones con agua hasta que su médico le dé permiso para hacerlas.

  • Si su médico se lo recomienda, aplíquese una bolsa de hielo envuelta en una toalla delgada para aliviar las molestias y controlar la hinchazón. Es importante que no se deje puesta la compresa fría por demasiado tiempo, ya que si lo hace su piel podría dañarse. Póngase la compresa sobre los apósitos durante un máximo de 20 minutos a la vez, luego quítesela durante un mínimo de 20 minutos. Repita este procedimiento con la frecuencia necesaria durante las horas que pase despierto, hasta que la hinchazón comience a mejorar. No se quede dormido con la compresa fría puesta. Si no sabe cómo usar la compresa fría adecuadamente, pregúnteselo a su médico. 

  • Al ducharse, lávese los sitios de las incisiones suavemente y séqueselos con palmaditas. No aplique lociones, aceites o cremas a las incisiones hasta que estén completamente cicatrizadas.

  • No levante, empuje o jale nada que pese más de 10 libras durante por lo menos 14 días.

  • Evite hacer actividades y ejercicios enérgicos según las indicaciones. Consulte con su médico para averiguar si puede hacer ejercicios ligeros, como caminar, para mantener su peso hasta que haya sanado totalmente.

  • Póngase las prendas de compresión según las indicaciones; es importante que las use para obtener un buen resultado estético.

  • Camine por lo menos unas cuantas veces al día, pero no haga demasiado esfuerzo.

  • No maneje hasta que haya dejado de tomar analgésicos recetados y su médico le diga que puede hacerlo. Al viajar en automóvil, colóquese el cinturón de seguridad cuidadosamente de modo que no le comprima el abdomen.

Llame al médico si tiene cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Dolor de pecho extremo o dificultades para respirar (llame al 911 u otro servicio de emergencia)

  • Fiebre de 100.4°F o más alta (o según le indique su médico)

  • Irregularidad del ritmo cardíaco

  • Señales de infección en uno de los sitios de las incisiones, como mayor enrojecimiento o hinchazón, sensación de calor, empeoramiento del dolor o secreción maloliente

  • Dolor que no se alivia con analgésicos

  • Falta de orina en un plazo de 24 horas

  • Dolor, hinchazón, enrojecimiento o sensación de calor en la pierna, la pantorrilla o el muslo

Seguimiento

Tendrá citas de control con su médico para que observe cómo se está cicatrizando. Si es necesario, le quitarán los puntos o los drenajes en una de estas citas. Durante estas citas, usted y su médico pueden analizar los resultados de su operación. Si tiene alguna pregunta o inquietud, consulte con el médico.

Algunos de los riesgos y posibles complicaciones son:

  • Sangrado o infección

  • Formación de coágulos de sangre

  • Coágulos de grasa

  • Exceso de cicatrices

  • Mala cicatrización de la herida

  • Cambios de sensibilidad, como entumecimiento o dolor

  • Pigmentación anormal de la piel

  • Acumulación anormal de líquido (seroma)

  • Muerte de las células adiposas en los tejidos profundos de la piel (necrosis grasa)

  • Lesiones a los nervios, vasos sanguíneos, músculos u órganos cercanos

  • Irregularidades del contorno (forma del cuerpo)

  • Insatisfacción con los resultados estéticos

  • Riesgos relacionados con la anestesia (que el anestesiólogo le explicará)

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.