Cirugía de revisión de cicatrices - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Cirugía de revisión de cicatrices

Una cicatriz es una marca que queda después de que una herida se ha cerrado. La cirugía de revisión de cicatrices puede ayudar a mejorar el aspecto de una cicatriz o hacerla menos visible. Si la cicatriz está tensa y limita el movimiento de la piel, la cirugía de revisión puede mejorar el problema. Ninguna cicatriz se puede borrar del todo, pero la revisión quirúrgica puede mejorar su aspecto y reducir las molestias que causa. En esta hoja se explica la cirugía de revisión de cicatrices y lo que usted puede esperar que ocurra.

Tipos de cirugía

La cirugía de revisión de cicatrices se pueden realizar de diversas maneras. El método usado dependerá del tipo de cicatriz que usted tenga y del lugar que ocupa en el cuerpo. Usted y su médico hablarán de estos detalles antes de la operación. Algunos métodos que se usan con frecuencia para la cirugía de revisión de cicatrices son:

  • Injerto de piel: El tejido cicatrizal se extirpa (saca) y reemplaza por un parche de piel sana (injerto) que se toma de otra parte del cuerpo.

  • Z-plastia: Se practica una incisión con forma de Z a través del tejido cicatrizal y una parte de piel sana. (Si la cicatriz es muy grande, podría hacerse más de una incisión.) La forma de Z crea colgajos puntiagudos de piel que luego pueden cambiarse de posición para producir un aspecto y contorno más estéticos.

Preparativos para la operación

Prepárese para la operación tal como se lo hayan indicado. Además:

  • Informe a su médico de todos los medicamentos que toma, incluyendo los remedios a base de hierbas, suplementos y cualquier anticoagulante como Coumadin, Plavix o aspirina diaria. Quizás tenga que dejar de tomar algunos o todos estos medicamentos antes de la operación.

  • No coma ni beba nada, ni siquiera café, agua, chicle o mentas, durante las 8 horas anteriores a la operación o según le indique su cirujano. (Si le han indicado que tome medicamentos, trágueselos con un pequeño sorbo de agua.)

El día de la operación

Esta operación dura 2-4 horas. Quizás pueda regresar a casa el mismo día, o tal vez deba pasar 1 o más noches en el hospital.

Antes de que empiece la operación:

  • Le pondrán una sonda intravenosa en una vena del brazo o la mano para administrarle líquidos y medicamentos.

  • Le administrarán un medicamento (anestesia) para que usted no sienta ningún dolor durante la operación. Quizás le pongan sedación, que lo relajará y le dará sueño. También se administra anestesia local para dormirle la zona quirúrgica. En algunos casos se administra anestesia general, que induce un estado parecido al del sueño profundo a lo largo de la operación. Si le ponen anestesia general, podrían insertarle un tubo en la garganta para ayudarle a respirar. El anestesiólogo le explicará sus opciones.

Durante la operación:

  • Su médico le reparará la cicatriz con el método que le haya mencionado antes de la operación.

  • Lo trasladarán a una sala de recuperación donde se despertará de la anestesia. Quizás sienta sueño o náuseas. Si le pusieron un tubo respiratorio, es posible que tenga dolor de garganta al principio. Le darán medicamentos para controlar el dolor (analgésicos). Si la revisión se realizó en una zona grande, quizás tenga que permanecer en el hospital una o varias noches. Cuando esté listo para regresar a su casa, pida a un familiar o a un amigo adulto que lo lleve.

La recuperación en el hogar

Una vez en casa, siga las instrucciones que le hayan dado. Su médico le dirá cuándo puede reanudar sus actividades normales. Para facilitar su recuperación:

  • Tome todos los medicamentos que le hayan recetado exactamente según las indicaciones.

  • Si su médico se lo recomienda, aplíquese una bolsa de hielo envuelta en una toalla delgada para aliviar las molestias y controlar la hinchazón. Es importante que no se deje puesta la compresa fría por demasiado tiempo, ya que si lo hace su piel podría dañarse. Póngase la compresa sobre los apósitos durante un máximo de 10 minutos a la vez, luego quítesela durante un mínimo de 20 minutos. Repita este procedimiento con la frecuencia necesaria durante las horas que pase despierto, hasta que la hinchazón comience a mejorar. No se quede dormido con la compresa fría puesta. Si no sabe cómo usar la compresa fría adecuadamente, pregúnteselo a su médico.

  • Siga todas las instrucciones que le haya dado su médico sobre el cuidado de la incisión. Déjese puesto el apósito hasta que le digan que puede quitárselo o cambiarlo. Una vez que pueda cambiarse el apósito, hágalo cada 24 horas o con la frecuencia indicada; reemplácelo también si se moja o se ensucia. Lávese las manos antes de cambiarse el apósito.

  • Mantenga la zona quirúrgica limpia y seca. Podrá dejar que se moje al cabo de 48 horas. Enjuague la zona quirúrgica suavemente y séquela con palmaditas.

  • Para tratar de obtener un mejor resultado, mantenga la zona quirúrgica resguardada de la luz solar mientras sana. Al principio, cubra la piel en proceso de cicatrización con un apósito o con ropa. Cuando su médico le dé permiso, puede aplicarse protector solar en la zona.

Llame al médico si tiene cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Dolor de pecho o dificultades para respirar (llame al 911 u otro servicio de emergencia)

  • Fiebre de 100.4°F o más alta (o según le indique su médico)

  • Señales de infección en uno de los sitios de las incisiones, como mayor enrojecimiento o hinchazón, sensación de calor, empeoramiento del dolor o secreción maloliente

  • Sangrado o secreción de la incisión

  • Dolor que no se alivia con los analgésicos

Seguimiento

Tendrá citas de control con su médico para que observe cómo se está cicatrizando. Durante estas citas, el médico evaluará los resultados de su operación. Consulte con su médico si tiene alguna pregunta o inquietud.

Algunos de los riesgos y posibles complicaciones son:

  • Sangrado

  • Infección

  • Formación de coágulos de sangre que pueden circular hasta los pulmones, el corazón o el cerebro

  • Daños a los nervios, músculos o vasos sanguíneos

  • Cambios en la sensibilidad de la piel

  • Pigmentación anormal de la piel

  • Insatisfacción con el aspecto de la cicatriz revisada

  • Reaparición de una cicatriz queloide

  • Riesgos relacionados con la anestesia (que el anestesiólogo le explicará)

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.