Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Después de un parto vaginal

Después del nacimiento de su bebé, es posible que su cuerpo esté muy cansado. Recuperarse de un parto vaginal puede llevar tiempo. Quizás usted permanezca en el hospital o centro de maternidad de 1 a 4 días, o tal vez sólo una noche. También es posible que pueda regresar a su casa el mismo día.

Inmediatamente después del parto

Le tomarán la temperatura y la presión arterial hasta que se le estabilicen. Una enfermera u otro proveedor de atención médica la observará mientras usted descansa. Quizás tenga dolores del posparto, que son cólicos causados por el encogimiento del útero. Se usan toallas sanitarias para absorber el flujo del revestimiento uterino. Para garantizar que no esté sangrando demasiado, le revisarán la toalla sanitaria; además, una enfermera le examinará la firmeza del útero aplicándole una presión suave en el abdomen.  Si le pusieron anestesia, la vigilarán estrechamente hasta que usted pueda sentir y mover los dedos de los pies. Si tiene dolor perineal (en la zona entre la vagina y el ano), podrá aliviárselo con una compresa de hielo.

El cuidado del recién nacido

Mientras usted se encuentre todavía en el hospital o centro de maternidad, le enseñarán a cargar a su bebé en brazo y a alimentarlo. También le darán consejos sobre los cuidados de su recién nacido, cómo bañar al bebé e instrucciones para dar pecho. Si no tiene pensado amamantar, consulte con su proveedor de atención médica para averiguar sus opciones.

Preparativos para regresar a su casa

Quizás esté ansiosa por irse a su casa lo antes posible. Antes de que la dejen irse con su recién nacido, un proveedor de atención médica la examinará para garantizar que usted esté lo suficientemente sana como para cuidar su propia salud y la de su bebé. Estará lista para regresar a casa cuando:

  • Pueda caminar hasta el baño sin ayuda.

  • Pueda comer alimentos sólidos y tragar pastillas (si las necesita).

  • No tenga señales de infección u otros problemas de salud, como fiebre. 

Antes de salir del hospital o centro de maternidad, le darán instrucciones escritas sobre autocuidados en el hogar después de un parto vaginal. Asegúrese de seguir estas instrucciones atentamente. Si tiene preguntas o preocupaciones, hable con su médico.

Si le pusieron puntos

Es posible que le hayan puesto puntos en la piel cercana a su vagina. Los puntos pueden haber cerrado una episiotomía (incisión que agranda la abertura de la vagina) o reparado piel desgarrada. De cualquier forma, los puntos deberían disolvérsele en unas cuantas semanas. Hasta ese momento, mantenga limpios los puntos para ayudar a aliviar las molestias, facilitar la cicatrización y reducir su riesgo de infecciones. Podrían servirle los siguientes consejos:

  • Después de orinar o evacuar, límpiese desde adelante hacia atrás.

  • Después de limpiarse, rocíese agua tibia en la zona. O bien, tome un baño de asiento; esto significa sentarse en una tina que contiene unas cuantas pulgadas de agua tibia. Por último, séquese la zona con palmaditas o con un secador de pelo en un ajuste de baja temperatura.

  • No use jabón o ninguna solución excepto agua en la zona.

  • Puede ducharse a menos que le digan que no lo haga.

  • Cámbiese las toallas sanitarias como mínimo cada 2-4 horas.

  • Aplique compresas frías o calientes en la zona, según le indiquen sus médicos o enfermeras. Póngase una toalla delgada entre la compresa y la piel.

  • Siéntese en asientos firmes para que los puntos se estiren menos.

Visita de control posnatal

Programe una visita de control posnatal con su proveedor de atención médica para unas 6 semanas después del parto. Durante este examen le revisarán el útero y la zona vaginal. Póngase en contacto con su proveedor de atención médica si piensa que usted o su bebé tiene algún problema.

Llame a su proveedor de atención médica inmediatamente si tiene:

  • Fiebre de 100.4°F o más alta.

  • Sangrado que empapa una nueva toalla sanitaria después de una hora o que contiene coágulos grandes.

  • Enrojecimiento, flujo o dolor en la incisión peor del que tenía en el hospital.

  • Ardor, dolor, rayas rojas o una zona con nódulos en los senos.

  • Grietas, ampollas o sangre en los pezones.

  • Ardor o dolor al orinar.

  • Náusea o vómito.

  • Mareos o desmayos.

  • Sensación de tristeza extrema o ansiedad, o falta de ganas de estar con su bebé.

  • Dolor abdominal que no se alivia con medicamentos.

  • Flujo vaginal maloliente.

  • Ninguna evacuación al cabo de 5 días.

  • Enrojecimiento, sensación de calor o dolor en la parte inferior de la pierna.

 

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.