Chequeo del bebé sano: Recién nacido - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Chequeo del bebé sano: Recién nacido

El primer chequeo de su bebé tendrá lugar probablemente en el transcurso de la primera semana después de su nacimiento. En esta cita del recién nacido, el proveedor de atención médica examinará al bebé y le hará a usted preguntas sobre los primeros días que ha pasado en casa. En esta hoja se describen algunas de las cosas que puede esperar.

Mujer amamantando a un bebé recién nacido.

Desarrollo e hitos

El proveedor de atención médica le hará preguntas sobre su recién nacido y observará al bebé para hacerse una idea de su desarrollo. Para el momento de esta cita, es probable que su recién nacido esté haciendo algunas de las cosas siguientes:

  • Parpadea frente a una luz intensa

  • Intenta levantar la cabeza

  • Se menea y hace movimientos involuntarios (cada brazo y pierna debe moverse aproximadamente lo mismo; si el bebé da preferencia a uno de los lados, informe al proveedor de atención médica)

  • Se sobresalta cuando oye ruidos fuertes

Consejos para la alimentación

Es normal que, durante su primera semana de vida, un recién nacido pierda hasta un 10 % del peso que tenía al nacer. Por lo general, el bebé ha recuperado este peso para cuando cumple 2 semanas de edad. Si tiene inquietudes sobre el peso de su recién nacido, hable con el proveedor de atención médica. Para ayudar a su bebé a comer bien:

  • Alimente a su recién nacido únicamente con leche materna y/o fórmula (leche artificial). Tome su decisión junto con su proveedor de atención médica.

  • Los bebés no necesitan agua adicional entre comidas. De hecho, el agua del grifo puede ser peligrosa para los bebés. Tanto la leche materna como la fórmula tienen toda la cantidad de agua que un bebé necesita en los primeros meses de vida.

  • Durante el día, alimente al bebé como mínimo cada 2-3 horas; quizás tenga que despertarlo para darle de comer.

  • De noche, aliméntelo cada 3-4 horas. Al comienzo, despierte al bebé para alimentarlo si es necesario. Una vez que su bebé haya recuperado su peso de nacimiento, puede dejarlo dormir hasta que tenga hambre. Hable de esta posibilidad con el proveedor de atención médica de su bebé.

  • Pregunte al proveedor de atención médica si su bebé debería tomar vitamina D.

Si amamanta:

  • Una vez que le baje la leche, debe sentir los senos llenos antes de darle de comer al bebé y blandos y desinflados después. Si es así, es probable que esto signifique que su bebé está comiendo lo suficiente.  

  • Las sesiones de amamantamiento suelen durar unos 15-20 minutos. Si el bebé toma leche materna con biberón, dele 1-3 onzas en cada sesión. 

  • Es posible que los bebés amamantados quieran comer con más frecuencia que cada 2-3 horas. Si le parece que tiene hambre, puede alimentar a su bebé más a menudo. Si tiene inquietudes sobre los hábitos de amamantamiento del bebé o su aumento de peso, hable con el proveedor de atención médica. 

  • Acostumbrarse a dar pecho puede llevar cierto tiempo y quizás le cause molestias al principio. Si tiene preguntas o necesita ayuda, puede pedirle sugerencias a una consultora de lactancia.

Si alimenta al bebé con fórmula:

  • Dele una fórmula específicamente hecha para bebés. Si necesita ayuda para escoger un producto, pídale recomendaciones al proveedor de atención médica. La leche regular de vaca no es adecuada para un bebé recién nacido.

  • Dele al bebé 1-3 onzas de fórmula en cada sesión de alimentación.

Consejos para la higiene

  • Algunos recién nacidos defecan (evacúan o “se ensucian”) cada vez que comen, mientras que otros lo hacen menos a menudo; ambos patrones son normales. Cambie el pañal siempre que lo note mojado o sucio.

  • Es normal que las heces (evacuaciones o deposiciones) de un recién nacido sean amarillas, aguadas y grumosas (parecería que contienen pequeñas semillas). El color de las heces fluctúa de amarillo mostaza a amarillo claro o verde. Si las heces del bebé son de otro color, hable con el proveedor de atención médica.

  • Los niños varones deben tener un chorro fuerte de orina; si su hijo tiene un chorro débil, consulte con el proveedor de atención médica.

  • Dele baños de esponja al bebé hasta que se le caiga el cordón umbilical. Si tiene preguntas sobre el cuidado del cordón umbilical, consulte al proveedor de atención médica del bebé.

  • Una vez que se caiga el cordón umbilical, bañe al recién nacido varias veces por semana, o más a menudo si al bebé parecen gustarle los baños. Sin embargo, ya que estará limpiando al bebé cada vez que le cambie el pañal, en muchos casos no hace falta bañarlo todos los días.

  • Puede aplicar cremas o lociones suaves (hipoalergénicas) a la piel del bebé, pero evite ponérselas en las manos.

Consejos para el sueño

Los recién nacidos suelen dormir unas 18-20 horas al día. Para ayudar a su recién nacido a dormir profundamente y sin peligro:

  • Coloque siempre al bebé boca arriba para dormir, para reducir el riesgo de SIDS (abreviatura en inglés del síndrome de muerte súbita del lactante).

  • No ponga almohadas, mantas pesadas ni animales de peluche en la cuna, porque estos objetos podrían asfixiar al bebé.

  • Envolver firmemente al recién nacido en una manta puede ayudarle a sentirse seguro y a dormirse.

  • Si usted comparte su cama con el bebé, hable sobre asuntos de salud y seguridad con el proveedor de atención médica del niño.

Consejos para la seguridad

  • Para evitar quemaduras, no transporte ni beba líquidos calientes, como café, en las cercanías del bebé. Reduzca la temperatura del calentador de agua a 120 °F (49 °C) o menos.

  • No fume ni deje que otros fumen cerca de su bebé. Si usted u otros familiares fuman, háganlo afuera y nunca alrededor del bebé.

  • En general podrá sacar a su recién nacido de la casa, aunque debe evitar los lugares encerrados y llenos de gente donde pueden propagarse los microbios. Puede recibir visitas en su casa para que vean al bebé, siempre y cuando ninguno de los invitados esté enfermo.

  • Cuando salga de su casa con su bebé, evite pasar demasiado tiempo bajo la luz solar directa. Mantenga al bebé cubierto o busque un lugar sombreado.

  • En el auto, coloque al bebé siempre en una silla infantil orientada hacia atrás. Afiance la silla de seguridad al asiento trasero siguiendo las instrucciones del fabricante. No deje nunca a su bebé solo en el automóvil.

  • No deje al bebé sobre una superficie alta como una mesa, una cama o un sofá, porque podría caerse y lastimarse.

  • Es probable que los hermanos mayores quieran cargar al bebé, entretenerlo y entablar una relación con él. Esto no tiene inconvenientes con tal de que un adulto supervise las actividades.

  • Llame al médico enseguida si el bebé tiene una temperatura rectal superior a 100.4 °F.

Vacunas

Según las recomendaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), en esta cita su bebé podría recibir la vacuna de la hepatitis B si no se la aplicaron ya en el hospital.

El cansancio de los padres: un problema agotador

El cuidado de un recién nacido puede resultar extenuante desde el punto de vista físico y emocional. En este momento quizás le parezca que usted no tiene tiempo para nada más. Pero si usted se cuida bien, le será también más fácil cuidar a su bebé. Siga estos consejos:

  • Tómese un descanso. Mientras su bebé duerme, aparte un rato para atender sus propias necesidades. Acuéstese a dormir una siesta o eleve los pies y descanse. Sepa cuándo debe decir que “no” a las visitas. Haga caso omiso del desorden en su casa y posponga los quehaceres no esenciales hasta haber reposado. Dese tiempo para adaptarse a su nuevo papel de mamá o papá.

  • Coma una dieta sana. La buena nutrición le dará energía y, si usted acaba de dar a luz, también ayudará a que su cuerpo se recupere. Trate de comer una gran variedad de frutas, verduras, granos y fuentes de proteína; evite la comida “chatarra” procesada. Además, limite su consumo de cafeína, especialmente si está dando pecho; manténgase bien hidratada tomando abundante agua.

  • Acepte la ayuda de los demás. Cuidar a un nuevo bebé puede ser abrumador. No tema pedir la ayuda de otras personas. Deje que sus familiares y amigos ayuden con los quehaceres, las comidas y el lavado de ropa, para que usted y su pareja tengan tiempo de establecer vínculos afectivos con su nuevo bebé. Si necesita más ayuda, pídale otras recomendaciones al proveedor de atención médica. 

 

Próximo chequeo: _______________________________

 

NOTAS DE LOS PADRES:

 

 

 

 

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.