Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Después del bypass gástrico: recomendaciones de nutrición

Después de la cirugía de bypass gástrico, usted tendrá que aprender un nuevo modo de comer y beber. Su nuevo estómago tiene un tamaño mucho más pequeño que antes; además, posee una pequeña abertura en su parte inferior, llamada estoma. Si usted no procede con cuidado, el estoma se puede obstruir con comida. Para proteger su nuevo estómago y obtener los resultados que usted desea, es preciso que:

  • Consuma comidas muy pequeñas.

  • Coma lentamente.

  • Coma alimentos más blandos.

  • Mastique bien los alimentos.

  • Tenga presentes sus objetivos de adelgazamiento.

Es importante que se ciña al plan de alimentación que se ha elaborado para usted. La operación fue solo el primer paso; el que usted tenga éxito en perder peso dependerá de las decisiones que tome después de la operación.

Después de la operación

Durante las primeras 2-3 semanas después de la operación tendrá que consumir una dieta líquida; luego comerá solo alimentos blandos durante 2-3 semanas más. Siga las instrucciones de su proveedor de atención médica respecto a los mejores líquidos y alimentos blandos. Una vez transcurrido este período, podrá incorporar otros alimentos a su dieta.

Planificación de comidas

Después de la operación, su estómago podrá alojar sólo unas 2-4 cucharadas de comida o bebidas; aproximadamente un año más tarde, se le habrá ensanchado para contener hasta 16 cucharadas de comidas o bebidas. Dado el pequeño tamaño de su estómago, usted necesitará comer y beber mucho menos que antes de la operación, y tendrá que planificar sus comidas cuidadosamente. Es necesario que consuma comidas saludables y nutritivas. Colabore con un nutricionista para saber cómo debe comer y qué alimentos son los que más le convienen. Siga el plan de alimentación que le den. Aquí tiene algunas recomendaciones generales:

Cuánto debe comer:

  • Debe consumir 4–6 comidas pequeñas al día.

  • Consuma no más de 900 calorías al día durante los primeros 12 meses.

  • Consuma no más de 1,200 calorías después de ese período.

Qué debe comer:

  • Coma la cantidad correcta de proteína (lea la sección “Consuma suficiente proteína” más abajo).

  • Coma frutas y verduras si no le causan problemas. Quíteles las cáscaras. Cocine las verduras para que le sean más fáciles de digerir. Mastíquelas bien.

  • Elija alimentos de grano entero o agregue fibra alimentaria a sus comidas.

Qué debe evitar:

  • Evite los alimentos y las bebidas azucaradas, ya que pueden provocar el síndrome de vaciamiento rápido (lea la sección “Prevención del síndrome de vaciamiento rápido”, más abajo); además, pueden retardar su adelgazamiento o incluso hacerle aumentar de peso.

  • Limite su consumo de aceites y grasas, incluidos los alimentos fritos. El exceso de grasa puede causar náuseas, retardar su adelgazamiento e incluso hacerle aumentar de peso.

  • Evite el alcohol, ya que contiene calorías pero ningún nutriente; además, el alcohol puede retardar su adelgazamiento.

Cómo debe comer

Después de la operación, usted tendrá que tener cuidado al comer. Su estómago es muy pequeño y puede alojar sólo una pequeña cantidad de comida. Siga estas recomendaciones a la hora de las comidas:

  • No beba nada durante una comida. Podrá volver tomar líquidos 30-45 minutos después de una comida.

  • Coma en bocados pequeños. Mastique sus alimentos 20 veces antes de tragarlos. Si no puede masticar algo por completo, escúpalo; no se lo trague. Esto ayudará a impedir que se le obstruya el estoma.

  • Coma lentamente. Aparte 20-30 minutos para consumir sus comidas.

  • Deje de comer cuando sienta el estómago lleno. Comer aceleradamente o en exceso puede producir náuseas y vómito, así como dolor debajo del esternón.

  • No “pique” entre comidas. Comer bocadillos puede retardar su adelgazamiento e incluso hacerle aumentar de peso.

Prevención de complicaciones

Después de una cirugía de bypass gástrico pueden surgir complicaciones como la deshidratación, la desnutrición y el síndrome de vaciamiento rápido. Para evitarlas, usted tendrá que comer y beber cuidadosamente. Lea a continuación para saber lo que puede hacer.

Lleve un registro diario de comidas y bebidas. Anote todo lo que consuma, incluso condimentos como salsa ketchup y pepinillos picados; anote también todas las bebidas que toma, incluida el agua. Esto le ayudará a llevar la cuenta de lo que consume. 

Mantenga su hidratación. La falta de líquidos suficientes puede causar deshidratación, que tiene síntomas como sed extrema y orina de color amarillo oscuro. Su nuevo estómago puede alojar sólo una pequeña cantidad de líquido a la vez, por lo que es importante que usted tome bebidas en sorbos a lo largo del día. Tome al menos 6-8 tazas (1 taza equivale a 8 onzas) de líquidos sin azúcar todos los días. Beba lentamente. No use popotes (pajitas) ni beba directamente de las botellas, ya que esto puede producir gases dolorosos. Evite las bebidas con burbujas los primeros meses, ya que también pueden producir gas. No beba nada antes, durante o después de las comidas, ya que las bebidas pueden interferir en la digestión adecuada de los alimentos.

Coma suficiente proteína. La proteína es una parte muy importante de su nueva dieta, ya que produce una sensación de saciedad y mantiene el funcionamiento normal del cuerpo. Tendrá que consumir alimentos con mucha proteína y poca grasa con cada comida. Vaya aumentando lentamente la cantidad de proteína que consume hasta comer 60-80 gramos al día. Si come carne, asegúrese de que no esté dura o llena de grasa o tejido conectivo. Para evitar que se le obstruya el estoma, no se trague la carne si no la puede masticar a fondo.  Evite los alimentos proteínicos con alto contenido de grasa como las salchichas, el tocino, los hotdogs y la carne grasa para hamburguesas. Coma alimentos con alto contenido de proteína y poca grasa, como:

  • Pollo y pavo (pechuga)

  • Pescados y mariscos (no empanizados ni fritos)

  • Huevos, claras de huevo y sustitutos de huevo

  • Cortes magros de carne de res y cerdo

  • Productos lácteos (leche, yogur, requesón) bajos en grasa o descremados

  • Leche de soya y tofu

Aunque los frijoles, las lentejas, las verduras y las nueces también contienen proteína, no poseen todos los aminoácidos presentes en la proteína animal. Puede comer estos alimentos pero debe hacerlo además de consumir las demás proteínas animales indicadas arriba. Si tiene dificultades para satisfacer sus necesidades diarias de proteína, quizás tenga que tomar un suplemento proteínico. Si es así, asegúrese de que el suplemento no contenga azúcar (ni lactosa, si usted es intolerante a la lactosa).

Reintroduzca los alimentos poco a poco. Después de la operación, es más probable que ciertos alimentos como carnes, frutas, verduras, panes, pasta y arroz causen dolor, náuseas, vómito u obstrucción. Trate de agregar estos alimentos a su dieta uno a la vez. Mastique bien los alimentos. Si no puede tolerar un alimento, vuelva a probarlo 1-2 semanas después. Además, tenga cuidado con los alimentos lácteos ya que podrían causarle cólicos, inflamiento o diarrea después de la operación. Esto se debe a que su cuerpo puede perder la capacidad de digerir la lactosa después de la operación. Pruebe las versiones sin lactosa de los productos lácteos; también puede probar a tomar pastillas de lactasa con los productos lácteos.

Evite el síndrome de vaciamiento rápido. Después de una cirugía de bypass gástrico puede producirse una afección llamada síndrome de vaciamiento rápido. Este síndrome puede aparecer entre 30 y 60 minutos después de consumir alimentos azucarados o después de comer demasiado rápido o en cantidades excesivas de golpe. Algunos de sus síntomas son cólicos intestinales, náusea, diarrea, aceleración de la frecuencia cardíaca y sudoración. Los síntomas suelen desaparecer en 15 a 30 minutos o incluso más rápido si se toma 1 taza de agua a sorbos. Quizás quiera descansar posteriormente. Unas horas después tal vez tenga más síntomas, como un bajo nivel de azúcar en la sangre que puede producir temblores y ansiedad. El azúcar es la causa más común de vaciamiento rápido. Podrá prevenir el síndrome de vaciamiento rápido si mantiene una dieta baja en azúcar, en la que evite:

  • Alimentos azucarados como caramelos, chocolate, chicle endulzado, yogur endulzado (que también puede ser el congelado), cereales azucarados, dulces horneados, helado y fruta seca

  • Bebidas azucaradas como refrescos de soda, jugo de fruta y café y té con azúcar o almíbar con sabores

  • Condimentos azucarados como la mermelada, la miel y el almíbar

Lea las etiquetas de los alimentos y bebidas para ver si contienen azúcar. Busque azúcares, edulcorantes, almíbares, jugo de caña, agave, maltodextrina y palabras que terminen en “osa”. Puede sustituir el azúcar por edulcorantes artificiales como el aspartamo, la sacarina, la stevia y la sucralosa.

Tome vitaminas y suplementos de minerales. Después de la operación, su cuerpo no podrá absorber de los alimentos todas las vitaminas y minerales que usted necesita. Algunos síntomas de la carencia de vitaminas y minerales en el cuerpo (desnutrición) son cansancio, hinchazón de los tobillos o pérdida excesiva del pelo. Con el tiempo, las deficiencias de vitaminas y minerales pueden provocar graves problemas de salud. Para evitar esto, será necesario que usted tome suplementos de vitaminas y minerales todos los días por el resto de su vida. Algunos de los suplementos son:

  • Un multivitamínico con minerales masticable (1-2 pastillas al día; tómelas justo antes de comer)

  • Citrato de calcio con vitamina D (1,200 mg diarios; tómelo justo antes de comer)

  • Otros suplementos que le indique su proveedor de atención médica

Cuándo debe llamar al médico

Llame a su médico si tiene cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Dolor, náuseas o vómito que no desaparecen después de comer o beber algo

  • Diarrea que no desaparece

  • Dolor en la parte alta de la espalda, el pecho, el hombro izquierdo o la línea de la mandíbula

  • Confusión, depresión o cansancio fuera de lo habitual

  • Necesidad de orinar más de lo acostumbrado

  • Dificultades para orinar

  • Ardor, dolor o sangrado al orinar

  • Hipo que no desaparece

  • Sudores nocturnos

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.