Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Chequeo del niño sano: 18 meses

En el chequeo de los 18 meses, el proveedor de atención médica examinará al niño y le hará a usted preguntas sobre cómo van las cosas en casa. En esta hoja se describen algunas de las cosas que puede esperar.

Mujer que da marcha atrás al automóvil mientras otra mujer se para de manera segura cerca con una niña pequeña de la mano.

Desarrollo e hitos

El proveedor de atención médica le hará preguntas sobre su hijo y observará al niño para hacerse una idea de su desarrollo. Para el momento de esta cita, es probable que su hijo esté haciendo algunas de las cosas siguientes:

  • Habla con un vocabulario de hasta 10-20 palabras (no se preocupe si su hijo apenas está comenzando a hablar)

  • Usa una cuchara o tenedor

  • Le informa de sus necesidades

  • Sigue órdenes de 2 pasos (como “ve para el cuarto y tráeme un juguete”)

  • Corre y se sube a objetos

  • Apila o alinea los juguetes y otros artículos

  • Se vuelve más porfiado (por ejemplo, llora sin motivo aparente, se enoja o se porta mal)

Consejos para la alimentación

Quizás haya notado que su hijo se está volviendo más quisquilloso con la comida; esto es normal. La cantidad que su hijo coma en una comida o un día es menos importante que sus hábitos a lo largo de varios días o semanas. También es normal que un niño de esta edad se vea más delgado y tenga menos grasa, siempre y cuando no pierda peso. Si tiene preocupaciones sobre el peso o los hábitos de alimentación de su hijo, menciónele estos temas al proveedor de atención médica. Aquí tiene unos consejos para alimentar a su hijo:

  • En las comidas, siga sirviendo una diversidad de alimentos en trocitos que pueden comerse con las manos. Sea persistente al ofrecer nuevos alimentos; en muchos casos hay que intentarlo varias veces antes de que al niño empiece a gustarle un nuevo sabor.

  • Si a su hijo le da hambre entre comidas, ofrézcale alimentos sanos como trocitos de verduras y frutas, queso, mantequilla de cacahuate (maní) y galletas saladas (crackers). Reserve los chips de paquete o las galletas para dárselos como premio especial.

  • Quizás su hijo prefiera comer pequeñas cantidades a menudo durante el día, en lugar de sentarse a consumir una comida completa; esto es normal.

  • No obligue a su hijo a comer. Un niño de esta edad se alimenta cuando tiene hambre, y quizás coma más unos días que otros.

  • Su hijo debería tomar unas 15-20 onzas de leche entera al día; no es saludable que beba más leche que esta cantidad. La leche no debe sustituir a las comidas.

  • Además de la leche, la mejor bebida es el agua. Puede tomar 4-6 onzas diarias (como máximo) de jugo de frutas al 100%. No le dé refrescos (gaseosas) a su hijo.

  • No deje que su hijo camine de un lado a otro mientras come, porque esto constituye un peligro de atragantamiento y puede hacer que el niño coma excesivamente cuando crezca.

Consejos para la higiene

  • Cepíllele los dientes a su hijo al menos una vez al día o, idealmente, dos veces (por ejemplo, después del desayuno y antes de acostarlo). Use agua y un cepillo de dientes con cerdas suaves para bebés.

  • Pregúntele al proveedor de atención médica cuándo debe llevar al niño al dentista por primera vez.

Consejos para el sueño

Para cuando tiene 18 meses, es posible que su hijo haga sólo 1 siesta y probablemente duerma 10-12 horas de noche. Si su hijo duerme más o menos que esto pero parece estar bien de salud, no se preocupe. Para ayudar a su hijo a dormir:

  • Asegúrese de que su hijo haga suficientes actividades durante el día. Recuerde: ¡un niño activo es un niño cansado! Si necesita ideas sobre tipos de juegos activos, consulte con el proveedor de atención médica.

  • Todas las noches, siga una rutina para la hora de acostarse; por ejemplo, cepillarse los dientes y luego leer un libro. Procure que el niño se acueste a la misma hora todas las noches.

  • No acueste a dormir a su hijo con ninguna bebida que no sea agua.

  • Sea consciente de que su hijo ya no necesita ser alimentado de noche. Si el niño se despierta por la noche, está bien que lo deje llorar un rato.

  • Si a su hijo le cuesta trabajo dormir toda la noche, pídale consejos al proveedor de atención médica.

Consejos para la seguridad

  • No deje que su hijo juegue afuera sin supervisión. Enséñele a tener mucho cuidado cerca de vehículos. Su hijo debe tomar siempre la mano de un adulto al cruzar la calle o caminar por un estacionamiento.

  • Proteja a su niño contra las caídas instalando rejillas resistentes en las ventanas y barreras en las partes superiores e inferiores de las escaleras. Supervise al niño en las escaleras.

  • Las piscinas deben tener una cerca a su alrededor; las rejas o puertas que conducen a la piscina deben estar cerradas con llave.

  • A esta edad, los niños son muy curiosos y corren el riesgo de meterse en situaciones que pueden ser peligrosas. Ponga cierres de seguridad en las puertas de los armarios y asegúrese de que ciertos productos químicos, como limpiadores y medicamentos, estén fuera del alcance del niño.

  • Esté pendiente de cualquier objeto que sea lo suficientemente pequeño como para causar atragantamiento. Como regla general, un objeto lo suficientemente pequeño como para caber en un tubo de papel higiénico puede atragantar a su niño.

  • En el auto, siente siempre al niño en una silla infantil en el asiento trasero; lo más seguro es colocarlo mirando hacia atrás hasta que cumpla 2 años. Si tiene preguntas, diríjase al proveedor de atención médica.

  • Enseñe a su hijo a tratar a los perros, gatos y otros animales con delicadeza y cuidado. Supervise siempre al niño cuando hay animales, incluso las mascotas de la familia.

  • Guarde este teléfono del centro de control de envenenamientos en un lugar fácil de ver, como pegado al refrigerador: 800-222-1222.

Vacunas

Según las recomendaciones de la American Association of Pediatrics, en esta cita su hijo podría recibir las siguientes vacunas:

  • Difteria, tétano y tos ferina

  • Hepatitis B

  • Gripe (flu)

  • Sarampión, paperas (parotiditis) y rubéola

  • Poliomielitis

  • Varicela

Prepárese para la fase de “dar la guerra”

Es probable que haya oído relatos sobre niños que, a partir de los 2 años de edad, se vuelven muy fastidiosos y “dan la guerra” (en inglés, terrible twos). De hecho, quizás ya haya comenzado a notar cambios de comportamiento en su hijo. Aquí tiene algunas de las cosas que puede esperar, así como consejos para superar las situaciones:

  • Si hijo se volverá más independiente y porfiado. Es frecuente que quiera “tantear los límites” para saber hasta dónde puede llegar. Quizás usted escuche la palabra “no” con frecuencia, ¡incluso cuando el niño quiere decir que sí! Hable con claridad y sea consecuente. Tenga en mente que usted es la mamá o el papá y es el que manda.

  • A esta edad muchos niños no tienen el vocabulario para pedir lo que quieren. En vez de eso, quizás respondan con frustración lloriqueando, llorando, gritando, pataleando, mordiendo o golpeando. Según cuál sea la personalidad del niño, quizás tenga arrebatos de ira de vez en cuando o con frecuencia; estos berrinches disminuirán a medida que el niño aprenda a expresarse con palabras, y muchos duran sólo unos minutos. (Si los arrebatos de su hijo duran mucho más que esto, consulte con el proveedor de atención médica.)

  • Haga todo lo posible por ignorar los berrinches. Asegúrese de que el niño esté en un lugar seguro y vigílelo estrechamente, pero no le diga nada hasta que se le haya pasado la rabieta. De esta forma, el niño aprenderá que los arrebatos de ira no son la única manera de atraer la atención.

  • Mantenga la calma y evite enojarse. Recuerde: usted es la persona adulta. Dé un buen ejemplo de cómo comportarse en momentos de frustración. No le pegue o grite nunca a su hijo durante o después de un berrinche.

  • Cuando quiera que su hijo deje de hacer lo que está haciendo, trate de distraerlo con una nueva actividad u objeto. También puede probar a tomar al niño en brazos y llevarlo a otro lugar.

  • Escoja sus luchas: no todas las situaciones merecen un conflicto. Los asuntos son más importantes si peligra la salud del niño o de otra persona.

  • Consulte con el proveedor de atención médica para que le dé otros consejos sobre cómo lidiar con el comportamiento de su hijo.

 

Próximo chequeo: _______________________________

 

NOTAS DE LOS PADRES:

 

 

 

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.