Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Chequeo del niño sano: 12 meses

En el chequeo de los 12 meses, el proveedor de atención médica examinará al niño y le hará a usted preguntas sobre cómo van las cosas en casa. En esta hoja, se describen algunas de las cosas que puede esperar.

Bebé de pie sosteniéndose de un mueble y jugando con un juguete.

Desarrollo e hitos

El proveedor de atención médica le hará preguntas sobre su hijo y observará al niño para hacerse una idea de su desarrollo. Para el momento de esta cita, es probable que su hijo esté haciendo algunas de las siguientes cosas:

  • Se pone de pie tomándose de algo

  • Se mueve apoyándose en el sofá u otros muebles (esto es lo que se conoce como “cruising”, en inglés, o “caminar lateralmente”)

  • Da pasos sin ayuda

  • Comienza a entender lo que dicen

  • Disfruta juegos sencillos como el escondite

  • Sostiene una taza o biberón sin ayuda

  • Dice “mamá” y “papá” (generalmente no dirigiéndose a una persona en particular)

Consejos para la alimentación

A los 12 meses, es normal que un niño consuma tres comidas y algunos refrigerios al día. Si su hijo no quiere comer, está bien. Aliméntelo a la hora de la comida y, luego, el niño comerá cada vez que tenga hambre. No lo obligue a comer. Para ayudar a su hijo a comer bien:

  • Vaya dándole gradualmente leche entera en lugar de alimentarlo con leche materna o fórmula. Si lo está amamantando, siga haciéndolo o vaya disminuyendo la frecuencia según usted y el niño vayan sintiéndose listos, pero también comience a darle leche entera.

  • Los alimentos sólidos deben ser la fuente principal de nutrientes para su hijo. La leche debe considerarse una bebida y no una comida completa.

  • Comience a reemplazar el biberón por un vaso con popote para todos los líquidos. Propóngase desacostumbrar al niño del biberón para cuando haya cumplido 15 meses.

  • Evite los alimentos que podrían atragantar a su hijo, como los trozos de comida que tienen el tamaño y la forma de la garganta del niño. Por ejemplo, los trozos de perros calientes (“hot dogs” en inglés) y salchichas, los dulces o caramelos duros, las nueces, los vegetales crudos y las uvas enteras. Pregúntele al proveedor de atención médica qué otros alimentos debe evitar.

  • Hable con su médico acerca de darle a su niño/a pescado, mariscos, nueces, mantequilla de cacahuate, fresas, frambuesas o claras de huevo, sobre todo si hay antecedentes familiares de alergias a ciertos alimentos.

  • A los 12 meses ya puede darle miel a su hijo.

  • Pregúntele al proveedor de atención médica si su bebé necesita suplementos de flúor.

Consejos para la higiene

  • Si su hijo tiene dientes, cepílleselos al menos dos veces al día (por ejemplo, después del desayuno y antes de acostarlo). Use agua y un cepillo de dientes con cerdas suaves para bebés.

  • Pregúntele al proveedor de atención médica cuándo debe llevar al bebé al dentista por primera vez.

Consejos para el sueño

A esta edad, es probable que su hijo haga siestas de entre una y tres horas al día y duerma entre 10 y 12 horas de noche. Si su hijo duerme más o menos que esto pero parece estar bien de salud, no se preocupe. Para ayudar a su hijo a dormir:

  • Acostúmbrelo a hacer las mismas cosas todas las noches antes de acostarse. Tener una rutina para la hora de acostarse ayudará al niño a aprender cuándo ha llegado el momento de irse a dormir. Procure que el niño se acueste a la misma hora todas las noches.

  • No acueste a dormir a su hijo con ninguna bebida.

  • Asegúrese de que el colchón de la cuna esté colocado a la altura más baja, para evitar que su hijo se ponga de pie y se encarame o se caiga. Si a pesar de esto su hijo puede encaramarse fuera de la cuna, instale una malla de protección encima de la cuna, ponga el colchón en el piso o cambie a una cama con barandas más altas. 

  • Si a su hijo le cuesta trabajo dormir toda la noche, pídale consejos a su proveedor de atención médica.

Consejos de seguridad

A medida que su hijo vaya moviéndose más y más, es indispensable que lo supervise atentamente. Sepa siempre lo que está haciendo su hijo; puede ocurrir un accidente en una fracción de segundo. Para proteger la seguridad del niño: 

  • Si aún no lo ha hecho, compruebe que su casa sea un lugar seguro para los niños. Si su hijo se toma de los muebles o camina lateralmente sosteniéndose de diferentes objetos (“cruising”, en inglés), asegúrese de que los objetos grandes, tales como los gabinetes y los televisores, estén bien sujetos a su base de apoyo o a la pared. De lo contrario, podrían caerse encima del niño. Aleje cualquier objeto que pueda lastimar al niño, de modo que quede fuera de su alcance. Tenga cuidado con artículos tales como manteles y cables, de los que el niño podría jalar. Haga una revisión de seguridad de cualquier zona en la que su hijo pase tiempo.

  • Proteja al niño contra las caídas instalando rejillas resistentes en las ventanas y barreras en las partes superiores e inferiores de las escaleras. Supervise al niño en las escaleras.

  • No deje que su bebé sujete nada que sea pequeño y pueda atragantarlo si llegase a ponérselo en la boca, como juguetes, alimentos sólidos y objetos que el niño encuentre en el suelo mientras gatea o camina tomado de los muebles. Como regla general, si un objeto es tan pequeño como para caber en un tubo de papel higiénico, entonces, puede atragantar a su hijo.

  • En el automóvil, siente siempre al niño en el asiento trasero, en una silla infantil que mire hacia atrás. Incluso aunque su hijo pese más de 20 libras (9 kg), la silla infantil debería seguir mirando hacia atrás. De hecho, lo más seguro es colocarlo mirando hacia atrás hasta que cumpla dos años. Hable con su proveedor de atención médica si tiene alguna pregunta.

  • A esta edad a muchos niños se les despierta la curiosidad por los perros, los gatos y otros animales. Enseñe a su hijo a tratar a los animales con delicadeza y cuidado. Supervise siempre al niño cuando hay animales, incluso las mascotas de la familia.

  • Guarde este número de teléfono del centro de control toxicológico en un lugar fácil de ver, como puede ser la puerta del refrigerador: 800-222-1222.

Vacunas

Según las recomendaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades ("CDC", por sus siglas en inglés), en esta visita su hijo podría recibir las siguientes vacunas:

  • Difteria, tétanos y tos ferina

  • Haemophilus influenzae tipo b

  • Hepatitis A

  • Hepatitis B

  • Influenza (gripe)

  • Sarampión, paperas (parotiditis) y rubéola

  • Antineumocócica

  • Poliomielitis

  • Varicela

Cómo elegir el calzado

Si su hijo de un año está comenzando a gatear o desplazarse apoyado de los muebles, ya falta poco para que empiece a caminar. Este es el momento de adquirir un buen par de zapatos. Siga estos consejos:

  • Para asegurarse de comprar zapatos que calcen bien, pídale a un empleado que le mida los pies a su hijo. No compre zapatos que sean demasiado grandes, para que “le calcen bien cuando su hijo crezca”. Si los zapatos no tienen el tamaño adecuado, le será más difícil caminar.

  • Busque zapatos con suelas blandas y flexibles.

  • Evite los contrafuertes altos y el cuero rígido porque pueden ser incómodos y producirle dificultades para caminar.

  • Escoja zapatos que sean fáciles de poner y quitar, pero que al niño no se le salgan de los pies accidentalmente. Los mocasines o las zapatillas atléticas con cierres de Velcro son buenas opciones. 

  • Guarde los zapatos para usarlos fuera de casa, ya que a su hijo puede que le resulte más fácil aprender a caminar andando descalzo. 

 

Próximo chequeo: _______________________________

 

NOTAS DE LOS PADRES:

 

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.