La vida al regresar de una guerra: cómo superar un trastorno de ansiedad - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

La vida al regresar de una guerra: cómo superar un trastorno de ansiedad

Usted estuvo sometido a mucho estrés en los combates de guerra. Estaba en un lugar extraño, lejos de su casa y de su familia, y bajo la amenaza de peligros constantes. Tal vez le hayan ordenado hacer cosas que le resultaron muy difíciles o inesperadas. La cultura militar puede ser muy exigente, con días largos, noches cortas y poco tiempo para los sentimientos. La valentía es algo que se da por supuesto. La ansiedad es una respuesta saludable a este tipo de estrés. Pero el exceso de ansiedad puede convertirse en un problema, ya que puede desencadenarse en momentos inadecuados o incluso hacerse permanente. Esto produce malestar físico y emocional. Para algunas personas, la ansiedad puede subir a niveles tan altos que llega a interferir en la vida cotidiana, el trabajo o los estudios y las relaciones personales. Cuando la ansiedad se convierte en una parte tan dominante de la vida, se denomina trastorno de ansiedad.

Hombre que habla con un proveedor de atención médica.

Por qué la ansiedad es una reacción protectora

La ansiedad es una forma extrema de inquietud y estrés. Cuando una persona se ve amenazada, a menudo no tiene tiempo para decidir cómo debe reaccionar. Los mecanismos automáticos de defensa del organismo toman el control y producen una gran cantidad de hormonas de la ansiedad que causan ciertas reacciones físicas y emotivas. El corazón late con más fuerza. Los músculos se tensan. La persona tiembla o suda, y siente una inquietud o un miedo muy intenso. Estas sensaciones y emociones le alertan del peligro y le ayudan a reaccionar con rapidez. En respuesta a una amenaza, la ansiedad lo condiciona a hacer lo que necesita para protegerse.

Cuando la ansiedad se convierte en un problema

En una zona de guerra, usted vive en un nivel de alerta muy alto. Aunque no haya ninguna amenaza inmediata, el peligro puede presentarse en cualquier momento. Es posible que esté inquieto por su propia seguridad y por la de sus compañeros. En estas condiciones, es natural que tenga ansiedad. Pero la sensación de ansiedad puede continuar después de que haya dejado la zona de guerra. Incluso después de que haya regresado a casa podría estar en alerta constante, o bien tener ansiedad acerca de problemas menores. Esta ansiedad sin motivo aparente puede dificultarle la vida e impedirle que la disfrute. Si esto es lo que le está ocurriendo a usted, es posible que tenga un trastorno de ansiedad. Las personas con un trastorno de ansiedad pueden:

  • Tener ataques de pánico. Un ataque de pánico es una reacción de ansiedad repentina e intensa que incluye también síntomas físicos (como dificultad para respirar) y un fuerte deseo de escapar. Es posible que de pronto se sienta como acorralado, o completamente solo, aunque esté en un espacio público abierto. La mayoría de los ataques de pánico comienzan repentinamente, sin motivo aparente, y duran entre 5 y 20 minutos. Durante uno de estos ataques, usted podría pensar que está teniendo un ataque cardíaco, volviéndose loco o muriéndose.

  • Sensación de ansiedad continua. Podría sentirse preocupado sobre el dinero, sus familiares y amigos, su trabajo, la guerra o el mundo en general. Incluso es posible que no esté seguro de la causa de su ansiedad. Sea cual sea la causa de su inquietud, usted tiene un fuerte temor de que le va a ocurrir lo peor. Esta ansiedad generalizada afecta la calidad de vida e impide funcionar normalmente.

  • Sentir ansiedad intensa en ciertas situaciones. Por ejemplo, tal vez tenga miedo en los lugares oscuros o cerrados. Estos temores, a veces llamados fobias, podrían (o no) estar relacionados con algo que le ocurrió en la guerra. Para escapar a la ansiedad, tal vez intente evitar la situación que la desencadena, lo cual puede tener un impacto serio en su vida.

  • Sentir una necesidad imperiosa de actuar al tener pensamientos que le provocan ansiedad. En ocasiones, un trastorno de ansiedad puede hacer que ciertos pensamientos invadan su mente. Usted sabe que se trata de pensamientos irracionales, pero sigue sintiendo una necesidad compulsiva y a menudo morbosa de realizarlos. Por ejemplo, tal vez revise constantemente las puertas para asegurarse de que estén cerradas con llave. O es posible que camine alrededor de la casa para cerciorarse de que nadie lo esté vigilando. Esto ayuda a aliviar la ansiedad, pero puede interferir mucho con su vida cotidiana.

Síntomas de los trastornos de ansiedad

La ansiedad hace que se sienta preocupado y temeroso, y también puede producir síntomas físicos. De hecho, muchas personas con trastornos de ansiedad van primero al médico para determinar si tienen un problema físico. Los síntomas pueden consistir en:

  • Latidos cardíacos demasiado fuertes o rápidos

  • Falta de aire al respirar

  • Dolor en el pecho

  • Mareos o sensación de aturdimiento

  • Nerviosismo o problemas para dormir

  • Tensión muscular, especialmente en el cuello y los hombros

  • Náuseas o problemas estomacales

  • Dolores de cabeza

  • Hablar demasiado rápido

  • Temblores

  • Sensación de irritabilidad y estar con los nervios de punta todo el tiempo

  • Dificultad para concentrarse

El tratamiento le ayudará a recuperar su vida normal

Tal vez usted piense que pedir ayuda es un signo de debilidad. En realidad, tomar las medidas necesarias para mejorar su vida requiere mucha valentía. Con un tratamiento adecuado, la mayoría de las personas aprenden a controlar su ansiedad. Su tratamiento puede consistir en sesiones de asesoría psicológica, durante las cuales hablará con un profesional capacitado sobre su ansiedad y los problemas relacionados con ella. También es posible que le receten medicamentos. Para muchas personas con trastornos de ansiedad, el tratamiento incluye medicamentos y asesoría.

  • La asesoría psicológica implica trabajar con un profesional capacitado para entender mejor su ansiedad y aprender las técnicas necesarias para manejarla. Se ha demostrado que muchos tipos de asesoría psicológica son tratamientos eficaces para los trastornos de ansiedad. En las sesiones de asesoría psicológica usted aprenderá nuevas maneras de responder a los pensamientos, emociones y recuerdos que le provocan ansiedad. Esto puede mejorar sus síntomas y ayudarle a cambiar la manera en que reacciona a las situaciones que le crean ansiedad. La asesoría psicológica puede hacerse en sesiones individuales o en terapia de grupo con otras personas que han participado en combates de guerra.

  • Es posible que le receten medicamentos. Algunos medicamentos se usan solamente durante un breve período para tratar los síntomas inmediatos, mientras que otros se toman a largo plazo para intentar mejorar su estado de ánimo con el tiempo. Es posible que al principio sea necesario modificar los medicamentos y las dosis. Informe a su proveedor de atención médica del efecto que le produce un medicamento. De esta forma, podrán colaborar para encontrar el tratamiento más adecuado para usted. Recuerde que podría necesitar varias semanas antes de notar el efecto completo de los medicamentos sobre su estado de ánimo. Si no nota ningún cambio al principio, quizá sea cuestión de esperar más tiempo. Pero si no ha obtenido resultados después de las primeras semanas, informe a su médico.

Hacia el futuro

Los trastornos de ansiedad le afectan las emociones, la salud y la vida. Tenga la certeza de que el tratamiento le ayudará a mejorarse. Dar el primer paso puede ser difícil, pero una vez que empiece su tratamiento y vea cuánto le puede mejorar la vida, se alegrará de haberlo hecho. Para obtener más información, hable con su médico o su coordinador de salud mental de la Veterans Administration (VA). También puede consultar las páginas de internet de Anxiety Disorders Association of America en www.adaa.org.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.