La vida al regresar de una guerra: cómo superar la depresión - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

La vida al regresar de una guerra: cómo superar la depresión

El regreso a casa después de participar en una guerra puede ser una experiencia feliz y al mismo tiempo llena de dificultades. Es normal que tenga sentimientos contradictorios durante este período. Pero ¿se está dejando dominar por la tristeza, la culpa y la desesperación? Es posible que se sienta solo, como si nadie pudiera entender por lo que ha atravesado. Relacionarse con otras personas puede parecerle un esfuerzo enorme, y tal vez prefiera quedarse en casa solo. O quizá se sienta perdido y se pregunte incluso si la vida vale la pena. Este tipo de pensamientos y emociones pueden ser señal de depresión. La depresión es una enfermedad real, y no algo de lo que haya que avergonzarse. Pero por muy mal que usted se sienta en este momento, recuerde que el tratamiento puede ayudarle a encontrar de nuevo la felicidad.

Hombre hablando con un consejero.

¿Qué es la depresión?

La depresión es algo más que tener un mal día o sentirse desanimado durante un breve período. Se trata de un trastorno del estado de ánimo en el que la persona se siente triste y desesperanzada durante semanas o meses. Suele empezar cuando se enfrenta a cambios estresantes en su vida, como ser enviado al frente o regresar a casa tras haber estado en zonas de combate. Adaptarse a estos cambios drásticos puede resultar difícil, y es normal que uno se sienta triste o enojado al principio. Estos sentimientos normalmente se van aliviando a medida que usted trata de lidiar con el estrés y de acostumbrarse a los cambios. Si tiene depresión, la tristeza y la desesperanza no desaparecen, sino que se convierten en una parte importante de su vida y obstaculizan el desempeño de sus tareas diarias. Es necesario tratamiento para volver a equilibrar su vida.

¿Por qué me pasa esto precisamente a mí?

Su participación en combates de guerra le ha producido mucho estrés. Tal vez sienta tristeza por los amigos que murieron, o enojado por los cambios que se produjeron en su hogar durante su ausencia, o quizá se sienta culpable o afligido acerca de la guerra. O bien podría estar tratando de adaptarse a lesiones físicas que han producido cambios importantes en su vida. Este tipo de problemas puede causar depresión. La depresión también puede ser hereditaria, y puede empeorar con el consumo de drogas, alcohol o ciertos medicamentos. Independientemente de lo que le haya ocurrido, recuerde que la depresión no es culpa suya. En vez de culparse a sí mismo, trate de concentrarse en cambiar su situación para poder empezar a sentirse mejor.

Efecto de la depresión sobre el estado de ánimo

Si está deprimido, usted se sentirá infeliz, desanimado o triste la mayor parte del tiempo, y perderá el interés por los pasatiempos, las actividades y las personas con cuya compañía solía disfrutar. Probablemente se sentirá despreciable, culpable o desesperanzado, y deseará estar solo y aislarse de sus familiares y amigos. También es posible que se muestre irritable con la gente que está a su alrededor.

Efectos de la depresión sobre el organismo

La depresión no solo puede afectar negativamente su estado de ánimo, sino también su salud física. La depresión puede:

  • Producir cansancio.

  • Dificultar la función de ciertas facultades mentales como la memoria, la concentración y la capacidad de tomar decisiones.

  • Producir nerviosismo e inquietud.

  • Causar problemas para dormir (insomnio) o producir demasiado sueño.

  • Cambiar el apetito.

  • Provocar dolores de cabeza, de estómago u otros malestares.

Tratamiento para la depresión

Aunque millones de personas tienen depresión, ninguna de ellas es exactamente igual que usted. Por lo tanto, usted y su proveedor de atención médica deben colaborar para encontrar el tratamiento más adecuado a sus necesidades. Los medicamentos antidepresivos y la asesoría psicológica son dos tratamientos comunes para la depresión. El mejor tratamiento suele consistir en una combinación de ambos.

  • Los medicamentos antidepresivos ayudan a aliviar los síntomas, y pueden tardar varias semanas en empezar a mejorar el estado de ánimo. Si al principio no parece que funcionen, es posible que necesite más tiempo, o tal vez deba probar con distintos medicamentos o dosis hasta encontrar la combinación que le dé el resultado deseado. Continúe tomando sus pastillas todos los días siguiendo las indicaciones que le hayan dado. Asegúrese de que el médico sepa cómo se siente con el medicamento, para que pueda modificarlo en caso necesario. Nunca cambie su dosis ni deje de tomar un medicamento sin antes consultar con su médico. Cuando llegue el momento de dejar de tomar los antidepresivos, esto debe hacerse de forma gradual para que el cuerpo tenga tiempo de adaptarse.

  • La asesoría psicológica puede ser muy eficaz en el tratamiento de la depresión. Este tratamiento es una excelente manera de entender mejor sus propios pensamientos y emociones. Hablar con un profesional capacitado puede hacer sus problemas menos abrumadores y ayudarle a resolverlos y a mejorar su relación con los demás. La terapia contra la depresión suele realizarse en sesiones individuales, aunque también se puede hacer en grupos. Pregunte a su proveedor de atención médica cuáles son las formas de terapia disponibles para que pueda escoger la más adecuada a sus necesidades.

Cuide su propia salud

Las personas con depresión suelen perder la motivación para cuidarse a sí mismas, lo cual termina por agravar sus problemas. Durante el tratamiento, es importante que recuerde lo siguiente:

  • Haga ejercicio. El ejercicio es una manera excelente de cuidar su cuerpo, y los estudios médicos indican que también ayuda a combatir la depresión. Si tiene una lesión o algún tipo de requisito especial, hable con su proveedor de atención médica para averiguar cómo puede hacer ejercicio de forma segura.

  • Evite las drogas y el alcohol. Es posible que le proporcionen alivio a corto plazo pero, a largo plazo, simplemente agravarán sus problemas.

  • Obtenga el apoyo de sus familiares y amigos. No se aísle de sus seres queridos. Dígales a sus familiares y amigos lo que pueden hacer para ayudarlo. Mantenerse en contacto con los amigos que tuvo en el ejército también puede significar una gran diferencia. 

  • Trate de reducir el estrés. Pida a su proveedor de atención médica que le recomiende ejercicios y técnicas de relajación para aliviar el estrés.

  • Coma bien. Una dieta sana y bien equilibrada ayuda a mantener la salud de su cuerpo.

  • Posponga las decisiones importantes. La depresión puede ofuscar su juicio, por lo que es importante que espere hasta que se sienta mejor antes de tomar decisiones importantes, como un cambio de trabajo, mudanza, matrimonio o divorcio.

  • Participe en las actividades que le gustan. Con la depresión, es posible que no desee salir y que no tenga la energía ni el interés por hacer lo que le gusta. Pero mantenerse activo y relacionado con los demás le ayudará realmente a superar la depresión. En vez de quedarse sentado en casa, haga un esfuerzo por salir y hacer algo que le guste.

Usted no está solo

Recuperarse de una depresión es un proceso que toma su tiempo. No se desanime si no se siente mejor de inmediato; y no se aísle, ya que esto solamente empeoraría las cosas. Trate, por el contrario, de salir y participar en actividades entretenidas. Acepte ayuda de las personas que se preocupan por usted y hable abiertamente con aquellas en quienes puede confiar. No todo el mundo será capaz de entender lo que usted sintió en los combates de guerra, pero podrán escucharlo y darle apoyo. Mantenerse en contacto con los amigos que tuvo en el ejército puede ser especialmente útil. Para mayor información y recursos, visite la sección sobre depresión en el sitio web de la Veterans Administration(VA) en la siguiente página: www.mentalhealth.va.gov/depression.asp

Si tiene pensamientos suicidas

¿Tiene la sensación de que ya no puede aguantar más? Recuerde que este período pasará, y que hay muchas maneras de aliviar este dolor y lidiar con los problemas de su vida. Si está pensando en hacerse daño a sí mismo o a otros, por favor hable de inmediato con su proveedor de atención médica, su coordinador para la prevención de suicidios de la VA, o un amigo o familiar. También pude visitar la página www.suicidepreventionlifeline.org/veterans o llamar al 1-800-273-8255 y marcar el “1” para dirigir su llamada al Veterans Suicide Prevention Hotline.

 

 

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.