Print

Doctors and providers who treat this condition

  

En qué consiste la esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple (MS, por sus siglas en inglés) es una enfermedad que ataca el cerebro y la médula espinal. Desafortunadamente, no existe una cura para la MS. Sin embargo, mucha gente que tiene esta afección puede controlar los síntomas y llevar una vida activa y saludable. Siga leyendo para aprender más sobre la MS y sus tratamientos.

Neurona cubierta con revestimiento normal de mielina junto a otra neurona con la mielina dañada. La flecha grande muestra un mensaje claro que viaja por la neurona normal. La flecha pequeña, ondulante, muestra el mensaje, que se vuelve más lento, en la neurona dañada.

¿Qué es la MS?

El cerebro es el centro de control del cuerpo y cada una de sus partes controla funciones específicas, como el movimiento, el equilibrio, las sensaciones y el razonamiento. El cerebro controla dichas funciones enviando y recibiendo mensajes a través de los nervios, que están recubiertos por una capa de protección llamada mielina. La MS destruye la mielina que recubre los nervios del cerebro y de la médula espinal. Debido a la pérdida de esa capa, los mensajes que viajan por los nervios afectados se transmiten más lentamente o dejan de transmitirse y, como consecuencia, aparecen los síntomas de la MS.

Causas y factores de riesgo de la MS

Se desconocen las causas de la MS, pero la mayoría de las investigaciones indican que es una enfermedad autoinmune. Esto significa que el sistema inmunológico del cuerpo ataca y destruye la mielina por error. La MS muy a menudo afecta a adultos de entre 20 y 50 años de edad, y más a las mujeres que a los hombres. Además, es más probable que contraigan esta enfermedad las personas con antecedentes familiares de MS.

Tipos de MS

Existen tres tipos principales de MS:

  • Recidivante-remitente: Este tipo de MS afecta a un 85% de los pacientes. Se caracteriza por que los síntomas se presentan en episodios aislados, también llamados ataques o brotes. Después de estos episodios vienen períodos de recuperación parcial o total. Los ataques pueden ir empeorando con el tiempo.

  • Progresiva primaria: Este tipo de MS afecta a un 10% de los pacientes. Se caracteriza por una aparición lenta de los síntomas, los cuales empeoran gradualmente con el tiempo. No hay períodos de recuperación.

  • Progresiva secundaria: Este tipo de MS comienza como recidivante-remitente y luego de un período de estabilidad, empieza a empeorar constantemente. Cerca de la mitad de los pacientes con MS recidivante-remitente contraen MS progresiva secundaria dentro de los 10 años posteriores a su primer ataque; casi todos ellos la contraen dentro de los 25 años posteriores.

Síntomas de la MS

Los síntomas de la MS varían según la persona y dependen de la zona afectada y la gravedad del daño producido en los nervios del cerebro y la médula espinal. Asimismo, una persona puede tener diferentes síntomas durante el transcurso de la enfermedad. Estos pueden incluir:

  • Fatiga (cansancio)

  • Entumecimiento, hormigueo o pérdida de la sensibilidad

  • Dolor

  • Espasmos musculares o debilidad en los brazos, las piernas o ambos

  • Problemas en la vista, tales como movimientos oculares rápidos, visión doble o pérdida de la vista

  • Problemas de equilibrio y coordinación

  • Problemas para caminar o mover los brazos, las piernas o ambos

  • Problemas para controlar los intestinos y la vejiga

  • Problemas con la función sexual

  • Mareos

  • Dificultad para concentrarse, enfocarse en algo o recordar cosas

  • Dificultad para razonar y resolver problemas

  • Dificultad para hablar o tragar

  • Pérdida de la audición

Diagnóstico de la MS

La MS puede ser difícil de diagnosticar, ya que los síntomas aparecen y desaparecen, y, además, pueden ser similares a los de otras enfermedades. Para hacer un diagnóstico de MS, la persona debe haber tenido al menos dos episodios sintomáticos. Dichos episodios tienen que haber tenido una duración mínima de 24 horas y haber ocurrido al menos con un mes de diferencia entre uno y otro. Para confirmar el diagnóstico de la MS, el médico tomará nota en detalle de los síntomas que se hayan presentado. Mediante un examen neurológico, evaluará la fortaleza muscular, el equilibrio, la coordinación y los reflejos. También deberá evaluar la capacidad de pensar, recordar, ver, oír y hablar. Además, se pueden llevar a cabo las siguientes pruebas:

  • Resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés): Con esta prueba se pueden captar imágenes detalladas del cerebro y la médula espinal. Sirve para evaluar las zonas en las que hay nervios dañados, a las que a menudo se llama lesiones o placas.

  • Potenciales evocados: Con estas pruebas se evalúa la rapidez y la exactitud con que los nervios del cuerpo responden a determinados estímulos sensoriales, como destellos de luz o sonidos fuertes.

  • Punción lumbar: Esta prueba sirve para evaluar si el líquido que envuelve al cerebro y la médula espinal no ha sufrido daños.

  • Análisis de sangre: Ayudan a descartar otras causas de los síntomas.

Tratamiento de la MS

Hasta el día de hoy no existe una cura para la MS. El objetivo del tratamiento es controlar los síntomas y lograr que la enfermedad no avance tan rápido. Los síntomas se controlan con uno o más de los siguientes métodos:

  • Medicamentos: Algunos medicamentos actúan sobre el sistema inmunológico del cuerpo e impiden que ataque la mielina. Esto puede reducir la frecuencia y la gravedad de los ataques. Otros medicamentos ayudan a controlar los síntomas o a aliviar el dolor cuando ocurren los ataques.

  • Rehabilitación: Los síntomas o los problemas causados por la MS pueden interferir en las actividades de la vida diaria. La rehabilitación, que incluye fisioterapia, terapia ocupacional y terapia del habla, puede ayudar a una persona a mantener su fortaleza y su nivel de funcionamiento. Si es necesario, se indica utilizar elementos como bastones, andaderas o sillas de ruedas. También se puede modificar el espacio de trabajo y el lugar donde vive la persona para mejorar su seguridad.

  • Servicios de apoyo: Incluyen grupos de asesoramiento psicológico y grupos de apoyo para ayudar a los pacientes a enfrentar los desafíos de vivir con la MS. Los familiares y amigos del enfermo también pueden sacar provecho de estos servicios.

  • Cambios en el estilo de vida: Realizar ciertos cambios en su estilo de vida y en su rutina diaria puede servir para controlar los síntomas. Esto incluye descansar lo suficiente, hacer ejercicio periódicamente, comer alimentos saludables y reducir el estrés. También puede ser útil identificar y evitar todo aquello que pueda provocar episodios de MS.

  • Otros tratamientos: Se siguen realizando investigaciones a fin de desarrollar nuevos tratamientos para la MS. Muchos de ellos están en la etapa de ensayos clínicos con el fin de verificar su seguridad y eficacia. Su médico puede brindarle más información sobre los tratamientos que podrían ser una opción para usted.

Inquietudes a largo plazo

La evolución de la MS es impredecible y la experiencia de cada paciente es diferente. En general, la mayoría de las personas con MS deben visitar periódicamente a su médico, quien se encargará de controlar los síntomas y evaluar la eficacia de los medicamentos y otros tratamientos. Los síntomas de la MS pueden empeorar a medida que la enfermedad avanza. Si esto ocurre, es probable que se necesite atención y tratamientos más intensivos. Visite las páginas web que detallamos abajo para aprender más sobre la MS y las investigaciones que se están realizando a fin de encontrar una cura.

Sitios web para obtener más información sobre la MS

  • National Multiple Sclerosis Society (Sociedad Nacional de Esclerosis Múltiple) 
    www.nationalmssociety.org

  • Multiple Sclerosis Foundation (Fundación Esclerosis Múltiple) 
    www.msfocus.org

  • Multiple Sclerosis Association of America (Asociación Estadounidense de Esclerosis Múltiple) 
    www.msassociation.org

  • National Institute of Neurological Disorders and Stroke (Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Ataques Cerebrales) 
    www.ninds.nih.gov/disorders/multiple_sclerosis/detail_multiple_sclerosis.htm

 

 

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.