Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Anemia

Una persona tiene anemia cuando su cuerpo no posee suficientes glóbulos rojos sanos. Los glóbulos rojos forman parte de la sangre y se encargan de transportar el oxígeno por todo el cuerpo. Una proteína llamada hemoglobina les permite a los glóbulos rojos absorber y liberar el oxígeno. Si no tiene suficientes glóbulos rojos o hemoglobina, el cuerpo no recibe el oxígeno necesario y pueden aparecer síntomas de anemia.

Corte transversal de un vaso sanguíneo con cantidades normales de glóbulos rojos. Abajo se ve otro corte transversal de un vaso sanguíneo que muestra que hay muy pocos glóbulos rojos debido a una anemia.

Síntomas de la anemia

Algunas personas con anemia no tienen síntomas, pero la mayoría tiene síntomas que van de leves a graves. Estos pueden incluir:

  • Cansancio (fatiga)

  • Debilidad

  • Palidez

  • Falta de aire

  • Mareos o desmayos

  • Latidos acelerados (taquicardia)

  • Problemas para realizar las actividades que se llevan a cabo normalmente

  • Ictericia (ojos, piel o boca amarillentos; orina oscura)

Causas de la anemia

La anemia puede ocurrir cuando el cuerpo:

  • Pierde demasiada sangre

  • No produce suficientes glóbulos rojos

  • Elimina los glóbulos rojos más rápido de lo que los produce

  • No produce una cantidad normal de hemoglobina en los glóbulos rojos

Dichos problemas pueden ocurrir por varios motivos; por ejemplo:

  • Una afección de nacimiento (congénita o hereditaria), como la anemia de células falciformes o la talasemia.

  • El sangrado intenso por alguna razón, ya sea lesión, cirugía, parto o hasta períodos menstruales intensos.

  • La falta de determinados nutrientes como el hierro, el folato o la vitamina B12, lo cual puede ocurrir debido a una mala alimentación. Una afección como la enfermedad celíaca o la enfermedad de Crohn también puede causar una mala absorción de los nutrientes.

  • Algunas condiciones crónicas como la diabetes, la artritis o la enfermedad renal.

  • Ciertas infecciones crónicas como la tuberculosis o el VIH.

  • La exposición a ciertos medicamentos, como los que se usan para la quimioterapia.

  • Existen diferentes tipos de anemia. Su médico puede brindarle más información sobre el tipo de anemia que usted tiene y sus causas.

Diagnóstico de la anemia

Para diagnosticar la anemia, se realizan análisis de sangre que pueden incluir:

  • Recuento sanguíneo completo (CBC, por sus siglas en inglés): Esta prueba mide las cantidades de los diferentes tipos de células sanguíneas.

  • Extensión de sangre: Prueba que permite evaluar el tamaño y la forma de las células sanguíneas. Para realizar el análisis, se debe observar una gota de sangre con un microscopio. Se utiliza un colorante a fin de lograr que las células sanguíneas se vean mejor.

  • Exámenes de hierro: Miden la cantidad de hierro que hay en la sangre. El hierro es necesario para producir hemoglobina en los RBC.

  • Exámenes de vitamina B12 y folato. Estos exámenes comprueban la existencia de algunos de los componentes que ayudan a dar a los glóbulos rojos un tamaño y forma normales.

  • Recuento de reticulocitos: Con esta prueba se puede medir la cantidad de nuevos glóbulos rojos que produce la médula ósea.

  • Electroforesis de hemoglobina: Esta prueba sirve para descubrir problemas en la hemoglobina de los glóbulos rojos.

Tratamiento de la anemia

Los tratamientos que se utilizan dependen del tipo de anemia, su causa y la gravedad de los síntomas. Los tratamientos pueden incluir:

  • Cambios en la alimentación: Consisten en aumentar la cantidad de ciertos nutrientes en la dieta, como el hierro, la vitamina B12 o el folato. También es posible que su médico le recete suplementos nutritivos.

  • Medicamentos: Algunos medicamentos se utilizan para tratar la causa de la anemia y otros ayudan a crear nuevos glóbulos rojos o a aliviar los síntomas. Si algún medicamento le produce anemia, debe dejar de tomarlo o cambiarlo.

  • Transfusiones de sangre: Reemplazar parte de su sangre puede aumentar el número de glóbulos rojos sanos de su cuerpo.

  • Cirugía: En algunos casos, se puede realizar una cirugía para tratar las causas de la anemia. Si dicha cirugía es necesaria, el médico le explicará el procedimiento y le dará una idea general de los beneficios y riesgos que puede tener para usted.

Inquietudes a largo plazo

Algunas personas con ciertos tipos de anemia pueden recuperarse completamente una vez terminado el tratamiento, pero otros tipos de anemia (en especial las que son de nacimiento) necesitan ser tratadas durante toda la vida. Su médico le puede brindar más información al respecto.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.