Síndrome de histoplasmosis ocular - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Síndrome de histoplasmosis ocular

El síndrome de histoplasmosis ocular (SHO) es un trastorno que puede causar pérdida de visión. En esta hoja se da información sobre este trastorno y se describe también su diagnóstico y tratamiento.

En qué consiste el síndrome de histoplasmosis ocular

Corte transversal de un ojo visto desde el frente y levemente de lado. El iris es la parte de color del ojo y está cubierto por la córnea transparente. El cristalino está detrás del iris. La mácula está en el centro de la pared posterior en el interior del ojo. Se ven manchas negras de histoplasmosis que rodean la mácula.

Los científicos creen que el SHO es causado por un hongo llamado Histoplasma capsulatum (H. capsulatum) que se encuentra en el polvo y en la tierra en ciertas partes de Estados Unidos (sobre todo en los valles de los ríos Mississippi y Ohio). Si este hongo se respira y entra en los pulmones, puede causar histoplasmosis. Este es un trastorno leve con síntomas parecidos a los de la gripe, o sin síntomas, que suele desaparecer por sí solo sin necesidad de tratamiento. Pero se cree que una vez que entra en el cuerpo, el H. capsulatum también puede afectar los ojos y producir SHO. 

El SHO causa inflamación en la coroides, una capa de vasos sanguíneos que se encuentra en la retina (la capa de tejido sensible a la luz en la parte posterior del ojo). La inflamación deja unas cicatrices coroideas circulares llamadas “histo spots”, en las cuales pueden desarrollarse vasos sanguíneos anormales a medida que progresa el trastorno. Los vasos sanguíneos forman lesiones llamadas neovascularizaciones coroideas. Si estas lesiones pierden sangre y líquido hacia la mácula (la zona central de la retina que desempeña un papel clave en la visión nítida) se produce una pérdida de la agudeza visual. De forma aún más seria, si las lesiones ocurren en la mácula, pueden producir pérdida de visión. Si el síndrome de histoplasmosis ocular ocurre en un ojo, puede ocurrir en el otro más tarde.

Factores de riesgo del SHO

Cualquier persona que haya tenido histoplasmosis corre el riesgo de desarrollar el síndrome, aunque muy pocas personas lo desarrollan. 

Señales y síntomas del SHO

Al principio no suele haber síntomas, pero a medida que avanza la enfermedad, es posible que el médico descubra cicatrices circulares (histo spots) durante un examen de los ojos, y que el paciente note cambios en su visión, como por ejemplo:

  • Una zona ciega en el ojo

  • Líneas rectas que aparecen curvadas u onduladas

Diagnóstico del SHO

Un oculista revisará si tiene SHO. Le dilatará las pupilas (la parte negra del ojo en el centro) con gotas especiales y a continuación le examinará los ojos. Es posible que le hagan también una angiografía con fluoresceína. En esta prueba se inyecta una tintura especial (fluoresceína) en una vena del brazo. Esta tintura llega hasta la retina y permite al médico observar el flujo sanguíneo en la retina, lo cual le ayuda a determinar si hay cicatrices circulares (histo spots).

Tratamiento del SHO

Si la mácula no se ve afectada, el SHO no necesita tratamiento. Cuando la mácula se ve afectada, existen dos tipos de tratamiento:

  • Fotocoagulación. En esta operación se usa un láser especial para destruir los vasos sanguíneos anormales de la retina. Este procedimiento sólo ayuda a proteger contra la pérdida de visión futura, pero no repara la pérdida de visión que ya ha ocurrido.

  • Medicamentos. Tras anestesiar el ojo, se inyectan medicamentos para limitar el desarrollo de vasos sanguíneos anormales. Estas inyecciones deben repetirse cada 4 a 12 semanas, según el tipo de medicamento que se use. Su médico puede darle más información sobre este tratamiento.

Revisión de los daños en la mácula

Su oculista podría sugerir que use una rejilla de Amsler. Esto puede ser útil para los pacientes que ya han hecho cirugía con láser, así como para aquellos que tengan histo spots sin pérdida de visión. La rejilla de Amsler es una simple rejilla cuadriculada con un punto en el centro. Mirar esta rejilla puede ayudar a detectar señales de daños a la mácula. Si hay daños, las líneas de la rejilla pueden parecer curvas, o puede aparecer una zona ciega. Su oftalmólogo puede darle más información sobre la rejilla de Amsler.

 

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.