Úlcera péptica - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Úlcera péptica

La úlcera péptica es una lesión en el revestimiento interno del estómago o el duodeno (la primera parte del intestino delgado). Esto puede producir dolor abdominal y otros síntomas. En algunos casos, la úlcera péptica puede empeorar, lo cual puede producir complicaciones serias como sangrado o perforación en el estómago o el duodeno. Para prevenir estas complicaciones es necesario tratamiento. Con el tratamiento, la mayoría de las personas se recuperan completamente. 

Causas comunes de la úlcera péptica

Corte transversal de estómago y duodeno. Se ven llagas en el recubrimiento del estómago y en el duodeno que son úlceras pépticas.

Las causas de una úlcera péptica pueden ser:

  • Infección por la bacteria Helicobacter pylori (H. pylori)

  • Uso prolongado de medicamentos antiinflamatorios no esteroides contra el dolor, como la aspirina y el ibuprofeno.

Cómo se desarrolla una úlcera péptica

El revestimiento interior del estómago y del duodeno está cubierto por una mucosa espesa que ayuda a proteger el estómago y el duodeno de los ácidos y las enzimas que producen para ayudar a descomponer los alimentos. La presencia de bacterias H. pylori puede debilitar la capa mucosa e irritar el revestimiento debajo de la misma. El ácido puede pasar a través de la capa mucosa y producir una úlcera. El sobreuso de antiinflamatorios no esteroides también puede dañar la capa mucosa y producir úlceras. 

Síntomas de una úlcera péptica

Las úlceras pépticas pueden tener síntomas o no tenerlos. Cuando hay síntomas, estos pueden aparecer y desaparecer de forma intermitente, y pueden ser leves o graves. Algunos de los síntomas frecuentes son:

  • Ardor, cólicos (retortijones) o dolor (como de hambre) en la zona del estómago, a menudo entre 1 y 3 horas después de una comida o en mitad de la noche

  • Dolor que mejora o empeora al comer

  • Falta de apetito

  • Pérdida de peso

  • Náuseas o vómito (el vómito puede tener sangre o tener el aspecto de café molido)

  • Excrementos de color negruzco o manchados de sangre (esto significa que la úlcera está sangrando). 

Diagnóstico de una úlcera péptica

Su médico le hará preguntas sobre sus síntomas y sus antecedentes de salud. También le harán un examen médico y ciertas pruebas para confirmar el problema y ayudar a determinar si la úlcera está siendo causada por H. pylori.  Algunas de estas pruebas pueden ser:

  • Análisis de sangre y materia fecal o pruebas de respiración. Estas pruebas se llevan a cabo para detectar si hay H. pylori u otros problemas. Para los análisis de sangre y de heces, se toman muestras de los mismos y se envían a un laboratorio para que sean analizados. Para las pruebas de respiración, le darán a beber un líquido que contiene una sustancia no dañina. H. pylori provoca la descomposición de esta sustancia y la emisión de dióxido de carbono. Analizando el aire que usted expulsa después de beber el líquido, el médico puede determinar si hay bacterias.

  • Endoscopia superior. Esta prueba se lleva a cabo en el interior del estómago y del duodeno. Esto permite al médico observar si hay úlceras. Durante la prueba se usa un endoscopio, es decir un tubo delgado y flexible con una cámara en el extremo. El endoscopio se introduce a través de la boca y luego se guía hacia el estómago o el duodeno. En caso necesario pueden introducirse instrumentos a través del endoscopio para tomar muestras (biopsias) de los tejidos. El tratamiento también puede hacerse al mismo tiempo si se descubre que hay sangrado u otros problemas.

  • Serie gastrointestinal superior. Se toman radiografías del tracto digestivo superior, desde la boca hasta el intestino delgado. Esto permite al médico observar si hay úlceras. Para esta prueba, deberá tomar un líquido blanco y espeso que contiene una sustancia llamada bario. El bario reviste el tracto digestivo superior de forma que éste resulte claramente visible en las radiografías.  

Tratamiento de una úlcera péptica

Los medicamentos son el tratamiento más común para las úlceras pépticas. Entre ellos se encuentran los siguientes:

  • Antibióticos. Los antibióticos eliminan las bacterias H. pylori. En muchos casos, deberá tomar al menos dos tipos de antibióticos.

  • Inhibidores de la bomba de protones. Estos medicamentos bloquean la producción de ácido en el estómago.

  • Bloqueadores de los receptores H2. Reducen la producción de ácido en el estómago.

  • Subsalicilato de bismuto. Ayuda a proteger el revestimiento del estómago y del duodeno contra el ácido.

Asegúrese de tomar TODOS los medicamentos recetados siguiendo exactamente las instrucciones que le hayan dado. No deje de tomar los medicamentos aunque ya se sienta mejor. Los medicamentos pueden provocar efectos secundarios. El médico le dará más información acerca de esto para los medicamentos que le haya recetado. Durante el tratamiento, evite tomar aspirina y otros antiinflamatorios no esteroides. También es posible que le indiquen que evite el tabaco, el alcohol y la cafeína, ya que pueden empeorar los síntomas o dificultar la curación de la úlcera. Si sus niveles de estrés son altos,  la reducción del estrés puede ayudar.

En los casos más graves, es probable que le hagan otros tratamientos como endoscopia o cirugía. El médico le dará más información sobre estos tratamientos en caso de que sean necesarios.

Cuándo debe llamar al médico

Llame a su médico de inmediato si tiene cualquiera de estos síntomas:

  • Fiebre de 100.4°F o superior

  • Vómito frecuente o sangre en el vómito

  • Dolor abdominal repentino o grave

  • Heces negruzcas o manchadas de sangre

  • Pérdida de peso

  • Dolor que no mejora incluso con el tratamiento

Prevención de las úlceras pépticas

Tome las siguientes medidas para ayudar a prevenir la formación de una úlcera péptica:

  • Reduzca su riesgo de infección por H. pylori. No se sabe con certeza cómo se propaga la infección por H. pylori de una persona a otra, pero la mayoría de los investigadores cree que puede transmitirse a través de la comida o del agua contaminada por una persona infectada. Como precaución, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus iniciales en inglés) recomiendan que se sigan medidas de higiene básica. Por ejemplo, lávese siempre las manos con agua caliente y jabón después de usar el baño. Haga esto también antes de preparar y manipular la comida. Además, asegúrese de que el agua que bebe no esté contaminada. 

  • Limite el uso de antiinflamatorios no esteroides. Colabore con su médico para cambiar sus medicamentos o reducir la cantidad de antiinflamatorios no esteroides que toma. Si debe tomar antiinflamatorios no esteroides, pregunte a su médico qué medicamentos puede tomar para ayudarle a proteger su estómago y su duodeno.  

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.