Si su hijo tiene leucemia - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Si su hijo tiene leucemia

A su hijo le diagnosticaron leucemia. Es probable que esta noticia le haya impactado y llenado de temor. Usted no tiene que encarar esta situación a solas: hay servicios de apoyo y tratamientos disponibles. El equipo de atención médica de su hijo le ayudará a tomar decisiones importantes sobre la salud del niño.

¿Qué es la leucemia?

La leucemia es el cáncer de la médula ósea (tejido esponjoso que ocupa el interior de los huesos) y la sangre. La sangre contiene tres tipos principales de células: 

  • Los glóbulos blancos que combaten las infecciones. 

  • Los glóbulos rojos que transportan el oxígeno por todo el cuerpo, lo que le da energía a las personas.

  • Las plaquetas que ayudan a la sangre a coagularse, lo que detiene las hemorragias (sangrados) que ocurren cuando una persona se lesiona. 

La leucemia afecta a los glóbulos blancos. Cuando una persona está sana, en la médula ósea se forman glóbulos blancos. En la leucemia se producen grandes cantidades de unos glóbulos blancos llamados blastos leucémicos, que sobreviven a las células sanas y las desplazan. Conforme pasa el tiempo, hay cada vez más blastos que células sanas y la sangre no puede realizar su función. Esto causa problemas, como infecciones y sangrado; además puede producirse anemia (afección en la que la sangre carece de suficientes glóbulos rojos). 

Sangre normal, donde pueden verse muchos glóbulos rojos en forma de disco, unos pocos glóbulos blancos esféricos y varias plaquetas pequeñas. Se compara con sangre con leucemia en la que se ve gran cantidad de blastos leucémicos, algunos glóbulos rojos en forma de disco y muy pocas plaquetas.¿A quién afecta la leucemia?

La leucemia es el tipo de cáncer más común en la infancia. Si bien puede afectar a niños de cualquier edad, la leucemia es más frecuente en los de 2 a 7 años. La leucemia no es contagiosa, es decir, el niño no se la puede transmitir a otras personas.

¿Cuáles son las causas de la leucemia?

La leucemia se produce cuando los glóbulos blancos crecen de forma anormal (mutan). No se conoce a ciencia cierta la razón de estas mutaciones. Es posible que la presencia de mutaciones en ciertos genes afecte el modo en que crecen las células de su hijo. El proceso de mutación de los genes es al azar y no habría podido prevenirse. En casos poco comunes pueden haber intervenido otros factores, como la exposición a ciertos virus, sustancias químicas o la radiación; sin embargo, en la mayoría de los casos se desconoce la causa de la leucemia en los niños.

Tipos de leucemia

Hay muchos tipos y subtipos de leucemia; el proveedor de atención médica del niño le explicará el tipo que tiene su hijo. Los tres tipos principales de leucemia que afectan a los niños son:

  • Leucemia linfoblástica aguda (LLA): Es la forma de leucemia más común en los niños y constituye cerca del 80% de los casos diagnosticados en los Estados Unidos cada año. La LLA surge cuando el cuerpo produce linfoblastos anormales (un tipo de glóbulos blancos anormales) y es un cáncer de crecimiento rápido.

  • Leucemia mielógena aguda (LMA): Es la segunda forma más común de leucemia en los niños y constituye cerca del 20% de los casos. La LMA se produce cuando el cuerpo produce mieloblastos anormales (un tipo de glóbulos blancos anormales). Los niños que han recibido quimioterapia en el pasado corren un mayor riesgo de tener LMA. 

  • Leucemia mielógena crónica (LMC): Es poco frecuente en los niños. La LMC ocurre si el cuerpo produce mieloblastos anormales. En este tipo de leucemia, los glóbulos blancos son más maduros pero están presentes en cantidades excesivas. La LMC se desarrolla más lentamente que la LMA.

¿Cuáles son los síntomas de la leucemia?

Algunos síntomas frecuentes de la leucemia son fiebre, palidez, cansancio (fatiga) y debilidad. Es posible que el niño haya tenido algunos de estos síntomas o más síntomas de otro tipo. 

¿Cómo se diagnostica la leucemia?

El proveedor de atención médica examinará a su hijo y le hará preguntas a usted sobre los antecedentes de salud del niño. Además, a su hijo podrían hacerle uno o varios de estos exámenes:

  • Análisis de sangre: se toman muestras de sangre para examinarlas bajo un microscopio.

  • Aspiración y biopsia de la médula ósea: se toma una muestra de la médula ósea del hueso de la cadera.

  • Punción lumbar: se toma una muestra del líquido que rodea la médula espinal de la parte baja de la espalda del niño.

¿Cómo se trata la leucemia?

El principal tratamiento de la leucemia es la quimioterapia. En este tratamiento se destruyen las células cancerosas con potentes medicamentos que combaten el cáncer. La clase de medicamentos de quimioterapia que su hijo reciba dependerá del tipo de leucemia que tenga. Es posible que el niño reciba una combinación de medicamentos de quimioterapia, administrados por vía oral (por la boca), por inyección o por una sonda (IV) que suele insertarse en una vena del brazo o el pecho. El proveedor de atención médica de su hijo le puede dar más información. 

Tratamientos de apoyo

Los tratamientos de apoyo tienen la finalidad de proteger al niño contra las infecciones, evitar las molestias y restablecer los niveles adecuados de las células sanguíneas en su cuerpo. Durante el tratamiento, quizás el niño reciba antibióticos (medicamentos que ayudan a prevenir y combatir las infecciones). También es posible que le administren medicamentos contra las náuseas y de otro tipo, para aliviar los efectos secundarios de la quimioterapia. Quizás le den una transfusión de sangre a su hijo, para reponer las células sanguíneas destruidas durante el tratamiento. Para esto, la sangre tomada de un donante se conserva hasta que el niño esté listo para recibirla. 

¿Cuáles son los asuntos que hay que abordar a largo plazo?

En muchos casos, la leucemia es curable con un tratamiento; sin embargo, la quimioterapia puede causar algunos problemas, tales como daños a ciertos órganos. Será necesario vigilar la salud del niño por el resto de su vida, lo que puede conllevar citas médicas, análisis de sangre y ecografías (ultrasonidos) del corazón.

  • Su hijo menor de 3 meses tiene fiebre de 100.4 ºF (38 ºC) [rectal] o más alta

  • Su hijo de  3 a 36 meses tiene fiebre de 102 ºF (39 ºC) [rectal] o más alta

  • Su hijo de cualquier edad tiene fiebre de 103 ºF (39.4 ºC) o más alta

  • Fiebre que dure más de 24 horas en un niño menor a 2 años o 3 días en un niño mayor a 2 años

  • Su hijo ha tenido convulsiones causadas por la fiebre.

  • Tos

  • Dolor que no se puede controlar

  • Náuseas o vómito descontrolados

  • Debilidad

  • Diarrea

Recibir un diagnóstico de cáncer para su hijo es una noticia inquietante y alarmante. Es importante recordar que usted no está solo. El equipo de atención médica de su hijo colaborará con usted y el niño a lo largo de la enfermedad y el tratamiento. Quizás también le convenga buscar información y apoyo por su cuenta, para adaptarse mejor a los cambios que tendrá que enfrentar por el cáncer. Conocer y hablar con otras personas que también tienen un hijo con cáncer podría ayudarle a usted y a su familia a seguir adelante. Algunos recursos útiles son:

Llame de inmediato al proveedor de atención médica de su hijo si el niño tiene indicios de infección, tales como cualquiera de los siguientes síntomas: 

  • Su hijo menor de 3 meses tiene fiebre de 100.4 ºF (38 ºC) [rectal] o más alta

  • Su hijo de  3 a 36 meses tiene fiebre de 102 ºF (39 ºC) [rectal] o más alta

  • Su hijo de cualquier edad tiene fiebre de 103 ºF (39.4 ºC) o más alta

  • Fiebre que dure más de 24 horas en un niño menor a 2 años o 3 días en un niño mayor a 2 años

  • Su hijo ha tenido convulsiones causadas por la fiebre.

  • Tos

  • Dolor que no se puede controlar

  • Náuseas o vómito descontrolados

  • Debilidad

  • Diarrea

Para hacer frente a la situación

Recibir un diagnóstico de cáncer para su hijo es una noticia inquietante y alarmante. Es importante recordar que usted no está solo. El equipo de atención médica de su hijo colaborará con usted y el niño a lo largo de la enfermedad y el tratamiento. Quizás también le convenga buscar información y apoyo por su cuenta, para adaptarse mejor a los cambios que tendrá que enfrentar por el cáncer. Conocer y hablar con otras personas que también tienen un hijo con cáncer podría ayudarle a usted y a su familia a seguir adelante. Algunos recursos útiles son:

  • Leukemia Research Foundation
    www.leukemia-research.org

  • The Children’s Leukemia Research Association
    www.childrensleukemia.org

  • The Leukemia & Lymphoma Society
    www.leukemia-lymphoma.org

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.