Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Tratamiento de la anemia drepanocítica en los niños

A su hijo le diagnosticaron anemia drepanocítica. Esta afección hereditaria afecta los glóbulos rojos, que son las células encargadas de transportar el oxígeno en la sangre. Para su tratamiento, su hijo consultará con un hematólogo pediátrico, el cual es un médico especializado en trastornos de la sangre (hematología). El objetivo del tratamiento consiste en ayudar al niño a controlar los síntomas y prevenir los problemas. Esta hoja contiene información sobre los tratamientos que podrían administrársele a su hijo. Si tiene preguntas que esta hoja no contesta, hágaselas a su proveedor de atención médica.

Tratamientos inicialesBebé acostado de espaldas. Una mano sobre el bebé sostiene una jeringa preparada para colocar un chorro de medicamento en la boca del bebé.

Como parte de las pruebas de detección de enfermedades en recién nacidos, la mayoría de los niños son evaluados para ver si tienen trastornos sanguíneos como la anemia drepanocítica. Si se confirma un diagnóstico, se comienza a administrar un tratamiento en seguida. El tratamiento inicial conlleva los siguientes aspectos:

  • Citas médicas regulares. Es necesario llevar al niño al médico periódicamente para que puedan monitorearse sus síntomas y su salud general. Durante estas citas, el médico le hará un chequeo a su hijo; además le harán análisis de sangre de rutina para evaluar si hay complicaciones como la anemia o trastornos del hígado, los riñones, el corazón o los pulmones. También podrían realizarle pruebas con imágenes, tales como una ecografía Doppler transcraneal (DTC) para evaluar el flujo de sangre a través de los vasos sanguíneos del cerebro. De esta forma se determina el riesgo de ataque cerebral de su hijo.

  • Antibióticos. Estos medicamentos ayudan a prevenir infecciones peligrosas. Déselos a su hijo exactamente de la manera indicada por el médico.

  • Folato. Puede administrarse esta vitamina para ayudar a su hijo a producir nuevos glóbulos rojos y prevenir la anemia.

  • Vacunaciones. Las vacunaciones periódicas ayudan a proteger a su hijo contra infecciones peligrosas. Asegúrese de que a su hijo le pongan las vacunas contra la pulmonía (antineumocócica), la meningitis (meningocócica) y la gripe (antigripal o flu shot).

Otros tratamientos

Conforme su hijo vaya creciendo, es posible que le cambien los tratamientos. A continuación se describen algunos tratamientos que podrían agregarse al plan terapéutico de su hijo. Cada tratamiento conlleva riesgos y beneficios específicos, que el médico le explicará. Los casos graves requieren hospitalización.

  • Medicamentos: 

    • La hidroxiurea ayuda a prevenir la aglomeración de las células falciformes, lo cual permite prevenir complicaciones como los episodios de dolor o el síndrome torácico agudo.

    • Se puede ayudar a controlar el dolor con analgésicos de venta libre como el acetaminofén y el ibuprofeno. También pueden administrarse analgésicos de alta potencia, que requieren receta médica. Si el dolor es muy intenso, pueden recetarse unos medicamentos llamados “narcóticos” para controlarlo.

    • Antibióticos como la penicilina, para ayudar a combatir infecciones y enfermedades.

  • Folato: Es posible que a su hijo le sigan recetando este suplemento después de la primera infancia, para ayudarle a producir más glóbulos rojos.

  • Transfusiones de sangre, para:

    • Aumentar el número de glóbulos rojos si la anemia es grave

    • Liberar la sangre atrapada en el bazo

    • Reducir el riesgo de ataque cerebral

  • Cirugía. En raras ocasiones podría ser necesario extirpar (sacar) el bazo, si está destruyendo o atrapando glóbulos rojos. También se requerirá una operación para extirpar la vesícula biliar si comienzan a formarse cálculos en su interior.

  • Trasplante de médula ósea. Este procedimiento podría recomendarse a un niño que tiene síntomas graves. En el trasplante se reemplazan las células enfermas de la médula ósea por células sanas provenientes de un donante compatible. Se le dará más información sobre este tratamiento, si es necesario.

Cómo prevenir complicaciones

  • Aprenda y preste atención a las señales y los síntomas de enfermedades, infecciones o problemas de salud más serios.

  • Asegúrese de que a su hijo le pongan todas las vacunas recomendadas.

  • Administre los medicamentos según las indicaciones del médico.

  • Hágale beber abundante líquido a su hijo.

  • Resguarde a su hijo de las temperaturas demasiado altas o demasiado bajas, porque el calor o frío extremo puede afectar la circulación de la sangre por el cuerpo.

 

Cuándo debe llamar al médico

Llame al médico si su hijo tiene cualquiera de estos síntomas:

  • Fiebre

  • Dolor que no se alivia con analgésicos

  • Dificultades para respirar

  • Hinchazón de las manos o los pies

  • Debilidad de un lado del cuerpo

  • Confusión

  • Erección prolongada del pene

  • Dolor de pecho, estómago o piernas

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.