Si a su hijo hay que hacerle un electroencefalograma (EEG) - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Si a su hijo hay que hacerle un electroencefalograma (EEG)

El electroencefalograma (EEG) es una prueba que permite medir la actividad eléctrica cerebral. Quizás haya que hacerle esta prueba a su hijo para confirmar la presencia de convulsiones o algún otro trastorno cerebral. Para la prueba se adhieren unos electrodos (pequeños discos circulares) al cuero cabelludo del niño (estos electrodos no son perjudiciales para su hijo). El EEG suele tardar unos 60–90 minutos; si se requiere hacer un EEG más prolongado, el proveedor de atención médica de su hijo le dará más información.  Manos de un proveedor de atención médica que coloca discos para realizar un electroencefalograma (EEG) en la cabeza de un niño pequeño. Los discos están conectados a cables.

Antes de la prueba

Prepare a su hijo para la prueba siguiendo todas las instrucciones del técnico y el proveedor de atención médica del niño.

  • Normalmente, el EEG se realiza cuando el niño está despierto. A veces es necesario registrar la actividad cerebral también cuando el niño está soñoliento o dormido. En estos casos, se le pedirá que desvele a su hijo antes de la prueba, lo cual puede significar que debe mantener despierto al niño hasta más tarde y levantarlo más temprano de lo habitual.

  • Para la prueba, el niño no debe tener productos cosméticos en el pelo (tales como aceites) ni extensiones de cabello o trenzas, ya que estos artículos pueden interferir con la colocación de los electrodos.

  • Si su hijo toma ciertos medicamentos, mencióneselo a su proveedor de atención médica antes de la prueba; es posible que el niño tenga que dejar de tomar ciertos medicamentos capaces de interferir con los resultados de la prueba.

Informe al técnico

Para garantizar la seguridad de su hijo y el éxito de la prueba, informe al técnico si el niño:

  • Toma algún medicamento.

  • Tiene antecedentes de convulsiones.

  • Tiene problemas de salud.

Durante la prueba

El EEG lo realiza un técnico capacitado. Durante la prueba, la actividad eléctrica del cerebro de su hijo se registra en una computadora o se imprime en papel; además puede usarse una videocámara para registrar la actividad física del niño. Usted podrá quedarse acompañando a su hijo en la sala de pruebas. Para sentirse más tranquilo, el niño puede traer su juguete preferido, como por ejemplo un animal de peluche.

  • El técnico empieza por colocar los electrodos en el cuero cabelludo del niño. Los electrodos se adhieren en su lugar mediante un pegamento, una pasta o un gel acuoso especiales. Sea consciente de que el pegamento puede tener un olor muy fuerte y desagradable.

  • Durante la prueba, su hijo estará acostado en una cama de hospital. Si el niño está soñoliento o dormido durante una parte de la prueba, es posible que el técnico lo despierte activamente más adelante.

  • El técnico podría pedirle a su hijo que siga unas órdenes sencillas, como las siguientes:

    • Abrir y cerrar los ojos.

    • Respirar rápido y hondo (hiperventilar). En el caso de niños pequeños, puede resultar útil soplar un molinillo de viento para lograr la hiperventilación.

    • Detectar una luz intensa que destella mientras el niño mantiene los ojos cerrados.

    • Dormirse.

  • Si usted nota algún indicio de que su hijo puede estar teniendo un ataque o convulsión, informe al técnico de inmediato.

Después de la prueba

  • Una vez finalizada la prueba, le quitarán los electrodos al niño y le limpiarán los restos de pegamento, pasta o gel del cuero cabelludo.

  • A menos que le indiquen lo contrario, su hijo puede reanudar su rutina normal.

  • Haga una cita de control con el proveedor de atención médica de su hijo para enterarse de los resultados de la prueba.

Ayude a su hijo a prepararse

Muchos hospitales cuentan con profesionales capacitados especialmente para ayudar a los niños a hacer frente a sus procedimientos médicos o a su experiencia en el hospital. A menudo, estos profesionales se denominan “especialistas en la vida infantil”. Consulte con el proveedor de atención médica de su hijo para averiguar si se dispone de programas sobre la vida infantil u otros servicios similares para el niño. También hay cosas que usted puede hacer para ayudar a su hijo a prepararse para la prueba o el procedimiento; la mejor manera de proceder dependerá de las necesidades del niño. Comience poniendo en práctica los siguientes consejos:

  • Use palabras breves y sencillas para describirle la prueba a su hijo y explicarle por qué se la van a hacer. Ya que los niños de poca edad tienden a no prestar atención por mucho tiempo, dé su explicación poco antes de la prueba si tiene un hijo pequeño. A los niños mayores puede dárseles más tiempo para entender la prueba de antemano.

  • Dígale a su hijo lo que puede esperar que ocurra en el hospital durante la prueba. Por ejemplo, puede mencionarle quién le hará la prueba y describirle la habitación del hospital.

  • Asegúrese de que el niño comprenda las partes de su cuerpo que le examinarán en la prueba.

  • Describa lo mejor que pueda lo que el niño sentirá durante la prueba. Por ejemplo, dígale que podrían colocarle en la piel un electrodo, que es un objeto circular y posiblemente pegajoso.

  • Deje que su hijo le haga preguntas y contéstele con sinceridad. Es posible que el niño se ponga nervioso o tenga miedo, y quizás incluso llore. Reconforte a su hijo diciéndole que usted va a estar cerca durante la prueba.

  • Si es apropiado, recurra a los juegos al hablarle a su hijo de la prueba. En el caso de niños pequeños, trate de ilustrar la situación con juegos de personajes, por ejemplo, usando el juguete u objeto preferido del niño. Si su hijo es de mayor edad, quizás le resulte útil leer libros o mostrarle ilustraciones sobre lo que va a suceder durante la prueba.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.