Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Si su hijo tiene un trastorno de eliminación

A su hijo le diagnosticaron un trastorno de eliminación. Muchos niños comienzan a tener estos problemas cuando están aprendiendo a usar el inodoro o más adelante. Su proveedor de atención médica le dará más información sobre las opciones de tratamiento o control de este problema.

Corte transversal visto de lado de la pelvis de un niño donde pueden verse la vejiga, la uretra y el recto detrás de la vejiga. El recto sobresale hacia la vejiga porque hay una gran cantidad de materia fecal en su interior. La vejiga está llena de orina.

¿Qué es un trastorno de eliminación?

Se trata de un problema con la retención o eliminación de orina o excremento. Los bebés expulsan (eliminan) la orina y el excremento por reflejo. A medida que van creciendo, los niños aprenden a controlar estas funciones. Cuando un niño tiene dificultades para controlar la expulsión de orina o excremento, se dice que tiene un trastorno de eliminación.

¿Cuáles son las causas de los trastornos de eliminación?

En muchos casos, los trastornos de eliminación surgen porque el niño retiene la orina o el excremento por demasiado tiempo. Por ejemplo, algunos niños no quieren interrumpir una actividad y se demoran en ir al baño. Esto aumenta su riesgo de hacer sus necesidades en la ropa y también puede causar estreñimiento, que es la dificultad para expulsar el excremento.

¿Cuáles son los síntomas?

  • Expulsión involuntaria de orina (incontinencia) de día o de noche

  • Estreñimiento

  • Problemas con el flujo de orina, como por ejemplo dificultades para empezar a orinar, o chorro débil o intermitente (comenzar y parar muchas veces)

  • Expulsión de orina (micción) infrecuente o frecuente

  • Dolor al orinar

  • Infección de las vías urinarias

  • Dolor en la parte baja de la espalda, el abdomen o el costado

¿Cómo se diagnostica un trastorno de eliminación?

Su proveedor de atención médica le hará preguntas sobre la salud de su hijo y le hará un chequeo al niño, en busca de problemas. Para tratar de obtener más información:

  • Podrían pedirle que lleve un registro de los hábitos de eliminación de su hijo.

  • Podrían hacerle una ecografía renal para ver si hay obstrucciones de las vías urinarias o hinchazón de los riñones.

  • Podría realizarse un estudio urodinámico, para que el proveedor de atención médica tenga información detallada sobre el funcionamiento de la vejiga y la uretra de su hijo.

¿Cómo se trata un trastorno de eliminación?

El tratamiento dependerá de la causa, el tipo y la gravedad del problema. Su hijo podría necesitar uno o varios de los tratamientos siguientes.

  • La terapia conductual ayuda a su hijo a cambiar sus hábitos de eliminación. Este tipo de tratamiento podría incluir algunas o todas las técnicas siguientes:

    • Micciones programadas, lo que significa que el niño vacía la vejiga regularmente para evitar expulsiones involuntarias de orina.

    • Control de la cantidad de líquido que su hijo bebe y cuándo lo toma.

    • Técnicas de refuerzo positivo.

  • La terapia de biorretroalimentación (biofeedback) ayuda a su hijo a localizar y a aprender a relajar los músculos que controlan la micción.

  • Si es necesario, se le puede administrar un medicamento que relaja la vejiga.

  • El sondaje intermitente permite drenar la vejiga a un horario regular. Esta técnica implica insertar y extraer un tubo (sonda) a través de la uretra cada vez que se requiere vaciar la vejiga. Se recurre a este tratamiento en casos graves.

Micciones programadas

La técnica de micciones programadas requiere orinar a un horario preestablecido, y permite a los niños que saben usar el inodoro vaciar la vejiga regularmente. De esta forma se pueden prevenir las infecciones y evitar las expulsiones involuntarias de orina. Para practicar esta técnica, su hijo tendrá que ir al baño a un horario fijo a lo largo del día. Su proveedor de atención médica le sugerirá la frecuencia con que su hijo debe orinar. Su hijo NO debe esperar hasta que necesite urgentemente orinar antes de ir al baño.

¿Cuáles son los asuntos que hay que abordar a largo plazo?

Con las técnicas de manejo adecuadas y modificaciones de la conducta, generalmente el niño no tiene problemas a largo plazo. Sin embargo, en algunas ocasiones la incontinencia puede dar lugar a momentos bochornosos y falta de autoestima. Si tiene alguna inquietud acerca de esto, hable con el proveedor de atención médica de su hijo.

Estrategias de adaptación 

El trastorno de eliminación puede resultar frustrante tanto para los pacientes como para sus familias. Además, la incontinencia puede ocasionar situaciones muy bochornosas. Es fundamental para el tratamiento y el desarrollo emocional de su hijo que usted le brinde su apoyo y tenga paciencia. El desarrollo de nuevos hábitos de eliminación lleva esfuerzo y tiempo. Contribuya al éxito de su hijo cerciorándose de que el niño cumpla su horario de micciones programadas, y no olvide llevar un diario de eliminación exacto. En algunos casos, un psicoterapeuta puede ayudar al paciente y a sus familiares a seguir el plan.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.