Si su hijo necesita una operación para el hipospadias - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Si su hijo necesita una operación para el hipospadias

Su hijo necesita que le hagan una operación para que su pene luzca normal y funcione correctamente. Es posible que usted sienta miedo por su hijo y tenga muchas preguntas. Lea esta hoja para saber lo que puede esperar; además, plantéele las dudas o inquietudes que tenga al proveedor de atención médica de su hijo.

Bebé boca arriba con pañal puesto. Se hace un corte en el pañal encima de donde está el pene. La sonda pasa por ese corte. Se coloca un segundo pañal para cubrir el primero y la sonda.

¿En qué consiste la operación para el hipospadias?

Su hijo tiene hipospadias, lo que significa que la uretra no le llega hasta la punta del pene; como consecuencia de ello, el orificio del pene (llamado meato uretral) está en un lugar incorrecto. Tanto este problema como el aspecto del pene se pueden corregir mediante una operación. Hay diversos métodos entre los cuales escoger para reparar el pene; el cirujano de su hijo elegirá el método más adecuado para tratar al niño. Durante la operación, el cirujano realizará los siguientes procedimientos:

  • Corregirá la uretra para que llegue hasta la punta del pene

  • Moverá el meato uretral hasta la punta del pene

  • Enderezará el pene, si es necesario

  • Corregirá el aspecto del pene

Generalmente, la operación la realiza un urólogo pediátrico, un médico especializado en el diagnóstico y el tratamiento de trastornos de las vías urinarias en los niños.

¿Cuándo se realiza la operación?

Por lo general, la operación se realiza cuando el niño tiene entre 6-18 meses de edad. En los casos menos graves, el cirujano suele ser capaz de corregir el problema con una sola operación. En otros casos se requiere más de una operación, que se realizan con unos 6 meses de por medio.

La experiencia con la operación

La operación dura unas 2-4 horas y se realiza en un quirófano, en un centro de cirugía u hospital. Antes, durante y después de la operación, usted puede esperar que ocurra lo siguiente:

  • Antes de la operación: Le darán instrucciones sobre cómo debe alimentar al niño antes del procedimiento. Siga al pie de la letra estas instrucciones sobre las comidas y bebidas.

  • El día de la operación: Podrá quedarse con su hijo hasta que lo trasladen al quirófano; a continuación le harán pasar a una sala de espera hasta que termine la operación. Un anestesiólogo le administra un medicamento a su hijo para que se duerma y no sienta ningún dolor durante la operación. Unos equipos especiales monitorean la frecuencia cardíaca, la presión arterial y los niveles de oxígeno del niño. Una vez que su hijo esté dormido, el cirujano comenzará la operación. Primero se corrige la uretra para que llegue hasta la punta del pene. La corrección puede realizarse ya sea usando la piel del prepucio o con una pequeña cantidad de tejido procedente de otra zona del cuerpo. Es probable que al niño le coloquen un tubo (llamado sonda) en la uretra a través del pene, para permitir que se drene la orina mientras este cicatriza. La sonda se extrae cuando deja de ser necesaria.

  • Después de la operación: Su hijo será trasladado a una sala de recuperación hasta que pasen los efectos de la anestesia; usted podrá visitarlo durante este período. Unas enfermeras monitorearán la respiración, la presión arterial y el pulso de su hijo, y le darán medicamentos para controlar el dolor. Es posible que su hijo pueda regresar a casa el mismo día de la operación. El médico le dirá cuándo es el momento oportuno para llevar a su hijo a casa.

Recuperación después de la operación

Es posible que a su hijo hayan puesto un punto de sutura en la punta del pene, para mantener la sonda en su posición. La sonda permanecerá en el pene hasta que el médico de su hijo la extraiga. Pregúntele al médico cuánto tiempo tendrá que permanecer la sonda en el pene de su hijo. También verá que el niño tiene otros puntos de sutura, usados para corregir el hipospadias. Estos puntos no requieren ser extraídos, sino que se disuelven por su cuenta con el tiempo. El niño tendrá hinchazón, enrojecimiento, costras y magulladuras a medida que se le cicatriza el pene; esto es normal. En total, el pene tardará de 3-6 meses en cicatrizar completamente.

El cuidado de su hijo en el hogar

Para atender a su hijo:

  • Cuide la sonda y el apósito tal como se lo hayan indicado. El proveedor de atención médica de su hijo le dirá si usted debe cambiar el apósito del niño y cómo debe hacerlo. Siga todas las instrucciones de cuidado de la sonda y el apósito al pie de la letra.

  • Controle del dolor de su hijo dándole los medicamentos que le hayan recetado. Siga las instrucciones de su proveedor de atención médica al pie de la letra. Es mejor no esperar hasta que el dolor se vuelva muy intenso para darle el medicamento. Son señales de que su hijo está sintiendo dolor si:

    • Se pone quisquilloso.

    • Llora mucho.

    • Se niega a comer o beber.

    • Se agarra las incisiones.

  • Déle los medicamentos que le hayan recetado a su hijo según las instrucciones. Ciertos medicamentos (antibióticos) podrían administrarse para combatir las infecciones; otros medicamentos ayudan a mantener relajada la vejiga mientras su hijo tiene la sonda puesta.

La técnica del doble pañal

El uso del doble pañal puede mantener seca la zona afectada y evitar que la sonda entre en contacto con excrementos (deposiciones); además ayuda a proteger el pene de su hijo mientras cicatriza. Para ponerle un doble pañal al niño:

  • Haga un agujero en el primer pañal a fin de permitir que la sonda lo atraviese.

  • Pase la sonda a través del agujero.

  • A continuación póngale al niño un segundo pañal, que absorberá la orina que se drena por la sonda.

Llame al proveedor de atención médica de su hijo si el niño tiene alguno de estos síntomas:

  • Su hijo de 3 a 36 meses tiene fiebre de 102 ºF (39 ºC) [rectal] o más alta

  • Su hijo de cualquier edad tiene fiebre de 103 ºF (39.4 ºC) o más alta

  • Su hijo ha tenido convulsiones causadas por la fiebre.

  • Vómitos

  • Rechazo de líquidos

  • Dolor que no se controla con medicamentos

  • Una incisión que sangra sin parar

  • Una sonda que no drena orina o se cae inesperadamente

  • No tiene puesta una sonda pero no orina

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.