Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Si su hijo tiene hipospadias  

A su hijo le diagnosticaron hipospadias. En los Estados Unidos, cerca de 1 de cada 300 niños varones nace con esta afección. Generalmente, el hipospadias no es grave y casi siempre se puede corregir con una operación, si es necesario. Esta hoja contiene más información sobre la afección de su hijo.

¿Qué es el hipospadias?

El conducto que lleva la orina fuera del cuerpo se llama la uretra. Este conducto atraviesa el interior del pene hasta desembocar en el orificio por el que se expulsa la orina, llamado meato uretral. El hipospadias es una localización anormal del meato uretral producida por una malformación de la uretra. Normalmente, el meato uretral está situado en la cabeza del pene (el glande). Sin embargo, en el caso del hipospadias el orificio está situado en la cara inferior del pene, más cerca del escroto, o en la zona que separa el escroto del ano.

¿Cuál es la causa del hipospadias?

El hipospadias es una afección congénita, lo que significa que el niño nace con esta malformación. En la mayoría de los casos no se sabe con certeza por qué no se formó correctamente la uretra durante el desarrollo del niño en el vientre materno.

¿Cuáles son las características del hipospadias?

Un niño que nace con hipospadias tiene el meato uretral en un lugar anormal; además, puede tener el pene encorvado hacia abajo (llamado “encordamiento”) y un prepucio que no cubre el glande (prepucio dorsal).

¿Cómo se diagnostica el hipospadias?

El hipospadias puede verse en el chequeo médico de su bebé recién nacido. En algunos casos, se hacen exámenes para descartar la posibilidad de otros trastornos de salud. Su médico hablará con usted sobre las pruebas que sean necesarias.

¿Cómo se trata el hipospadias?

En casos leves, es posible que la uretra no requiera ninguna corrección. En casos de moderados a graves, podría realizarse una operación para corregir el aspecto del pene. Los niños afectados de hipospadias no deben ser circuncidados cuando están recién nacidos, porque su prepucio servirá para reparar la uretra más adelante. La operación de reparación suele hacerse cuando el niño tiene entre 6-18 meses de edad. Durante la operación se endereza el pene (si es necesario); a continuación, se usa la piel del prepucio para crear una uretra que llegue hasta la punta del pene. En algunos casos se requiere más de una operación.

¿Cuáles son los asuntos que hay que abordar a largo plazo?

Si se deja sin tratar, un caso leve de hipospadias no suele acarrear problemas a largo plazo. Sin embargo, en casos más graves, este trastorno puede impedir que el niño orine normalmente y lo obligue a sentarse para orinar. En casos graves, un adulto afectado de hipospadias no tratado puede tener dificultades para eyacular (expulsar los espermatozoides) y dejar embarazada a una mujer. Sin embargo, generalmente no hay problemas a largo plazo después de la operación.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.