Print

Doctors and providers who treat this condition

  

La retinopatía diabética: El tratamiento con láser

Usted tiene retinopatía diabética, un trastorno que ocurre cuando la diabetes daña los vasos sanguíneos en la parte posterior del ojo, en la retina. Esto puede producir pérdida de visión o ceguera. Pero existe un tratamiento llamado fotocoagulación con láser que puede ayudar a detener la enfermedad o a reducir su progreso. El tratamiento con láser no siempre puede usarse en casos de retinopatía diabética; en ocasiones, es necesario hacer cirugía del ojo.

¿En qué consiste la fotocoagulación con láser?Vista frontal de un ojo que muestra la conjuntiva que cubre el blanco del ojo. Una luz láser se enfoca en la pared trasera interna del ojo.

La fotocoagulación con láser es un tratamiento en el que se usa un láser (una fuente de energía luminosa amplificada) para controlar el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos, un problema que afecta a las personas que tienen retinopatía diabética. Se enfoca un rayo láser sobre la retina. El calor del rayo láser causa cicatrización, lo que disminuye o detiene el crecimiento de nuevos capilares. El rayo láser también puede usarse para tratar el edema macular, que puede reducir la visión. La fotocoagulación con láser se lleva a cabo usando uno o más de los siguientes tipos de tratamiento con láser. En ocasiones, el tratamiento con láser se combina con medicamentos, como inyecciones de esteroides o inhibidores de vasos sanguíneos en el ojo (por ejemplo, las drogas anti VEGF [sigla en inglés que significa factor de crecimiento endotelial vascular]).

Tipos de tratamiento con láser

El tipo de tratamiento que usted reciba dependerá de la cantidad y la ubicación de los capilares dañados. El procedimiento en sí podría tardar desde pocos minutos hasta media hora aproximadamente. Es posible que requiera más de una sesión o más de un tipo de tratamiento. Entre los distintos tipos de tratamiento, se encuentran los siguientes:

  • En el tratamiento por fotocoagulación panretinal se reduce la formación de nuevos capilares en toda la retina (el revestimiento interno del ojo).

  • En el tratamiento por fotocoagulación en rejilla se trata la hinchazón (edema macular) en diferentes zonas de la mácula (una mancha situada en el centro de la retina cuya función es dar claridad o enfoque a la visión).

  • En el tratamiento por fotocoagulación focal se cierran las pequeñas zonas de pérdida que hay en los capilares cercanos a la retina.

Preparativos para el tratamiento con láser

Informe a su médico sobre todos los medicamentos, hierbas medicinales o suplementos que esté tomando. Por ejemplo: aspirina, ibuprofeno, ginkgo, Coumadin (warfarina) u otros anticoagulantes. Asegúrese de pedir a un familiar o a un amigo que lo lleve a casa después de la operación. También debe llevar anteojos de sol oscuros para ponérselos de regreso a su casa.

Durante el tratamiento con láser

El tratamiento con láser puede llevarse a cabo en el consultorio del médico, en un hospital o en un centro de oftalmología. Usted permanecerá despierto durante el procedimiento. Primero, el médico le pondrá gotas para dilatar (agrandar) la pupila. A continuación, mantendrá una lente de contacto especial contra el ojo mientras le aplica el tratamiento con el rayo láser. 

Después del tratamiento con láser

Podrían darle un parche para tapar el ojo; por lo general, solo por unas horas, pero también puede que le indiquen usarlo durante unos días. Además, le indicarán usar gotas para los ojos. No suele ser necesario que deje de tomar medicamentos anticoagulantes, pero, si le dijeron que los dejara, pregúntele al médico cuándo podrá volver a tomarlos. Pregúntele también durante cuánto tiempo debe evitar levantar objetos, hacer ejercicio o nadar, y cuándo podrá volver a conducir y regresar al trabajo.

Control del dolor

El tratamiento con láser rara vez produce dolor. Le darán medicamentos para tratar la irritación en los ojos, en caso de que sea necesario. Si siente muchas molestias o dolor en el ojo, llame a su médico.

 

Riesgos y complicaciones del tratamiento con láser

  • Irritación de los ojos

  • Sangrado en la retina

  • Lagrimeo de los ojos

  • Dilatación de las pupilas

  • Dolor de cabeza leve

  • Visión doble o borrosa

  • Visión reducida

  • Aparición de manchas en el campo visual

  • Problemas de encandilamiento (deslumbramiento por resplandor)

  • Pérdida de la visión nocturna o periférica (lateral)

Cuándo debe llamar al médico

Si tiene algún dolor repentino o nota que le ha disminuido la visión después de la operación, llame a su oculista de inmediato.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.