Print

Doctors and providers who treat this condition

  

La Fibromialgia [Fibromyalgia]

La fibromialgia es una afección crónica caracterizada por dolor y sensibilidad al tacto en los músculos y tejidos blandos; puede afectar al cuello, los hombros, la espalda, el pecho, las caderas, las nalgas, los brazos y las piernas. El dolor puede volverse más intenso en las mañanas y las noches, aunque en ciertos casos se siente a lo largo de todo el día. Además, la realización de actividades, el clima frío o húmedo, la ansiedad y el estrés pueden aumentar el dolor.

Las personas afectadas de fibromialgia pueden experimentar dificultades para dormir y cansancio extremo. Otros síntomas son rigidez por las mañanas, dolores de cabeza, menstruaciones dolorosas, hormigueo y entumecimiento en las manos y los pies. También podría resultar difícil pensar claramente y quizás haya problemas de la memoria.

La causa de la fibromialgia se desconoce, aunque se sabe que puede ocurrir junto con otras enfermedades como la artritis reumatoide, la artritis de la columna vertebral, el hipotiroidismo, el síndrome de fatiga crónica, la enfermedad de Lyme, la depresión y los trastornos del sueño.

Los casos leves de fibromialgia podrían mejorar practicando técnicas de reducción del estrés o modificando el estilo de vida. Los casos más graves podrían responder mejor a un enfoque de equipo integrado por el médico de cabecera, un reumatólogo, un fisioterapeuta y un centro de control del dolor. En muchos casos se recetan antidepresivos para tratar esta afección. Por lo general no se recetan calmantes del dolor para tratar esta afección a largo plazo, por su potencial de causar dependencia y adicción.

Cuidados En La Casa:

  • Si su médico le ha recetado medicamentos, tómelos de la forma indicada.

  • Puede tomar acetaminofén (Tylenol) o ibuprofeno (Motrin o Advil) para controlar el dolor, a menos que le hayan recetado otro medicamento. [NOTA: Si tiene una enfermedad hepática o renal crónica, o ha tenido alguna vez una úlcera estomacal o sangrado gastrointestinal, consulte con su médico antes de tomar estos medicamentos.]

  • Descanse según la necesidad y duerma bien de noche. Si tiene dificultades para dormir, hable de ello con su médico de cabecera; quizás puede hacer ciertas modificaciones del estilo de vida y tomar medicamentos que alivien este problema.

  • Intente descubrir las fuentes del estrés en su vida. ¡Es posible que no sean obvias! Por ejemplo:

    • La acumulación de inconveniencias cotidianas (atascos de tráfico, no llegar a tiempo a las citas, problemas con el auto, etc.)

    • Cambios importantes en la vida personal, tanto buenos (por ejemplo el nacimiento de un bebé o una promoción en el trabajo) como malos (pérdida de trabajo o muerte de un ser querido)

    • Sobrecarga: sensación de que tiene demasiadas responsabilidades y no puede ocuparse de todo al mismo tiempo.

    • Sensación de desamparo y de que sus problemas van más allá de lo que puede resolver

    • Observe cómo reacciona su cuerpo al estrés. Aprenda a escuchar las señales que le envía su propio cuerpo, para tratar de tomar las medidas necesarias antes de que se agrave el estrés.

  • Haga ejercicio con regularidad. En estudios se ha demostrado que el ejercicio aeróbico alivia los síntomas de la fibromialgia. Inicie su programa de ejercicios gradualmente, comenzando con actividades de bajo impacto como caminar o hacer natación. Si tiene una enfermedad crónica como diabetes, hipertensión o una afección del corazón, hable con su médico para diseñar un programa de ejercicios que sea seguro para usted.

  • Lleve una dieta saludable. Limite el consumo de cafeína y de alcohol. Si usted fuma, pídale a su médico que le ayude a dejar el hábito.

Haga una VISITA DE CONTROL a su médico o según le indique nuestro personal médico, o si no logra controlar los síntomas con el tratamiento que le han recetado. Para obtener más información, póngase en contacto con:

  • National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases (NIAMS)
    877-226-4267 www.niams.nih.gov

Regrese Sin Demora

o llame al médico en cualquiera de los siguientes casos:

  • Debilidad o falta de sensibilidad en un brazo o una pierna.

  • Dolor de pecho que se agudiza, dura más o se extiende al hombro, el brazo, el cuello, la mandíbula o la espalda

  • Síntomas emocionales intensos como depresión, temor, ansiedad o enojo hacia sí mismo o hacia otras personas

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.