Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Congestión nasal (bebé/niño pequeño)

La congestión nasal es muy común en bebés y niños, y no suele ser grave. Los bebés de menos de dos meses de edad respiran más que nada por la nariz. Aún no saben respirar bien por la boca. No saben estornudar ni soplarse la nariz. Si la nariz de su bebé está congestionada, el bebé estará molesto; probablemente, tendrá dificultades para comer y para dormir.

La congestión nasal puede deberse a un resfriado, una gripe, alergias o una infección en los senos paranasales.

Los síntomas de la congestión nasal incluyen:

  • Nariz que gotea

  • Respiración ruidosa

  • Ronquidos

  • Estornudos

  • Tos

Es probable que el bebé esté inquieto y tenga dificultades para tomar el pecho, tomar el biberón o dormirse. También puede que su bebé tenga fiebre si, además, tiene una infección respiratoria superior.

Una simple congestión nasal se puede tratar con las medidas que se describen más abajo. En ocasiones, la congestión nasal puede ser síntoma de una enfermedad más grave. Preste atención a las señales que se detallan más abajo.

Cuidados en la casa

Siga estos consejos para cuidar de su hijo en su casa:

  • Deje que su bebé duerma sentado en una hamaca para bebés o en una silla para automóvil si está congestionado.

  • Limpie la nariz de su bebé antes de cada comida. Emplee una jeringa con punta de goma (aspirador nasal). Siente al bebé recto en una silla para automóvil. No intente hacerlo con el bebé acostado de espaldas. Con suavidad, rocíe la solución salina dos veces en un orificio nasal. Luego, extraiga con la jeringa de succión la mucosidad que se haya aflojado. Repita en el otro orificio de la nariz. La solución salina en espray es agua salada en una botella con rociador. Puede comprarla sin receta.

  • Use un vaporizador de niebla fría cerca de la cuna de su bebé. También puede hacer correr el agua caliente de la ducha teniendo cerradas las puertas y ventanas del cuarto de baño. Siéntese en el baño con el bebé en su regazo durante unos 10 o 15 minutos.

  • No le dé a su hijo medicamentos de venta libre para la tos y el resfriado a menos que su proveedor de atención médica le haya indicado específicamente que así lo hiciera. No se ha comprobado que los medicamentos de venta sin receta para la tos y el resfriado den mejores resultados que un placebo (jarabe dulce que no contiene medicamento). Y pueden causar efectos secundarios graves, especialmente, en niños menores de dos años.

  • No fume cerca de su hijo. El humo del cigarrillo puede empeorar la congestión y la tos.

Visita de control

Programe una visita de control con el proveedor de atención médica de su hijo o según se le haya indicado.

¿Cuándo debe buscar atención médica?

Llame a su proveedor de atención médica de inmediato si:

  • Su hijo tiene tres meses de edad o menos y tiene una temperatura de 100.4ºF (38ºC) o más. Es posible que a su hijo deba verlo un proveedor de atención médica.

  • Su hijo, de cualquier edad, tiene temperaturas superiores a 104ºF (40ºC) una y otra vez.

También llame inmediatamente al proveedor de atención médica de su hijo si se presenta cualquiera de las siguientes situaciones:

  • Los síntomas empeoran.

  • La mucosidad nasal se vuelve amarillenta o verdosa.

  • Respiración rápida. Si su hijo es un bebé recién nacido de hasta seis semanas de edad: más de 60 respiraciones por minuto. Si su hijo tiene entre seis semanas y dos años: más de 45 respiraciones por minuto.

  • Su hijo está comiendo o bebiendo menos.

  • Su hijo se toca o se jala de la oreja con frecuencia, o parece sentir dolor. 

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.