Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Glaucoma, Ángulo Estrecho [Agudo] [Glaucoma, Narrow Angle, Acute]

El ojo es un órgano esférico (redondo) lleno de líquido y provisto de una lente en su parte frontal y una pantalla sensible a la luz en la parte posterior (la retina). El nervio óptico conduce las señales luminosas desde la retina hasta el cerebro y permite la visualización de imágenes. El fluido ocular está siendo constantemente producido dentro del ojo, y el exceso de líquido pasa a la sangre. 

El glaucoma de ángulo estrecho ocurre cuando hay un bloqueo en el sistema de drenaje o salida de líquido del ojo, con lo que la presión interna del ojo aumenta rápidamente. La alta presión en el interior del ojo reduce el flujo de sangre hacia el nervio óptico, lo cual causa pérdida de visión. Este problema, si no se trata rápidamente, puede ir en aumento hasta resultar en ceguera total en pocos días.

La causa de este bloqueo puede estar relacionada con problemas congénitos en el sistema de drenaje del fluido ocular, o con cambios que se producen con la edad. El glaucoma de ángulo estrecho en un ojo implica un mayor riesgo de desarrollar el mismo problema en el otro ojo. Su oculista hablará con usted acerca de las opciones de tratamiento.

Los síntomas del glaucoma de ángulo estrecho aparecen rápidamente y consisten en dolor en el ojo, enrojecimiento, visión borrosa y posiblemente la presencia de halos (zonas de luz difusa) alrededor de los objetos iluminados. Las náuseas y el vómito son comunes. 

Es posible tenga otro ataque de glaucoma de ángulo estrecho si su pupila se dilata. Las pupilas se dilatan en la oscuridad o en lugares con poca luz, así como a consecuencia del exceso de estrés o euforia, y como efecto secundario de ciertos medicamentos. Entre estos medicamentos se encuentran los antihistamínicos (como Benadryl), los antidepresivos tricíclicos (como Elavil) y las gotas que se usan para dilatar las pupilas. Manténgase alerta para detectar los síntomas del glaucoma de ángulo estrecho y obtenga atención médica inmediata si se presentan de nuevo.

Las gotas para los ojos, pastillas y medicamentos por vía intravenosa suelen ser parte del tratamiento inicial hasta que el oftalmólogo (oculista) pueda llevar a cabo una operación o un tratamiento con láser.

Cuidados En La Casa:

  1. Tome los medicamentos exactamente como le indiquen.

  2. El ojo necesita ciertas vitaminas y minerales para una buena salud, especialmente vitamina A, C y E, así como zinc y cobre. Siga una alimentación sana con abundantes frutas y verduras para asegurar que recibe estos nutrientes en cantidad suficiente. Si tiene dificultad para seguir una alimentación equilibrada, considere la posibilidad de tomar suplementos vitamínicos y minerales.

  3. Puede usar acetaminofén (Tylenol) o ibuprofeno (Motrin o Advil) para controlar el dolor, a menos que le hayan recetado otro medicamento. [NOTA: Si tiene una enfermedad hepática o renal crónica, o ha tenido alguna vez una úlcera estomacal o sangrado gastrointestinal, consulte con su médico antes de tomar estos medicamentos.]

  4. Evite los medicamentos que dilatan la pupila (antihistamínicos como Benadryl, antidepresivos tricíclicos, como Elavil, y ciertas gotas para los ojos). Consulte con su médico antes de tomar nuevos medicamentos.

  5. Evite las posiciones en las que la cabeza esté por debajo del nivel de la cintura (como al doblarse), ya que esto aumentará la presión ocular. Pida a su médico que le recomiende un programa de ejercicio adecuado para usted.

  6. El estrés puede desencadenar un bloqueo del fluido ocular. Aprenda a controlar su estrés. Existen muchos libros y videos sobre este tema; o bien hable con su médico para que le dé sugerencias.

  7. Proteja sus ojos. Una lesión en los ojos puede causar un aumento de la presión ocular. Use anteojos de seguridad cuando practique deportes o al utilizar maquinaria o manipular productos químicos.

Visitas De Control

Es muy importante que programe una visita de control con su oculista lo antes posible.

Obtenga Atención Médica Inmediata

en cualquiera de los siguientes casos. Estos síntomas pueden ser señal de un nuevo ataque. Obtenga atención médica en la sala de emergencias de su hospital local.

  • Aumento del dolor en los ojos, enrojecimiento o hinchazón

  • Dolor de cabeza, náuseas o vómito

  • Visión cada vez más borrosa

  • Halos (luz difusa) alrededor de las luces

  • Pérdida de visión

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.