Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Cambio De Apósito De Gelfoam [Gelfoam Dressing]

Gelfoam es un material que se usa en las heridas recientes abiertas para detener el sangrado. Se aplica directamente a la base de la herida y ayuda a coagular la sangre. A continuación se aplica otro vendaje por encima del Gelfoam para mantenerlo en su sitio.

El Gelfoam en contacto con la base de la herida se disolverá o bien se caerá junto con la costra. El Gelfoam restante puede quitarse durante una visita de control.

Cuidados En La Casa

  1. Mantenga el apósito seco hasta el siguiente cambio o visita con el médico. Báñese con el apósito completamente fuera del agua, protegiéndolo con una bolsa de plástico grande cerrada con una goma elástica. Si el apósito se moja, es necesario cambiarlo.

  2. Si le indicaron que se cambie el apósito en casa:

    • Lávese las manos.

    • Quite la venda exterior que recubre el Gelfoam.

    • Es posible que la venda exterior se pegue al Gelfoam si tiene sangre. En ese caso, vierta agua tibia sobre el vendaje hasta que se ablande la sangre seca y pueda despegar el vendaje del Gelfoam. Tenga cuidado de no quitar el Gelfoam fuera de la herida.

    • Si el método de remoje en agua tibia no basta para desprender el vendaje, puede echar agua oxigenada sobre el apósito. Esto ablandará la sangre seca de forma más eficaz.

    • Si esto no funciona y sigue teniendo dificultades, regrese a este centro para que le cambiemos el apósito.

    • Una vez que haya quitado el vendaje, enjuague con jabón y agua e inspeccione la zona alrededor de la herida para ver si hay enrojecimiento, hinchazón o pus.

    • Aplique una pomada de Bacitracin o Polysporin sobre el Gelfoam para evitar que se pegue al nuevo vendaje. Vuelva a colocar un nuevo vendaje o una curita grande.

  3. No tome baños en la bañera ni en una piscina hasta que le quiten el vendaje y se le cure la herida (al menos 7 días).

  4. Si le programaron una cita para examinarle la herida o cambiarle el vendaje, asegúrese de no faltar a ella.

Visitas De Control:

Haga una visita de control a su médico, o según le indique nuestro personal médico. La mayoría de las heridas abiertas sanan en un plazo de 10 días. De todas formas, incluso con el tratamiento adecuado, la herida a veces puede infectarse. Por lo tanto, debe revisar la herida todos los días para ver si muestra alguna de las señales de infección descritas a continuación.

Regrese Sin Demora

o llame al médico si nota alguno de los siguientes síntomas:

  • Aumento del dolor en la herida

  • Enrojecimiento, hinchazón o pus procedentes de la herida

  • Fiebre de 100.4°F (38°C) o más alta, o como le haya indicado su proveedor de atención médica

  • Sangrado que no puede controlarse aplicando presión directa

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.