Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Enfermedad Febril, Causa No Determinada (Niño) [Febrile Illness, Uncertain Cause, Child]

Su hijo tiene fiebre [fever], pero no se sabe con certeza qué la ha ocasionado. La fiebre es una reacción natural que el cuerpo tiene ante una enfermedad, como las infecciones ocasionadas por un virus o una bacteria. En la mayoría de los casos, tener temperatura alta no es algo malo en sí mismo. En realidad, ayuda a que el cuerpo pueda luchar contra las infecciones [infections]. No necesita tratar la fiebre a menos que su hijo se sienta mal y se note que está enfermo.  

Cuidados En La Casa

  • Vístalo con la menor cantidad de ropa posible porque el exceso de calor que tiene el cuerpo debe eliminarse a través de la piel. Si viste a su hijo con mucha ropa o lo envuelve con mantas, la fiebre aumentará.

  • La fiebre aumenta la pérdida de agua del cuerpo. Si el bebé tiene menos de 1 año de edad, siga dándole su alimentación habitual (fórmula o leche materna) y, entre una comida y otra, dele una solución de rehidratación oral (como Pedialyte, Infalyte o Rehydralyte, que puede comprar sin receta en farmacias y supermercados). Si el niño tiene 1 año o más, dele muchos líquidos: agua, jugo, agua Jell-O, 7-Up, ginger-ale, limonada, Kool-Aid o helados de jugo.

  • Si su hijo no quiere comer alimentos sólidos, está bien durante algunos días, siempre y cuando beba gran cantidad de líquidos.

  • Los niños con fiebre deben quedarse en casa, descansando o jugando tranquilamente. Anime al niño a que haga siestas frecuentes. Su hijo puede regresar a la guardería o a la escuela una vez que la fiebre haya desaparecido, esté comiendo bien y sintiéndose mejor.

  • Es común que el niño tenga períodos de irritabilidad y falta de sueño. Si su hijo está congestionado, pruebe a hacer que duerma con la cabeza y la parte superior del cuerpo recostadas sobre almohadas. También puede levantar la cabecera de la cama sobre un bloque de 6 pulgadas (15 cm). Puede hacer dormir al bebé en el asiento para el auto si lo coloca en una superficie estable y una ubicación segura.

  • Vigile cómo se comporta y cómo se siente su hijo. Si está activo y alerta, y está comiendo y bebiendo, no necesita darle medicamentos para la fiebre.

  • Si su hijo se vuelve cada vez menos activo y se nota que está enfermo, y su temperatura es de 100.4°F (38°C) [rectal u oído], de 101.4°F (38.3°C) [oral] o más, puede darle acetaminofén [acetaminophen] (Tylenol). En bebés de 6 meses o más, puede usar ibuprofeno [ibuprofen] (Motrin infantil) en lugar de acetaminofén. NOTA: Si su hijo tiene una enfermedad crónica del hígado o de los riñones, o ha tenido alguna vez una úlcera del estómago o sangrado gastrointestinal [GI bleeding], consulte con su médico antes de darle estos medicamentos. La aspirina [aspirin] no debe usarse nunca en una persona menor de 18 años que esté enferma con fiebre, porque puede provocarle graves daños en el hígado. No despierte a su hijo para darle el medicamento, ya que el niño necesita dormir para mejorar.

Programe una VISITA DE CONTROL según le indique nuestro personal médico o si su hijo no mejora al cabo de 2 días. Si le hicieron análisis de sangre y orina, llame dentro de 2 días, o según le hayan indicado, para conocer los resultados.

Obtenga Atención Médica De Inmediato Si Nota Alguno De Los Siguientes Síntomas:

  • Su hijo tiene 3 meses o menos y tiene una fiebre de 100.4°F (38°C) [rectal], o más. No se demore, porque la fiebre en los bebés pequeños puede ser signo de una infección peligrosa.

  • Fiebre en un bebé mayor de 3 meses que no mejora al cabo de 3 días de darle medicamentos para la fiebre.

  • Respiración rápida (desde recién nacido a 6 semanas: más de 60 respiraciones por minuto; entre 6 semanas y 2 años: más de 45 respiraciones por minuto; entre 3 y 6 años: más de 35 respiraciones por minuto; entre 7 y 10 años: más de 30 respiraciones por minuto; mayor de 10 años: más de 25 respiraciones por minuto).

  • Dificultad para respirar o silbidos.

  • Dolor de oídos o de los senos paranasales; dolor o rigidez en el cuello; dolor de cabeza.

  • Dolor abdominal o dolor que no se alivia al cabo de 8 horas.

  • Diarrea o vómito persistentes.

  • Nerviosismo inusual, somnolencia o confusión, debilidad o mareo.

  • Salpullido o manchas de color púrpura.

  • Signos de deshidratación: no tiene lágrimas cuando llora, tiene los ojos “hundidos” o la boca seca, no ha mojado los pañales en 8 horas (en los bebés), menos cantidad de orina (en los niños más grandes).

  • Sensación de ardor al orinar.

  • Convulsiones [seizures].

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.