Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Tos, Crónica [Chronic Cough, Uncertain Cause, Child]

La tos es uno de los síntomas más comunes de enfermedad infantil. Se produce con mayor frecuencia como parte del resfriado, la gripe o la bronquitis. Esta clase de tos mejora en dos a tres semanas. Una tos que persiste más de tres semanas puede deberse a otras causas.

En función del examen de hoy, la causa exacta de la tos de su hijo es incierta. A continuación se presentan algunas de las causas más comunes de la tos persistente. Si la tos no mejora durante las próximas dos semanas, es posible que sea necesario realizar más exámenes. Cumpla el seguimiento con su médico como se le indique.

Goteo Posnasal

La tos que empeora por las noches puede deberse al "goteo posnasal". El exceso de moco en la nariz drena desde la parte posterior de la nariz hacia la garganta y provoca el reflejo de toser. Si la tos ha durado más de tres semanas, quizás se deba a una infección de senos paranasales o una alergia. Las causas de alergias comunes incluyen: polvo, humo, moho, polen, mascotas, artículos de limpieza, desodorantes de ambientes y gases químicos. Los antihistamínicos o los descongestivos de venta sin receta pueden resultar útiles para las alergias. Pero se necesita tratamiento con antibióticos para una infección de senos paranasales. Visite a su médico si los síntomas continúan.

Asma

La tos puede ser el único signo del asma leve. Su médico puede realizar exámenes de pulmón para averiguar si el asma es la causa de la tos. La respuesta de su hijo a una prueba de medicamentos contra el asma también puede ayudar a realizar un diagnóstico.

Objeto Extraño

Los lactantes y los niños pequeños que se ponen objetos diminutos en la boca pueden inhalarlos hasta los pulmones. Esto puede provocar un ataque inicial grave de tos que se convierte en una tos crónica. Es posible que se presente con sibilancias suaves ligeras o dificultad para respirar. Este es un problema grave y requiere control médico si sospecha que es el caso.

Reflujo Ácido (Acidez)

El esófago es el conducto que conecta la boca con el estómago. Hay una válvula en el extremo del esófago que se cierra para evitar que el contenido del estómago retroceda (reflujo). Cuando esta válvula no funciona bien, los alimentos y el ácido del estómago regresan al esófago. (Este trastorno también se llama enfermedad por reflujo gastroesofágico [GERD, gastro-esophageal reflux disease]). Cuando retrocede todo el trayecto hasta la boca, parece flema. Es diferente al vómito porque el bebé no hace arcadas.

Las señales del reflujo en los lactantes se producen al poco tiempo de haber comido e incluyen: escupir, vomitar, poco aumento de peso, dificultad para respirar o respiración acelerada, nerviosismo o irritabilidad inusuales. En los niños más grandes las señales del reflujo pueden incluir eructos, vómito, sensación de acidez, dolor estomacal, sabor ácido o amargo en la boca, dolor al tragar. Consulte a su médico para realizar más exámenes si se presentan estos síntomas.

Vómito

Un fuerte acceso de tos puede provocar arcadas y vómito durante o inmediatamente después de la tos. Cuando un resfriado es la causa de la tos, es posible que se haya tragado mucho moco que provoque las náuseas y el vómito. Comuníquese con su médico si el vómito se repite continuamente.

Humo De Segunda Mano

Si alguien fuma en la casa, la exposición de los niños pequeños puede causar tos crónica además de otros síntomas como nariz tapada, dolor de garganta, irritación en los ojos, ronquera, dolor de cabeza, mareos, irritabilidad, pérdida del apetito y falta de energía. La exposición al humo del cigarrillo en los bebés de menos de dos años aumenta su riesgo de contraer infecciones auditivas o de senos paranasales, problemas de audición, resfriados, bronquitis, neumonía, crup, gripe, bronquiolitis y asma. En los niños que ya tienen asma aumenta el número y la gravedad de los ataques. El humo de segunda mano es un grave riesgo de salud para su hijo y usted debe hacer todo lo posible para eliminar esta exposición.

Seguimiento

con su médico como se le indique si la tos no mejora durante las próximas dos semanas. Es posible que sea necesario realizar más exámenes.

[NOTA: Si se tomó una radiografía otro especialista la revisará. Se le notificará cualquier nuevo resultado que pueda afectar su atención.]

Busque Prontamente Atención Médica

si algo de lo siguiente ocurre:

  • Sibilancias o dificultad para respirar

  • Fiebre de 100.4°F (38°C) o más alta, o como le haya indicado su proveedor de atención médica

  • Respiración acelerada (desde el nacimiento hasta las 6 semanas: más de 60 respiraciones/min; desde las 6 semanas hasta los 2 años: más de 45 respiraciones/min; desde los 3 años hasta los 6 años: más de 35 respiraciones/min; desde los 7 años hasta los 10 años: más de 30 respiraciones/min; más de 10 años: más de 25 respiraciones/min) o problemas para respirar 

  • Silbido o chillido al inspirar después de un acceso prolongado de tos

  • Tose un esputo (moco) de color oscuro o tose sangre

  • Ruido al respirar

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.