Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Exposición A Fluidos Corporales (Profesionales De Atención Médica) [Body Fluid Exposure: Healthcare Worker]

Existen dos enfermedades importantes que pueden transmitirse a un profesional de la atención médica mediante los fluidos corporales:

  • VIH

  • Hepatitis (tipos B, C y D)

La mayoría de los profesionales de atención médica expuestos a los fluidos corporales de un paciente no contraen la infección. De todas formas, la exposición debe tomarse muy en serio. Tanto el VIH como la hepatitis pueden producir enfermedad crónica y muerte.

Los riesgos de la transmisión dependen del tipo de exposición. El riesgo de transmisión después de una lesión con aguja de una fuente VIH positiva es 0.3% (3 de cada 1000 exposiciones). El riesgo de transmisión por exposición a membrana mucosa de una fuente VIH positiva es 0.09% (9 de cada 10,000 exposiciones). El riesgo de transmisión de una fuente de hepatitis B a un profesional de atención médica no inmunizado es 6-24% (6-24 de cada 100 exposiciones). El riesgo de transmisión de una fuente de hepatitis C es 1-10% (1-10 de cada 100 exposiciones), y muy poco frecuente tras la exposición a una membrana mucosa.

Si usted está teniendo relaciones sexuales, hable con su pareja sobre su exposición y los riesgos que implica. Considere la posibilidad de abstenerse de las relaciones sexuales o usar condones y evitar el embarazo hasta confirmar que los resultados de las pruebas de la persona a la que usted se expuso sean negativos, o hasta que le hagan a usted sus pruebas de control. No done sangre, tejido ni semen. Si usted es mujer y está amamantando, consulte con su médico sobre los riesgos para el bebé, a fin de decidir cuándo debe dejar de amamantar.

Pruebas:

Los análisis iniciales de VIH y hepatitis se le harán a usted y a la fuente de su exposición si es conocida. Esto establecerá su estatus respecto al VIH y la hepatitis hoy mismo. Si el estatus de la fuente es positivo o desconocido, y sus resultados iniciales son negativos, deberán hacerle pruebas de control adicionales para determinar si ha habido transmisión. Los análisis de sangre pueden tardar hasta ocho semanas en dar resultados positivos para la hepatitis. Si ha contraído la infección por VIH, la prueba suele salir positiva a los tres meses de la exposición, pero a veces puede tardar hasta seis meses. Por lo tanto, es posible que le vuelvan hacer pruebas para el VIH a las 6 y 12 semanas, y otra vez a los 6 meses después de la exposición, según cuáles sean las normas de su empleador. Si los resultados son negativos para el VIH en la última prueba, usted puede suponer que no contrajo la infección cuando estuvo expuesto a ella.

Profilaxis Después De La Exposición:

Si nunca se vacunó contra la hepatitis B, le ofrecerán la vacuna. Si ya ha sido vacunado, se determinará su estatus de anticuerpos. Según cuál sea su estatus y el de la fuente (si se conoce) respecto a los anticuerpos, le darán consejo sobre el tratamiento. 

No hay tratamiento preventivo ni vacuna para la hepatitis C o D.

Según el tiempo que haya transcurrido desde el momento de la exposición, el tipo de exposición de que se trate y el estatus de VIH del paciente (si se conoce) es posible que le ofrezcan tratamiento preventivo con medicamentos antivirales. El tratamiento consiste en dos o tres medicamentos por vía oral 2-3 veces al día durante cuatro semanas. Se recomienda empezar el tratamiento lo antes posible después de la exposición. Dado que el tratamiento puede haber empezado antes de que se conozcan los resultados de las pruebas, podrá cancelarse si el resultado sale negativo en las pruebas de la persona a la que estuvo expuesto.

Cosas Que Necesita Saber Antes De Tomar Una Decisión Sobre El Tratamiento:

  • Existe solamente una cantidad limitada de información sobre la eficacia de los medicamentos usados para el tratamiento profiláctico (preventivo) y su toxicidad en personas sin infección por VIH.

  • Aunque la toxicidad de los medicamentos antivirales suele ser limitada, se han dado casos de efectos adversos graves.

  • Es importante que entienda el riesgo de transmisión de las enfermedades y los riesgos del tratamiento antes de tomar su decisión. Si no está seguro, puede consultar con el personal del departamento de salud de los empleados para que le sugieran recursos adicionales.

  • Usted puede rechazar el tratamiento profiláctico o detenerlo en cualquier momento.

Obtenga Atención Médica Inmediata

en cualquiera de los siguientes casos:

  • Fiebre superior a 100.4°F (38.0°C) sin motivo aparente

  • Ganglios linfáticos hinchados

  • Dolor de garganta

  • Erupción en la piel (sarpullido)

  • Dolor de los músculos o las articulaciones

  • Diarrea, náuseas o vómitos que se prolongan o reaparecen

  • Dolores de cabeza frecuentes

  • Orina oscura o heces de color claro; o ictericia (coloración amarillenta de la piel o los ojos)

  • Dolor abdominal

  • Cansancio inusual o prolongado

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.